Necrológicas

Frente a una caída en la escarcha, los pacientes deben usar yeso durante tres a cuatro semanas

Por La Prensa Austral viernes 22 de junio del 2018

Compartir esta noticia
133
Visitas

Más de 320 yesos se instalaron el año pasado en el Hospital Clínico, ello sin contar las férulas. Se trata de un trabajo que se intensifica durante el invierno, período en que aumenta la demanda de dichas prestaciones por caídas y fracturas que se generan por la escarcha, llegando a recibir hasta decenas de pacientes diariamente.

La enfermera jefa del Cae Adulto, Lorena Millán Pérez, anticipa que en las próximas semanas aumentará de manera considerable el trabajo que se realiza por caídas sobre la escarcha.

Así, la recomendación, especialmente para los adultos mayores, es evitar salir a la calle ante la presencia de escarcha o nieve o bien tomar el máximo de precauciones en caso de hacerlo, para prevenir accidentes.

Lorena Millán explica que los pacientes derivados al Pabellón de Yeso llegan por distintas causas, aunque en temporada invernal lo más frecuente son las caídas. En este Pabellón se realizan todos los procedimientos ambulatorios de la especialidad de Traumatología, incluyendo curaciones de heridas.

El técnico de nivel superior de Enfermería, Daniel Bedacarratz, es quien ejecuta los procedimientos ambulatorios, los que dependen de la indicación del traumatólogo.

“Acá no se realizan cirugías. En el Pabellón de Yeso se realizan curaciones y el seguimiento de las heridas, el retiro de puntos o de corchetes (quirúrgicos) y la instalación, el retiro o cambio de yesos, además de las férulas, siendo los procedimientos que más aumentan en esta fecha”, admitió la enfermera jefa.

Además del dolor que les reporta, los pacientes enyesados por lo general deben usar el yeso durante tres a cuatro semanas, transcurrido ese tiempo pueden requerir cambiar el yeso por otro que deberán utilizar durante un período similar de tiempo. En adultos mayores, el proceso de recuperación es más largo. Aunque de por sí, afecta temporalmente el sistema de vida del paciente que se ve en la obligación de usar yeso, al perder su autonomía y quedar imposibilitado de ejecutar labores en el hogar como de trabajo.

Mientras el técnico instala una férula en la primera falange del dedo anular para evitar el movimiento, la profesional añade que ahora la mayoría de las fracturas tienen una resolución quirúrgica, que es más rápido y que tiene menos tiempo inmovilizado al paciente.