Necrológicas
  • Carmen Alvarez Alarcón
  • Valeria Aguilar Díaz

Fueron enviados a prisión por robar en la casa del presidente de la Corte de Apelaciones

Por La Prensa Austral lunes 25 de julio del 2016

Compartir esta noticia
1.395
Visitas

Un rápido e intenso operativo policial se desplegó en la madrugada de ayer, luego de que personal de seguridad que custodia la Corte de Apelaciones de Punta Arenas, y las residencias que ocupan altos funcionarios del Poder Judicial, alertaron a Carabineros sobre la intromisión de desconocidos en el recinto de Avenida Independencia y calle José Nogueira. El procedimiento concluyó a las 3,50 horas con dos personas detenidas, quienes se escondieron en un armario de la propiedad fiscal que ocupa el presidente del tribunal de alzada, ministro Víctor Stenger Larenas.
Durante la audiencia judicial de ayer se impuso la medida de prisión para Jonathan Ojeda Oyarzún, de 28 años, y Bárbara Pérez Ojeda, de 24, imputados como autores de un delito de robo con fuerza y escalamiento a un lugar destinado a la habitación. Eso, luego de que ambos saltaran la reja perimetral de la Corte de Apelaciones, para acto seguido escoger la casa del ministro Stenger, la que se encontraba sin moradores, a la cual habrían ingresado por una ventana que encontraron abierta, sustrayendo diversas especies, esencialmente aparatos informáticos.
Sin embargo, el dúo de maleantes no se esperaba que sus pasos eran seguidos por un circuito de seguridad, ni menos que Carabineros había rodeado el recinto. Una revisión al domicilio fiscal permitió descubrir ocultos al interior de un dormitorio, a Ojeda y Pérez, según detalló el fiscal Oliver Rammsy durante la audiencia de formalización.
Las especies fueron recuperadas en poder de los imputados, incluso la mujer había escondido bajo sus senos algunos elementos sustraídos.
El juez Juan Villa Martínez ordenó su ingreso a la cárcel, mientras se sustancie la investigación, para la cual se fijó un plazo de 60 días.
Cabe consignar que el imputado tenía condenas anteriores por delitos menores, mientras que la mujer no mantenía anotaciones penales.