Necrológicas
  • Juan Bautista Haro Vidal

Familia de su ex pareja la amenazó de muerte: “Mi vida está peligrando porque me observa a todas horas”

Por La Prensa Austral domingo 5 de enero del 2020
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
Visitas

Cuando apenas ha pasado una semana desde que fue hallado el cuerpo de Glenda Delgado Cárdenas, cuyo asesinato está siendo investigado como femicidio por la Fiscalía, nuevamente una mujer pide ayuda porque teme por su vida. Este es el caso de Amanda Hernández Muñoz, de 73 años, quien llegó hasta Fiscalía para denunciar la agresión que sufrió por parte de su ex pareja y de la familia de éste, quienes llegaron armados con fierros hasta la puerta de su casa, para amenazarla de muerte. Tras la denuncia, le dieron un botón de pánico y carabineros ha realizado rondas por afuera de su casa, ubicada en Ramón Carnicer con pasaje Diz, en el Barrio 18 de Septiembre. Sin embargo está asustada, ya que vive sola y sus agresores son vecinos del sector.

“Mi vida está peligrando, porque él me observa a todas horas”. Así Amanda Hernández intenta explicar la situación en que vive y el miedo a ser agredida. Mientras explica que lo único que quiere es que la dejen vivir en paz, explica que tuvo que hacer la denuncia porque llegaron hasta su casa a agredirla.

Explicó que como vive sola en su casa, el sábado 28 de diciembre, en un descuido dejó las llaves dentro de su casa. Luego de esperar por horas afuera y debido a que su hijo vive lejos, trató de llamar por teléfono a su ex pareja, que vive a pocas casas de la  suya, para pedirle la copia de la llave que él tiene, pero al no obtener respuesta, decidió ir hasta el domicilio. “El me abrió la puerta, pero estaba borracho, entonces le pedí las llaves porque estaba afuera de mi casa. El me dijo que no tenía las llaves y tampoco encontró el celular. No se podía parar de borracho y le dije que así no lo iba a recibir en mi casa”, explicó la mujer. Al final, uno de sus hijos, quien se encontraba fuera de la ciudad y acudió en su ayuda para poder ingresar a la casa.

En su relato, indica que al día siguiente, llegaron hasta su domicilio su ex pareja acompañado del hijo de éste, quien portaba dos fierros. “Me insultaron, fue terrible y por nada no me pegaron. Mi vida está peligrando, porque me observa a todas horas, ya que desde su casa se ve la mía y saben todo lo que hago”, advirtió.

Presa del miedo, llamó a sus hijos que viven en Puerto Natales, quienes cambiaron las cerraduras y los candados de su casa. “Vivo en peligro, con el miedo de que me tiren piedras en la ventana, porque yo salgo a hacer cualquier cosa en mi sitio, y mi ex pareja está observándome desde una de las ventanas que tiene su taller. Están pendientes de quién va o no para la casa. Los carabineros me pusieron protección, pero quiero que la gente sepa el tipo de personas que son, porque tienen un mal vivir”, recalcó.

Como la familia de su ex pareja tiene su número de teléfono, a través de esa vía han continuado insultándola y molestándola, por lo que hoy todo lo que quiere es que la dejen vivir en paz.