Necrológicas
  • Amina Rodríguez vda. de Molina
  • Rodolfo Antonio Godoy Huenteo
  • Fernando Muñoz Subiabre

“Fallo que congeló pago de desahucios de 20 ex funcionarios de Carabineros sienta un precedente absoluto y es una jurisprudencia totalmente relevante”

Por R Martinez domingo 15 de octubre del 2017

Compartir esta noticia
322
Visitas

“Yo no sé lo que haría si no fuera fiscal”, así declara a El Magallanes el jefe del Ministerio Público, Eugenio Campos Lucero, haciendo una pequeña pausa en su constante ir y venir desde y hacia la Región Metropolitana, y mientras alista lo que será mañana la formalización de 21 nuevas personas en su caso insigne que lleva a cabo desde octubre de 2016, respecto a la millonaria malversación de caudales públicos de Carabineros, que con las audiencias que se efectuarán este lunes alcanzarán los 121 ex uniformados y civiles investigados formalmente, donde los montos superan los 25.772 millones de pesos.
Sin embargo, durante toda esta semana, el jefe del ente persecutor de la zona más austral de Chile ha participado en múltiples saludos protocolares con diferentes autoridades y organismos, en el marco del decimoquinto aniversario de la Fiscalía en Magallanes, como asimismo de los 18 años desde la creación de la institución a nivel nacional.
En este aspecto, el representante del Ministerio Público abarcó los principales puntos de lo que ha sido su gestión desde una mirada integral y personal, relatando cuáles han sido las fortalezas e inconvenientes desde una arista clave en materia de la persecución penal, avizorando las metas y las tareas pendientes que se pretenden ejecutar en el corto plazo, como también los desafíos que se proyectan en el horizonte magallánico.
Caso Carabineros
– ¿Cómo analiza el fallo que accedió a que se congelara el pago de los desahucios de 20 ex funcionarios de Carabineros?
– “Es un fallo muy importante y agradecemos que se haya acogido por la Octava Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago todos y cada uno de los argumentos dictados por el Ministerio Público, en lo cual solicitábamos la retención de los dineros que corresponden a los desahucios de muchos de los imputados en la causa de malversación de caudales públicos al interior de la institución de Carabineros. Sienta un precedente absoluto y es una jurisprudencia totalmente relevante”.
– ¿Habrá más retenciones de dineros en este caso?
– “Es una investigación que está en pleno curso y este próximo lunes (mañana) tenemos más formalizaciones, son 21 personas que van a ser comunicadas ante el Tribunal de Garantía y vamos a dar algunas novedades que se conocerán en esa audiencia pública”.
– La investigación todavía está en pleno desarrollo, pero ¿están ya por cumplirse los plazos de cierre en algunas formalizaciones?
– “Ya vamos a cumplir un año desde que se inicia esta causa a través de la denuncia ingresada a la fiscalía local de Punta Arenas y que nace en nuestra región, desde octubre de 2016 que estamos trabajando. En marzo de 2017 se originan las primeras formalizaciones, las cuales han sido sostenidas. El 16 de octubre van a ser siete audiencias de formalizaciones que hemos ya realizado y nada opta a que ese número vaya en aumento. Es una investigación que está en pleno curso y vamos a pedir nuevas formalizaciones que se van a engrosar a las ya señaladas. En su momento, nos dieron cuatro meses de plazo para investigar, fue aumentado en seis meses por el Tribunal de Garantía, argumentando y acogiendo las razones dadas por el Ministerio Público, plazo que, en definitiva, se cumple a mediados de enero de 2018”.
– En lo personal, ¿cómo vive usted este caso que involucra a una institución importante en el país? ¿Le ha traído complicaciones?
– “Yo le agradezco al fiscal nacional su compromiso y su apoyo en todo el trabajo que nos ha tocado cumplir. Esta es la labor del fiscal y uno no elige su caso, sino que, en definitiva, son los llamados. Lo tengo que cumplir de la mejor forma posible y están todos mis esfuerzos y de todo el equipo que está detrás que está laburando en este tema, tanto de la Fiscalía Nacional, como de la Unidad de Lavado de Activos, de la Unidad de Anticorrupción, de la Contraloría General de la República, del propio cuerpo de Carabineros de elite, que trabaja en este caso en el equipo mancomunado. También se han sumado otros fiscales que me colaboran en el desarrollo de diligencias y toma de declaraciones, participando en audiencias y alegatos en las respectivas Cortes de Apelaciones. Es un trabajo absolutamente profesional, tenaz, de persecución penal que permite un desarrollo total de las labores que realiza el Ministerio Público. Pero, en lo personal, es el tema familiar lo que uno echa de menos, pero que, sin embargo, he logrado tener la comprensión precisamente de la familia al interior de la Fiscalía”.
Quince años de la
Fiscalía en Magallanes
– ¿Cómo vive en lo personal estos quince años desde el nacimiento de este organismo autónomo en Magallanes?
– “Yo nací con todas y cada una de las expectativas propias de cualquier abogado que ingresa a una institución novedosa que recién se estaba formando. Por aquellos años, en 2002, nos preparábamos para estudiar a este organismo del Ministerio Público, donde ya había hecho una visita previa el primer fiscal nacional, don Guillermo Piedrabuena, dando cuenta de las funciones o labores que debiera cumplir y cómo se podía instalar en la región. A mí me interesó desde el inicio porque el área penal siempre ha sido mi vocación y es donde yo me he desarrollado. Veía con expectativas este tema de la persecución penal, el apoyo a las víctimas y de la comunidad, era para mí una gran novedad, y es lo que me ha motivado de la vocación de servicio, llevándome a estudiar todos los días de mañana, tarde y noche para ingresar al Ministerio Público. Yo me casé y no tuve una luna de miel producto de que me estaba preparando para el examen para llegar a esta institución (…) Por lo tanto, yo no sé lo que haría si no fuera fiscal. Tanto antes, hoy y siempre, lo voy a ser”.
– ¿Cuáles son las principales metas y desafíos para el Ministerio Público en la región más austral de Chile?
– “Todos tenemos que seguir aprendiendo y capacitarnos en el tema de la justicia en el Sistema Procesal Penal de nuestro país y nuestra labor es importante no sólo en la persecución penal y la protección a víctimas y testigos que es nuestro sello de actuar, sino que también lo es el poder ayudar a la comunidad. Ese ha sido siempre mi predicamento desde que inicié como fiscal regional, que es tener una política de puertas abiertas, porque el Ministerio Público es de la comunidad y eso va en todas aquellas actividades en que nosotros podemos educar”.
– Y en lo concreto, ¿qué es lo que le preocupa que se lleve a cabo a corto plazo?
– “Lo que nos preocupa es la instalación de la Unidad de Foco y Análisis Criminal que se nos viene con fuerza y con potencia, donde va a ser gradual, donde nosotros fuimos llamados en esta parte final del año 2017 para su ejecución en 2018. Estamos en plenos concursos de un analista criminal, próximamente se llamarán a concursos a los cargos de fiscales que van a estar a cargo de esta unidad, para estar operativos durante los primeros meses del próximo año, con nuevos funcionarios que llegan a formar parte y a engrosar las filas de la Fiscalía a los más de 57 trabajadores que somos hoy en Magallanes. Asimismo, en términos de infraestructura, vamos a recibir a inicios de 2018 la fiscalía local de Porvenir, donde va a mejorar la calidad de vida de todos los funcionarios que forman parte de la institución.
“En Punta Arenas, se están revisando las instalaciones para los cuatro funcionarios que se van a sumar a la Unidad de Foco y Análisis Criminal, quienes requieren espacios técnicos y complejos, y en los próximos días estaremos comenzando las faenas de modificación de la fiscalía local de Punta Arenas, para crear esos puestos de trabajo en forma física. Y, por último, en los próximos días estamos recibiendo las noticias para comenzar a licitar el diseño de la Fiscalía Local de Puerto Williams”.
– ¿Qué ha sido lo más difícil de afrontar en estos quince años?
– “El trabajo lo lleva a uno a lograr y cumplir sus propias metas, no llega del azar, pero creo que lo difícil pudo ser en el comienzo de que la gente entendiera cuál era nuestra labor y de esta confusión que se genera muchas veces entre el fiscal y el magistrado. Muchos decían anteriormente que éramos profesionales nobles o que éramos muy jóvenes para cumplir la labor que deseábamos, que teníamos que dar las directrices en cuanto a lo investigativo a las policías. Había un cierto resquemor, pero, sin embargo, creo que nuestros fiscales nacionales fueron sumamente visionarios en ese punto de vista.
“Aunque creo que lo más complejo tiene que ver con el orden familiar y, en definitiva, hay un dejo donde nuestra vocación se plasma precisamente en pos del servicio público y dejamos a nuestras familias, que lo comprenden y lo aceptan, porque nosotros estamos los 365 días del año de turno ya que el delito ocurre en cualquier momento y siempre tenemos que estar preparados”.