Necrológicas
  • Julio Sebastián Calderón Maclean
En un predio de prolongación Pedro Aguirre Cerda

Fallecido hallan a adulto mayor que llevaba 18 días desaparecido

Por R Martinez miércoles 11 de octubre del 2017

Compartir esta noticia
1.440
Visitas

Una persona dio cuenta a Carabineros, a eso del mediodía de ayer, de la presencia de un cadáver que presentaba signos de descomposición.

Un triste hallazgo realizó una persona en el sector surponiente de Punta Arenas, específicamente en un predio en la prolongación de la Avenida Pedro Aguirre Cerda. A eso del mediodía de ayer alertó a Carabineros de la presencia de un cuerpo sin vida que se encontraba boca abajo y que permanecía con signos de descomposición.

Rápidamente esta situación le fue informada al fiscal Oliver Rammsy, quien dispuso de la presencia de personal de la Brigada de Homicidios (BH) y de peritos del Laboratorio de Criminalística de la PDI, quienes se constituyeron en el lugar y pudieron determinar que la identidad del cadáver correspondía a Rosamel Currieco Rojel, de 79 años, quien
desapareció el pasado viernes 22 de septiembre, desde su domicilio de calle Bahía Decepción Nº978, población El Pingüino.

“Esta persona había sido atacada por fauna del lugar, por lo que le faltaban algunas de sus partes blandas que correspondían a la cara y a tejido cutáneo y subcutáneo del cuero cabelludo”, explicó el jefe de la BH, comisario José Luis Lillo, aseverando que la identificación se llevó a cabo a través de las huellas dactilares, descartando la intervención de terceras personas en el hecho y que la causa de muerte se dará a conocer tras la autopsia de rigor en el Servicio Médico Legal.

La víctima padecía de Alzheimer hace aproximadamente un año, y en otras ocasiones anteriores también se había ausentado de su hogar, siendo visto deambulando en el sector de Agua Fresca. Asimismo, la autoridad policial indicó que el cuerpo tendría una data de fallecimiento aproximada de una semana, dato que aún no se precisa con total certeza.

“Estamos más tranquilos”

Consternados por la situación, aunque por otra parte teniendo la tranquilidad de haber encontrado al “abuelo”, se encontraba la familia de don Rosamel, quien acudió hasta el lugar donde se estaban llevando a cabo las pericias para ratificar la trágica información que les fue proporcionada.

“Estamos más tranquilos por haberlo encontrado. Su enfermedad no estaba totalmente avanzada y como que de repente él se iba, pero al ratito ya estaba mejor. El siempre trabajó en el campo, vivía solo, nunca le pidió ayuda a nadie y era un hombre de una sola línea, siempre llevado a su idea. Por lo menos ya fue encontrado y le dimos término a este sufrimiento de no saber dónde estaba, o si estaba pasando frío o hambre”, explicó José Currieco, sobrino del fallecido.

Rosamel Currieco había nacido en la ciudad de Osorno, el 7 de abril de 1938.