Necrológicas
  • Marta Irma Muñoz Cárdenas
  • Emelina Ayala Gajardo
  • José Arturo Sotomayor García

Fisco demandó a la Confederación Deportiva de Magallanes por deuda de 39 millones de pesos

Por Poly Raín lunes 13 de julio del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
1.400
Visitas

En diciembre de 2012 el ex presidente de la Confederación Deportiva de Magallanes, Miguel Sánchez Oyarzo, afirmaba tajantemente en una entrevista concedida a este medio: “Hubo fraude con las platas de la piscina”.

Por ese entonces ya se había destapado el desfalco por 176 millones de pesos atribuido al ex tesorero de dicha organización, Rubén Vargas Hernández.

Sin embargo, en aquella oportunidad Miguel Sánchez no culpó directamente a Rubén Vargas del fraude respecto de los dineros de la administración de la piscina y que lo único que hizo fue poner los antecedentes en conocimiento del abogado de la Confederación, para que sea la justicia quien determine si hay algún grado de responsabilidad.

En abril de 2013, la investigación de la Fiscalía iniciada en contra de Vargas por falsificación y uso malicioso de cheques sumado al abuso de firma en blanco, abrió un nuevo flanco en la investigación, ello luego de que el fiscal Felipe Aguirre agregara a la investigación 15 nuevos cheques falsificados que habría emitido Vargas recurriendo al mismo modus operandi, pero ahora con fondos obtenidos de la administración de la piscina del gimnasio Fiscal, entre entradas y arriendos, monto que suman cerca de 10 millones de pesos.

Demanda

A poco más de dos años de lo anterior, este 20 de junio el Consejo de Defensa del Estado, a través de su abogado procurador fiscal de Punta Arenas, Dagoberto Reinuava del Solar, formalizó la presentación de una demanda ante un Juzgado de Letras de Punta Arenas en contra de la Confederación Deportiva de Magallanes, representada por Angel Gómez Montenegro.

La demanda caratulada como “incumplimiento de contrato y cumplimiento forzado de obligaciones”, exige a la Confederación de que cumpla con el reintegro de las sumas correspondientes a tarifas por uso deportivo del recinto piscina fiscal y en consecuencia pague al Instituto Nacional de Deportes (IND) la suma de 39 millones 78 mil 903 pesos.

El juicio civil se sustenta en el convenio suscrito el 2 de julio de 2010 entre el Instituto Nacional de Deportes y la Confederación Deportiva de Magallanes, para la administración de la piscina temperada fiscal de Punta Arenas.

En virtud de dicho acuerdo, la organización deportiva asumió la gestión y administración del recinto deportivo y piscina fiscal, y se obligó a realizar una serie de actuaciones y actividades necesarias para que el referido recinto sea utilizado con dichos fines, así como aquellas que sean necesarias para la adecuada conservación, mantención y reparación del mismo inmueble.

Una de las cláusulas del convenio, establecía claramente: “El administrador deberá recaudar por cuenta del Instituto las tarifas de uso deportivo del recinto que pague el público usuario, que deberán ser invertidas por aquél en el mismo recinto”.

Asimismo, otra de las cláusulas agrega que “el administrador deberá mantener al día los registros y demás documentos necesarios en que se indiquen los ingresos de dinero recibidos, con la correspondiente documentación de respaldo. En este sentido, será la jefa de Administración y Finanzas del IND, la responsable de controlar los ingresos y gastos correspondientes de la administración de la piscina”.

La Confederación Deportiva asumió la administración de la piscina fiscal a contar de julio de 2010 hasta julio de 2011.

En la demanda se hace presente que la administración de dicho recinto no cumplió nunca con reintegrar o justificar los fondos faltantes a la dirección del IND, que se desglosan de la siguiente manera: la suma de $17.459.387 correspondientes a tarifas cobradas en el período de julio a diciembre de 2010, y de $21.619.516, de las tarifas cobradas en el período de enero a julio de 2011.

Más allá de que el ex presidente de la Confederación haya puesto en su oportunidad los antecedentes a disposición del abogado de la entidad, sus dardos los dirigió directamente contra el entonces director regional IND, Iván Herrera, a quien acusó de no ordenar la realización del control de los ingresos y gastos, en lo posible mes a mes, por el uso de la piscina.

Auditoría

Recién en mayo de 2011 la Confederación recibió un informe con el resultado preliminar de la auditoría del período julio de 2010-diciembre 2010 realizada por el IND, el que arroja un saldo de la administración de poco más de 17 millones de pesos.

“Yo le respondo que es un error porque no es posible que nosotros hayamos generado tal cantidad de recursos en ese semestre de 2010. Nunca los ingresos de la piscina generaron dicho monto”, replicó en su oportunidad Miguel Sánchez a este medio.

Frente a la diferencia de poco más de 17 millones de pesos en contra, la Confederación encargó una auditoría paralela, informe que arrojó un saldo pendiente por rendir de alrededor de 11 millones de pesos. “A mí me llama la atención el resultado arrojado por el arqueo completo de las platas de la piscina realizado por nosotros. Algo no andaba bien. Pido la cartola al banco sobre el movimiento de dinero en el período que nosotros administramos la piscina y al comparar las cartolas, se descubrió que una serie de cheques que decían nulos, habían sido cobrados, y otros habían sido adulterados”, sentenció Sánchez en diciembre de 2012.

En cuanto a la diferencia de 6 millones de pesos que arrojó el informe contable encargado por la Confederación respecto de la auditoría del IND, ésta aparecería plenamente justificada.

Por último Sánchez reiteró que la gente que trabajó en la administración de la piscina y la que depositó los recursos siempre actuó de forma correcta.

En marzo de 2014, Rubén Vargas Hernández fue sentenciado a cumplir una pena de 5 años de cárcel, en el sistema de libertad vigilada, por los delitos de reiterados de falsificación de instrumento privado mercantil, abuso de firma en blanco y apropiación indebida, en perjuicio de la Confederación Deportiva de Magallanes, perpetrados en Punta Arenas, durante el período comprendido entre el 15 de junio de 2007 y el 11 de octubre de 2011. El fraude ascendió a los 176 millones 778 mil 230 pesos.

La demanda iniciada por el Consejo de Defensa del Estado ante el Segundo Juzgado de Letras de Punta Arenas todavía no ha podido ser notificada al presidente de la Confederación Deportiva, Angel Gómez, debido a que en el entonces domicilio de dicha organización, calle José Miguel Carrera Nº948, ahora funciona el Centro de Día, que atiende a personas en situación de calle.