Necrológicas
  • Berta del Carmen Andrade Herrera
  • Rita Groves Lye vda. de Lovretic
  • Alan Esteban Goyack Cerpa

Estela Granja Borja: “Vine a buscar un futuro mejor”

Por La Prensa Austral martes 13 de noviembre del 2018

Compartir esta noticia
869
Visitas

El rostro de Estela Granja Borja es familiar para los clientes del Unimarc del centro desde hace dos años. Ella trabaja en el estacionamiento, donde a diario se encuentra con los conductores, a quienes ayuda a aparcar o mueve los carros que van quedando desocupados.

El pasado 28 de agosto cumplió dos años desde que dejó la ciudad de Tumaco, en Colombia, para venirse a Punta Arenas.

“Vine a buscar un futuro mejor”, nos dice para explicar el porqué decidió dejar su país y viajar a un lugar tan lejano para ellos.

Por lo que nos cuenta, el sueño más grande de esta sencilla mujer es poder juntar dinero para construir su casa en Colombia. “Esto se consigue con mucho trabajo y la ayuda de Dios”.

Fue una amiga, que tiene un hermano en Punta Arenas, quien la motivó a tomar sus cosas y salir en busca de un destino mejor. “Con ella me vine y al final nos quedamos. Ella me ayudó a buscar trabajo, con un colombiano, casado con una chilena, pero, al final me echaron, sin derecho a nada, y puse una demanda, pero no conseguí nada. Realmente no sé cómo es la justicia con el extranjero”.

¿Cómo percibe
que la tratan?

“Unos me tratan bien, pero otros muy mal. Como nada me dicen: ‘Negra c…, ¡ándate a tu país! ¿Qué vienes a joder acá?’. Esto siempre me lo dicen”.

¿Siente una suerte de discriminación racial?

“Sí, bastante. Es muy horrible. A uno la miran mal. Si le digo a un conductor que se estacione bien, me responde: ‘Y ¿qué me vienes a decir tú que me estacione bien? Yo me estaciono aquí porque tú acá no mandas’”.

Es soltera, 59 años, y tiene una hija que le ha dado cuatro nietos. El mayor está en la universidad. “Voy a ver más adelante si me quedo, dependiendo cómo me siga tratando la vida y el clima, porque siento mucho frío. Si veo que las cosas me salen bien, me podría quedar unos siete u ocho años. De lo contrario, regresaré”.

La última vez que viajó a Colombia fue el pasado 4 de agosto y volvió a nuestra ciudad el 3 de septiembre.

Dice que la alimentación no es algo que la complique, porque ella misma prepara su comida.

“Pero, a veces uno se estresa porque hay gente que lo discrimina muy feo a uno”, lamenta.