Necrológicas
  • Ramón Almonacid Villegas
  • Candelaria del Carmen Gómez
Graduándose de cineasta

Fruto de la cooperación, joven de Cabo de Hornos termina estudios universitarios en Estados Unidos

Por La Prensa Austral domingo 13 de septiembre del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Fernando Saldivia Yáñez, graduado recién en Cine, es el primer joven de Puerto Williams que se beneficia
del vínculo de cooperación que mantienen Chile y Estados Unidos y que se ha extendido hasta la isla Navarino
gracias al trabajo emprendido hace dos décadas por Fundación Omora y su trabajo con la Universidad de North Texas.

Desde los cuatro años que Fernando Saldivia Yáñez (22 años) se acostumbró a respirar el aire puro de isla Navarino, correr a orillas del canal Beagle y sentir la plena naturaleza de lugares prístinos en la periferia de Puerto Williams.

Pero en su juventud ya acumula la experiencia que ha ganado en su interacción con la ciencia, con investigadores y con sus ansias de querer comunicar a través del arte y del cine la importancia que tiene hoy el medio ambiente, los hábitat y entender los efectos del cambio climático.

Gracias a ese vínculo con la ciencia dos veces ha estado en la Antártica y, lo que pudo ser un sueño, lo concretó hace algunas semanas al titularse de cineasta en Carleton College, una universidad privada de artes, en Northfield, Minnesota, en los Estados Unidos, donde viajó a mediados de 2016 tras ser becado a través de un programa de apoyo de la embajada norteamericana.

La historia de Fernando podría replicarse en muchos otros jóvenes que crecen en Puerto Williams y que es fruto de un trabajo que se ha desarrollado en las últimas dos décadas desde que Fundación Omora se instaló en la isla Navarino, para promover y educar a partir de la conservación la importancia de la biodiversidad, ecología y cuidado por el medio ambiente a través del Parque Etnobotánico Omora. Un aporte que incluso fue destacado a fines de julio en un encuentro online promovido por la embajada norteamericana donde se resaltó la importancia de la cooperación y de las oportunidades de intercambio en aprendizaje para los jóvenes en formación.

Aunque Fernando Saldivia nació en Osorno y llegó de pequeño con su familia, ya que su padre es profesor de historia del Liceo Donald McIntyre, escuchó desde que cursaba la educación básica hablar de ciencia y lo motivó a integrarse al taller de Fundación Omora que se impartía en el liceo. Así interactuó con investigadores de las universidades de Magallanes y de North Texas.

“En ese taller era variada la gente con la que uno conversaba y aprendía. Allí conocí a la bióloga Tamara Contador. Así explorábamos varios temas relacionados con el medio ambiente. Participé en varios talleres en la básica, pero al pasar a la enseñanza media junto con otro compañero, Francisco Olivares, nos interesamos por trabajar más allá de clases junto a Tamara donde la apoyábamos en las investigaciones de los insectos en los ríos. Así entendí cuán importantes son estos bichos para la limpieza de las aguas. Así también conocí a más investigadores”, recuerda.

También viajó por primera vez a la Antártica al ganar un concurso organizado por la línea aérea Dap y volvió al continente blanco después junto a su grupo del liceo al ganar en la Feria Antártica Escolar del Instituto Antártico Chileno.

Al terminar la enseñanza media pensaba estudiar algo de ciencia o carrera relacionada con artes. Postuló a biología a la Universidad de Chile y antes de ingresar a la universidad participó de un campamento estudiantil en los EE.UU. por sugerencia de una investigadora que llegó a Puerto Williams. Fue su primer acercamiento con el país del norte.

Paralelamente postuló al fondo de Oportunidades ofrecido por la embajada norteamericana y, cuando cursaba el primer semestre de biología en 2016, fue aceptado para iniciar bachillerato a mediados de ese año en Carleton College. Tras tomar cursos ligado a lo social y ciencia en los primeros dos años, finalmente se especializó en cine donde aspira a poder contribuir en la difusión de la ciencia a partir de lo más lúdico. Su idea a futuro es cursar magíster. Por ahora regresó a descansar a su hogar en medio de la pandemia.

Tamara Contador, bióloga de la Universidad de Magallanes y del Programa de Conservación Biocultural Subantártica en Puerto Williams, recuerda que desde niño Fernando demostró su interés por la ciencia y por la forma de difundir a la población la importancia que adquiere en los tiempos actuales.

Oportunidad de
cooperación

Ricardo Rozzi, director del Instituto de Ecología y Biodiversidad, presidente de Fundación Omora y académico de las universidades de Magallanes y North Texas, destaca el logro de Fernando Saldivia de su paso en Estados Unidos y que abre las oportunidades para que a futuro otros jóvenes de Puerto Williams también puedan cursar estudios fuera de Chile.

Andrew Griffin, quien hasta julio fue agregado de Ciencias de la embajada de EE.UU. en Chile, destaca que la visión que tienen de cooperación en ciencia, tecnología e innovación es avanzar en objetivos compartidos con Chile y prepararse para los nuevos retos del futuro a partir de los efectos de la pandemia y desafíos ambientales