Necrológicas
  • Luis Notolio Ortega Barría
  • Ximena Paz Alvarez Ruiz
  • Teodoro José Arroyo Gómez
  • Rosa Mireya Alarcón Muñoz

Familia Yasic-Israel, una combinación de mundos místicos con rescate de tradiciones ancestrales

Por La Prensa Austral sábado 12 de agosto del 2017

Compartir esta noticia
1.037
Visitas

Mireya Israel Alarcón nació en Porvenir, Tierra del Fuego. Sus padres fueron Carlos Israel Ponce, nacido en Valdivia, de padre alemán y madre francesa (y que según relatos familiares, llegó escapando dentro de un circo desde Alemania, donde era malabarista y trapecista) y Rosalba Alarcón Durán, hija de Nicéforo Alarcón Rivas y Rosario Durán Moya, descendiente de inmigrantes españoles. Carlos Israel y Rosalba Alarcón tuvieron 7 hijos, Amanda, Carlos, Irene, Silvia, Sergio, Mireya y Milena Israel Alarcón.

“Lo que hemos podido comprobar, tanto por experiencia como por genética es que mi nona Mireya, la mamá de mi mamá es la que comenzó con el área artística, porque desde que éramos chicos nos enseñó a dibujar, le gustaba el canto, le gustaban las esculturas y la botánica, que es otra de sus pasiones. En la escuela le hacían declamar poesías, hacer los afiches, todo a mano, por supuesto, era como la típica alumna de arte que le pedían que hiciera de todo”, partió recordando su nieto, Otto Gesell.

Desde niña, Mireya comenzó desarrollando su veta artística utilizando materiales orgánicos que obtenía recolectando en los alrededores de Porvenir. Luego estudió en Mina Elena, donde se trasladó con parte de su familia y su hermana Amanda, cuyo esposo era pintor. En Punta Arenas ingresa a la Escuela N° 2, ubicada en calle Fagnano, donde los docentes notaron y potenciaron sus habilidades líricas y teatrales, realizando afiches y dibujos de los diferentes eventos que organizaba el establecimiento, obras que las dejaban exenta de los exámenes de fin de año. Participó en la inauguración del gimnasio de la Confederación Deportiva. En preparatoria conoció a Laura Rodig, escultora y pintora nacional, quien llegó al colegio para realizar un homenaje a Gabriela Mistral en la década de 1950. Al descubrir las habilidades manuales de Mireya, se reunió con sus padres con el objetivo de pedirles permiso para llevarla a Buenos Aires y allá darle estudios de escultora. Sin embargo éstos se negaron y Mireya terminó su educación formal en Punta Arenas.

Comenzó a estudiar arquitectura pero por problemas económicos tuvo que abandonar dicha carrera luego de un año y medio. Posteriormente estudió dactilografía, taquigrafía y secretariado para luego retornar a Porvenir.

En 1960 se casa con Eugenio Yasic Smoljanovic, hijo de inmigrantes croatas provenientes de Brac y Omis. Fruto de esta unión nacieron cuatro hijos: Jaqueline, Richard, Francia y Eugenio Yasic Israel.

En Richard y Francia, Mireya entrega gran parte de sus conocimientos y sueños artísticos. Asimismo, incentiva a sus nietos a cultivar el amor por las diversas manifestaciones artísticas, siendo su mayor satisfacción darse cuenta de que heredaron gran parte de sus talentos.

Richard Yasic, escultor y pintor, se ha dedicado a mantener la memoria de la etnia originaria de Tierra del fuego, creando algunas obras icónicas de Porvenir, como la Plaza Selknam y el cazador selknam ubicado en la costanera de la capital fueguina, junto a otros trabajos para el museo, iglesias y particulares. Ha participado en encuentros internacionales en China y Estados Unidos. Casado con Isabel Delgado Martínez y radicado actualmente en Porvenir, tiene tres hijos: Jelka, Nadia y Miljenko Yasic Delgado. Jelka, es estudiante de Licenciatura en Artes en la Universidad de Concepción, mientras que Nadia heredó las habilidades escultóricas de su padre y Miljenko, el menor de todos los nietos de Mireya, con 11 años.

Francia, casada con Guido Gesell Rogosic, ambos de Porvenir, se trasladan a vivir a Punta Arenas en 1992. Por incentivo de su madre, Francia se dedicó al canto, participando en diferentes festivales locales y nacionales, luego como invitada a eventos artísticos. En los últimos años se ha dedicado a la creación de una línea decorativa para el hogar que utiliza materia orgánica regional, siendo un micro emprendimiento que toma su nombre, “Raíces Fueguinas”, del origen geográfico de la familia, con el que ha participado en diversas muestras dentro de la región y también a nivel nacional, contando con una tienda taller en su domicilio.

De esta unión nacen Otto y Blas Gesell Yasic. Otto es egresado de Pedagogía en Historia y Ciencias Sociales, y Licenciado en Educación de la Universidad de Magallanes. A los 15 años, en 2007, fundó la Sociedad Tolkien Magallanes, la cual preside en la actualidad. En una entidad que a través de diversas manifestaciones artísticas genera actividades culturales tomando como base la obra del escritor J.R.R. Tolkien.

“Primero surgió fue compartir en torno a la obra, y a partir de ahí salieron los objetivos más sociales, porque no quisimos que quede solamente para nosotros, sino entregar algo a la comunidad. Así nace la Feria Medieval, los concilios, concursos, actividades para niños”, destacó Otto quien, siempre ligado a las actividades culturales, también incursionó en la música, tomando clases de violín y heredó de Mireya su amor por la jardinería y la naturaleza.

Por su parte, Blas, desde muy pequeño comenzó a mostrar sus habilidades en dibujo, pintura y escultura, creando diferentes trabajos cuando era estudiante de educación básica y media. Se ha destacado por la elaboración de esculturas de diferentes criaturas fantásticas, como duendes, hadas, mandrágoras, entre otros, participando como expositor en diferentes instancias locales, como la Expo Magallanes y la Feria Medieval. También pertenece a la Sociedad Tolkien y actualmente se encuentra estudiando Licenciatura en Artes en la Escuela de Bellas Artes de Valparaíso.

Consultados sobre cuál creen que es el sello de la familia, tanto Francia Yasic Israel y Otto Gesell Yasic apuntan al trabajo comunitario y a la colaboración entre todos, porque como resumieron, “el arte es uno solo, finalmente”.