Necrológicas
  • Aroldo Andrade Andrade
  • María Lucinda Levill Levill

Funcionarios del Servicio Electoral están paralizados desde este jueves

Por La Prensa Austral viernes 4 de septiembre del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
111
Visitas

Los funcionarios del Servicio Electoral (Servel) mantendrá durante esta jornada su paralización de advertencia, como una forma de visibilizar sus inquietudes y demandas frente a la reforma que se aplicará a esta institución. Este jueves tampoco atendieron público.

“Concordamos plenamente con lo que señala Claudio Fuentes, integrante de la Comisión Engel, respecto de las críticas por la agenda de probidad del Congreso: ‘Dijimos que el Servel tenía que tener dientes y le están poniendo dientes de leche’”, expresaron a través de un comunicado.

La movilización se hizo efectiva ayer desde las 8,30 horas y permanecerá hasta el cierre de jornada de este viernes. Esta decisión fue tomada en rechazo al proyecto de ley sobre fortalecimiento y trasparencia de la democracia, ya que “las normativas no se condicionan con el empoderamiento que debe tener un servicio fiscalizador”, señala el comunicado.

La principal razón de esta manifestación obedece a lo que estiman como “insuficiente número de cargos que se piensan crear para que el Servicio Electoral cumpla sus nuevas funciones”. Esto, alude a la modificación a la Ley Nº18.583, la cual agrega 38 nuevos puestos, lo que no permitirá -según ellos- , poder realizar su funciones de manera efectiva.

De igual manera, consideran escaso el componente fijo de 25 mil pesos brutos mensuales en años no eleccionarios y el componente variable de 2,5%, que se aplica al sueldo base y a las asignaciones que las indicaciones señalan en la Ley Nº18.556.

Por lo mismo consideran necesario dar a conocer esta situación, rechazando de este modo las críticas a su servicio y que se acuse a sus colegas de no cumplir con sus funciones. Por lo mismo, tienen la mentalidad de que el país necesita y merece un Servicio Electoral con reales atribuciones fiscalizadoras y que sus trabajadores reciban remuneraciones adecuadas que impidan cualquier asomo de duda sobre cohecho.