Necrológicas
  • Silvia Violeta Alvarado Yáñez
  • Nancy Haselbach Silva
  • Pedro Ernesto Barría Saldivia
  • Elba de Lordes Mansilla Zúñiga
  • Inés Bórquez Ojeda-
  • Elba delCarmen Gallardo Barría
  • Palle Nielsen

Estudiantes y profesores desaprueban plan de “Retorno seguro” a las clases

Por La Prensa Austral domingo 26 de abril del 2020
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
Visitas

“Terminado el período de vacaciones anticipadas de invierno, se extiende la suspensión de clases presenciales, hasta que las condiciones sanitarias permitan un retorno gradual”, anunció el jueves en la noche, el ministro de Educación, Raúl Figueroa, basándose en tres principios: seguridad, esto es, retomar las clases presenciales cuando las condiciones sanitarias lo permitan; gradualidad, con una fuerte flexibilidad para que los establecimientos puedan retomar las clases de acuerdo a las condiciones particulares de cada uno; y equidad, para que todas las familias puedan utilizar el espacio de seguridad y protección que brindan las escuelas.

Sin embargo, en la conferencia posterior a la reunión que sostuvo con la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados, Figueroa defendió la idea de que los estudiantes vuelvan a clases con una explicación polémica: “Ustedes saben que el coronavirus afecta en mucho menor medida a los niños y jóvenes. Se contagian, pero tienen una tasa de incidencia mucho menor y los que se contagian no corren mayor riesgo en términos vitales. Los papás sienten que volver a clases significa poner en extremo riesgo a los niños y sabemos que eso no es así, porque los niños no son un factor de riesgo determinado en esta pandemia”.

De inmediato surgieron las reacciones, sobre todo del ámbito de los profesores. El presidente del Magisterio, Mario Aguilar, a través de una conversación a través de la plataforma de Facebook Live, refutó el plan anunciado por el secretario de Estado, ya que observa una gran diferencia en las medidas que se tomaron en un principio, cuando la cifra de contagiados era mucho menor y se concentraban en los sectores pudientes de Santiago, a lo que ocurre actualmente, con más de 12 mil afectados en todo el país.

“Resulta indignante que ahora que está controlado donde ellos viven, porque los que nos gobiernan viven todos de la cota mil hacia arriba, pero en los barrios donde vive la mayoría de nuestros estudiantes, eso no es así. Nos vamos a defender si nos quieren imponer un retorno a clases sin las condiciones sanitarias que nos garanticen que nuestros niños y adolescentes se van a contagiar, al igual que nuestros compañeros y asistentes de la educación, que no se van a contagiar las familias de nuestros estudiantes ni las nuestras, producto de la tozudez y el privilegio de criterios económicos por sobre la salud de las personas”.

En ese sentido, Aguilar recalcó que los profesores no volverán a las aulas, aunque así se decrete, durante mayo, principalmente, porque hay muchos aspectos cotidianos en los que no hay claridad sobre el proceder: “Hay muchísimas contingencias que se pueden producir: si un niño tiene síntomas, ¿qué hacer?, pero, además, si un niño llega sin mascarillas ¿se le manda para la casa, se le aísla? ¿Qué pasa si el niño durante el desarrollo de la clase pierde o rompe la mascarilla? ¿Hay disponibilidad de 5 millones de mascarillas diarias, que es la población escolar y de jardines? Por eso, hoy no están las condiciones de salud, pero también de materiales, infraestructura y de organización escolar para retomar en el corto plazo”.

En Magallanes

Uno de los aspectos que se abordó para el retorno a clases es que será de forma gradual y comenzando por las comunas rurales. En Magallanes, éstas son las correspondientes a las comunas de Torres del Paine, Laguna Blanca, San Gregorio, Timaukel y Río Verde. Pero, como advirtió la presidenta comunal del Colegio de Profesores, Violeta Andrade, no es tan sencillo tomar esta decisión, porque “los profesores van desde Porvenir, de Puerto Natales, desde Punta Arenas a esas escuelas. En Cerro Castillo son alrededor de cinco docentes, los que van a hacer clases a Río Verde, toman el bus el lunes en la mañana y vuelven el viernes en la tarde, lo mismo en Laguna Blanca; son transitorios”.

Andrade, además, reafirmó las críticas hacia la medida, pues a nivel país, “hay 790 niños y jóvenes de cero a 19 años que están contagiados, de los cuales tenemos cinco en cuidados intensivos. Sabemos que los jóvenes son los que menos van a sufrir con este contagio, pero sí lo llevarán a las casas, a su entorno familiar”.

También muy crítico fue el estudiante Darío Igor, uno de los voceros de la Federación de Estudiantes de Magallanes: “Nos sigue pareciendo de total irresponsabilidad el llamado que hace el gobierno a volver a una ‘nueva normalidad’ cuando sigue acechando un virus que está próximo a su peak. El ministro Figueroa plantea el retorno a los establecimientos con medidas que carecen de lógica, apuntando a imposibilidades espaciales como lo es la reducción de los cursos; y la carencia de calidad del aprendizaje bajo un ambiente de estrés y preocupación, conjugado con muchos más factores. Además, el ministro de Educación plantea el menor riesgo vital que corren las y los niños como justificación para el retorno, sin entender que comprometerá la salud de estudiantes y la de sus familias en las que también hay grupos de riesgo”.

Es por esto que el estudiante sentencia: “Estos dichos y acciones responden únicamente a la desesperación de un gobierno preocupado por la economía y el equilibrio de un modelo neoliberal que ha mostrado su rostro cruel e inhumano. Las autoridades necesitan entender que sea el grupo que sea que vuelva a la ‘nueva normalidad’ logrará contagios en cadena que comprometerán la vida de las y los chilenos”, finalizó Darío Igor.