Necrológicas
  • Carlos Alberto Ojeda Navarro
  • Paulina Carrasco Chacón
  • Anita Reimann de Vargas
El 31 de diciembre se realizó el remate en cumplimiento de una sentencia laboral

Jugada maestra: hermanos Arecheta arrebatan propiedad a familia Nandwani y con ello ex trabajadores podrán cobrar indemnizaciones

Por La Prensa Austral jueves 10 de enero del 2019

Compartir esta noticia
18.231
Visitas

Por Poly Raín

Luego de la serie de incidentes procesales promovidos por la parte ejecutada (familia Nandwani) y en una jugada maestra, el pasado 31 de diciembre salió humo blanco y el Tribunal adjudicó en 300 millones de pesos -a los hermanos Mario y Carlos Arecheta González-  la propiedad donde históricamente funcionó Comercial Arecheta, en la esquina norponiente de O’Higgins con Avenida Colón.

De este modo, los hermanos Arecheta recuperaron el inmueble que el 31 de julio de 2015 fue vendido a la Sociedad Comercial e Inmobiliaria Ene S.A. en 240 millones de pesos. En todo caso, la transacción global que superó los 1.500 millones de pesos, consideró la venta de las empresas automotoras que manejaba la familia, que actuaba como concesionaria de automóviles Chevrolet en Punta Arenas.

El remate de la propiedad fue decretado por el Juzgado Laboral, en razón de un juicio ganado por un grupo de siete ex trabajadores de Arecheta, que cobrarán indemnizaciones por 250 millones de pesos.

A la subasta no sólo se presentaron los hermanos Arecheta González, sino también lo hizo Deepa Bhojwani, en representación de Comercial Ene (familia Nandwani), todos los cuales cumplieron con la presentación en vale vista de la caución de 50 millones de pesos ordenada por el Tribunal.

Sin embargo, la parte demandante, a cargo del abogado Luis Díaz, objetó la representación de Deepa Bhojwani Nandwani por Comercial Ene por ser dicha empresa demandada en este proceso.

El Tribunal, a cargo de la jueza titular Claudia Ortiz, resolvió en su momento que no resulta admisible que el ejecutado participe de la subasta, por lo que se procederá al remate con el otro postor y los demandantes. En definitiva, la propiedad fue adjudicada a Mario y Carlos Arecheta por un valor de 300 millones de pesos.

Pataleo

La exclusión de Deepa Bhojwani del procedimiento de remate no quedó ahí. Y es que la pérdida de la propiedad -quedó en manos de los originales dueños- caló hondo a nivel familiar.

Con el patrocinio del estudio Montt Vicuña de la capital, el 7 de enero Bhojwani interpuso un recurso de protección ante la Corte de Apelaciones de Punta Arenas, en contra de la jueza del Trabajo, Claudia Ortiz. En lo medular se señala que la exclusión de participar en un remate público constituye una privación arbitraria (caprichosa) e ilegal de su garantía constitucional de igualdad ante la ley contemplada en el artículo 19 Nº2 de la Constitución Política de la República.

En lo inmediato y de manera urgente, se solicitó a la Corte dar lugar a una orden de no innovar, pues según se extrae del recurso de protección, “a la fecha, sólo sabemos que el adjudicatario ya pagó el saldo del precio del inmueble subastado, y que aún no se otorga la escritura pública de adjudicación en remate. Por esta razón, estimamos que resulta razonable, prudente y sensato suspender los efectos del acto recurrido durante la tramitación del presente recurso”.

Empero, con fecha de ayer, el máximo tribunal regional junto con declarar admisible el recurso, no dio lugar a la orden de no innovar.