Necrológicas
  • Vania Vodanovic Pistelli
  • María Teresa Cheuquepil Millaquén
  • María Patricia Vargas Fuentes
  • Rudecindo Segundo Alvarado Mansilla
  • Edith Cari Andrade
  • María Almonacid Miranda

Festival Folclórico Estudiantil en la Patagonia (Parte III)

Por La Prensa Austral domingo 24 de junio del 2018

Compartir esta noticia
233
Visitas

Por Jaime Bustamante Bórquez

Sexto Festival

“Nuevo escenario y espectáculo de primer nivel promete Festival Estudiantil”. Así titulaba la Prensa Austral del 1 de julio de 1999, la crónica que daba cuenta del VI Festival Folclórico Estudiantil en la Patagonia programado para los días 8, 9 y 10 de julio de 1999.

La primera gran novedad estaba centrada en el espacio que albergaba la nueva edición, esta vez, la justa musical estudiantil sentaba sus reales en el recordado gimnasio de la Confederación Deportiva de Magallanes.

El coordinador del evento Enrique Esparza decía: “El creciente interés de los jóvenes por participar del encuentro musical, llevó a la organización a cambiar el Teatro Municipal por este recinto”. Y más adelante se refería a los invitados que acompañarían a los jóvenes artistas, Alturas, Karukinkanto, Los Ruiseñores, Amadeo, Granizo, La Mano, Litoral, Luceritos del Sur, Cantares de mi tierra, la solista Vanessa Laguarda y el ballet de la Escuela de Niñas Arturo Prat. Como si fuera poco se agregaban los argentinos Los Maras, Los Hermanos Escobar y el dúo Sol y Luna. En cuanto a la parte competitiva, el coordinador manifestaba que existían dos categorías: Genero interpretativo: solista, grupo vocal, e inédito. Terminaba Esparza indicando que 25 establecimiento educacionales entre, municipales, particulares subvencionados, y particulares, participarían de esta fiesta del folclore, cuyo incentivo mayor era llevar a los estudiantes ganadores al festival mayor.

28 canciones dieron vida a la competencia que entre los incentivos también contaba con la grabación de un cassette que reuniría a los mejores exponentes de esta versión y serían Sandra Baeza, Miriam Seguel, Eduardo Manzanares, Miguel González y Luis Vidal los encargados de elegir a los ganadores.

Superando las versiones anteriores, los tres días de fiesta musical se vieron coronados por el apoyo popular que colmó las aposentadurías del querido y recordado gimnasio.

Colegio Pierre Faure, ganador de su categoría en el año 2001.

Los ganadores

El sábado 10 de julio un importante número de jóvenes escribían sus nombres en el libro de oro del festival. Categoría interpretativo básico: Dajana Scepanovic, del Colegio Miguel de Cervantes ocupó el primer lugar; Karina Contreras de la Escuela Paraguay el segundo y Rubén Alvares de la Escuela Bernardo O’Higgins el tercero. En grupos vocales educación básica, el triunfo correspondió al Grupo Vocal de la Escuela República del Paraguay, La Escuela Bernardo O’Higgins se quedó con el segundo lugar y el colegio Miguel de Cervantes con el tercero. En solistas educación media, Susana Díaz del Instituto Sagrada Familia ocupó el primer lugar, Tamara Aguila del Liceo Juan Bautista Contardi fue segunda, y en tercera ubicación Viviana Díaz, del Liceo Politécnico. En grupo vocal enseñanza media el primer lugar fue compartido por el Liceo Industrial y el Liceo Juan Bautista Contardi, segundo lugar Insafa y tercer lugar, Liceo Luis Alberto Barrera. La categoría inédita educación básica era ganada por la Escuela G-38 de Posesión, segundo lugar Colegio Charles Darwin de Puerto Natales, ubicándose la Escuela 18 de Septiembre con el tercer lugar. En inédito enseñanza media el premio principal fue para el Liceo Comercial, segundo Colegio Miguel de Cervantes y el Liceo Gabriela Mistral de Puerto Natales se ubicó tercero.

Al hacer el resumen de la jornada Esparza, comentaba: “Otro punto relevante, fue el importante enlace que se concretó entre este evento y el festival estudiantil rural de San Gregorio, dado que los ganadores de este último, tuvieron la posibilidad de participar como invitados aquí, mostrando un interesante trabajo, en especial el pequeño quien compitió en el género inédito educación básica, resultando a la postre ganador de la categoría. Sin duda una motivación para quienes cultivan el folklore en lugares apartados del centro de la noticia”.

Caía el telón de la sexta versión y para todos los asistentes y por cierto para los organizadores se saboreaba el éxito, producto del trabajo realizado con entusiasmo y mucha esperanza en los nuevos artistas.

Los inicios

A esta altura del festival, ya un escenario importante para los estudiantes y con una proyección indiscutida, al mirar hacia atrás se revisaba el camino recorrido. Diego Concha, en varias oportunidades director del festival mayor y parte de muchas comisiones de estos eventos, recuerda que la idea del festival para estudiantes, surgió del destacado hombre público Carlos González Yaksic, alcalde, concejal y parlamentario, quien recordando los inicios del Festival en la Patagonia a fines de la década del sesenta, de la mano del Club Andino de Punta Arenas, quiso dar espacio a los estudiantes en el encuentro mayor. En las conversaciones previas surgió la participación de la encargada de cultura del consulado argentino Marcela Baratelli, quien se convirtió en una activa promotora de la idea. Según Concha, esto aconteció alrededor de 1993. Todas las gestiones fueron cimentando las bases para construir este espacio destinados a jóvenes, que a la larga de un proceso metódico y muy planificado formaría el semillero de la música patagónica.

El año 2000

El esperado año 2000, reunió una vez más los días 22, 23 y 24 de junio, a niños y jóvenes en el escenario del gimnasio cubierto para la versión VII del Festival Estudiantil. Este año a los competidores locales se unían artistas jóvenes de otros lugares, fue así como los magallánicos compartieron con: El Ballet Amakaik de Rio Gallegos, Juventud por tres y Jessica de Buenos Aires, Matías Mascareño de Río Grande y el grupo Armonía de Rancagua.

El Séptimo Festival Folclórico Estudiantil, con creces sobrepasaba las fronteras del austro. Como siempre el premio mayor fue la participación en la versión XXI del festival mayor. Así el 27 de julio, subía al escenario principal de la música patagónica el conjunto de la Escuela E-20 Arturo Prat, habían ganado su categoría interpretando la canción “Revuelo” de Rodolfo Maldonado, en un trabajo preparado por Jorge Risco Navarro. Las otras ganadoras, era el grupo vocal del Liceo Sara Braun, que con la interpretación de “Rio de sueños” de Cholo Aguirre y bajo la dirección de la profesora Miriam Valenzuela Sánchez, ganaban su categoría.

Estos jóvenes artistas pertenecientes al Liceo Industrial, ganaron la categoría grupo vocal del año 1999.

Los artistas del siglo XXI

El jueves 14 de junio, alrededor de las 19 horas se abría el telón, de nuevo en el Teatro Municipal de Punta Arenas, para iniciar el VIII Festival Folclórico Estudiantil en la Patagonia. Al igual que en años anteriores la organización estaba a cargo del Area de Cultura y Participación de la Corporación Municipal. La Prensa informaba: “La participación considera a todos los alumnos regulares de 5º a 8º en básica y de enseñanza media de distintas regiones de nuestro país y de la Patagonia argentina, que mantengan continuidad en la creación e interpretación de la música tradicional chilena y latinoamericana, mediante agrupaciones artísticas permanentes o como producto de talleres musicales y de expresión literaria. La jornada inaugural contó con la participación de los campeones de cueca Pamela Villarroel y Mauricio Sánchez, el grupo Kamusu-aike, Paola Guerrero y su grupo y Facundo Armas y su conjunto. Una treintena de agrupaciones dio vida al encuentro en que la categoría solista ya no formaba parte de la competencia.

Enrique Esparza al hacer el resumen señalaba: “No es porque lo digamos nosotros, pero se nota que este festival ha ido creciendo, si bien el evento partió como una manera de ser un “semillero” del evento mayor o de incentivar a los más jóvenes para cultivar la música folclórica o de raíz, hoy este certamen ha tomado cuerpo propio”.

Para la historia, subían al pódium los ganadores de las diferentes categorías: Colegio Pierre Faure, Escuela Arturo Prat, Liceo Juan Bautista Contardi. Culminaba otra agotadora jornada. En el cuadro de honor de triunfadores en la Patagonia, se incorporaban nuevas luces jóvenes.