Necrológicas
  • Carlos Warner
  • Filomena Cárcamo

Gamonal: La política y sus circunstancias

Por La Prensa Austral domingo 3 de enero del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
152
Visitas

La política especialmente en el año que recién ha terminado se caracterizó por comprender muchísimos pequeños episodios, algunos sin la mayor importancia, pero que fueron los ingredientes de la actividad pública.

Hubo además episodios impropios del acontecer político, porque el año que recién ha terminado el mundo de la política ofreció hechos indignos de esa actividad porque los principales actores fueron políticos- algunos de mucho prestigio- que cayeron en pedir préstamos para su labor utilizando métodos inadecuados como son facturas o boletas absolutamente falsas, pero que se pagaron en un banco que recibía apoyos económicos de empresas para destinarlos a personas “amigas de la casa”, que sólo debía conseguir que las boletas falsas fueren firmadas por parientes o amigos, que también cometieron delitos porque cobraban aquella boletas más falsas que Judas. En esto cayó un banco de prestigio cuyos propietarios estuvieron algunas semanas presos y enjuiciados por muchos meses, debiendo renunciar a su participación en el banco aquel que pasó a la historia, hasta con un nuevo presidente de prestigio llamado Alfredo Moreno Charme.

La empresa minera Soquimich actuó casi exactamente igual con personas que conocían o tenían confianza con los altos jefes de dicha empresa, especialmente con el presidente, un pariente político del general Pinochet.

Quizás nunca se habían repartido más millones de pesos que en el año anterior utilizando el sistema de las boletas falsas, método que se utilizó también en período anterior al inicio de la última campaña presidencial un tiempo que pomposamente fue llamado de “período previo a las elecciones” donde lograron recibir recursos grupos diferentes, incluso un señor que ocupó un importante cargo ministerial al iniciarse el mandato de Michelle Bachelet.

El tema quizás comprenda varios meses del año que se inicia, pero las materias donde dominó el dinero, tuvo que ver con un banco privado que prestó más de seis mil millones de pesos para adquirir unos terrenos donde se prometió levantar casas, dejando a los dueños de la empresa con millones de utilidades, por el sólo mérito que el préstamo se dio solamente porque lo solicitó el hijo de la Presidenta Bachelet, cuando ella estaba en vacaciones y nada tuvo que ver con el episodio.

El resto de la política fueron puras pequeñeces, acotando que en dos años se semiaprobaron sólo dos de los grandes proyectos prometidos por el gobierno:

  1. La Reforma Tributaria, que salió en el primer trámite en la cámara, con variadas “pifias”, a tal punto que se analiza como mejorar la reforma enviando en breve al Congreso una especie de “Reforma a la Reforma Tributaria”.
  2. El segundo gran proyecto fue la Reforma a la Enseñanza, que tuvo tropiezos y numerosos cambios durante la tramitación de esa iniciativa.

Tuvo su momento más controvertido en los últimos días de diciembre en que la reforma se encontró con nueva cambios en su caminar por las comisiones unidas de Hacienda y Educación, llegando hasta el Tribunal Constitucional, pero a última hora hubo ciertos acuerdos en que nadie entendía nada, porque quizás en la historia debe ser la iniciativa con mayores vacios en muchos años. Dio la impresión que los expertos “nunca supieron lo que aspiraba y quería el gobierno y desde el ministro Eyzaguirre para abajo titubeaban sin manejar muy bien el tema de por si complejo, pero al ministro le llegó un regalo del cielo cuando la Presidenta Bachelet le cambió a un Ministerio político.

Eyzaguirre destacó en el gobierno de Ricardo Lagos porque estuvo en su salsa como eran las cuestiones de matemáticas. El recordaba cuando recibía críticas que venía “del Banco Mundial y no de Corea del Norte”.

La ministra que reemplazó a Eyzaguirre analizó con sus asesores todo lo que faltaba al proyecto y se aprobó una ley, que de inmediato fue corregida por lo que se denominó “una ley corta”, en que debió intervenir organismos extraños al Congreso como es el Tribunal Constitucional.

Además las propias universidades que en un momento había quedado sin financiamiento. Quizás en este proyecto se actuó como no se debe legislar y faltó estudiar un libro acerca de cómo se hacen las leyes escrito por un ex alto funcionario que durante el gobierno del Presidente Salvador Allende ocupó el Ministerio de Educación.

En el trabajo de la Comisión de Educación destacaron dos diputadas que actuaron en representación de sus partidos en el análisis del tema: Yasna Provoste del Partido Demócrata Cristiano y Camila Vallejo del Partido Comunista.

Por cierto, que más adelante habrá que volver a mejorar la Reforma a la Enseñanza que partió mal en su paso por el Congreso desde que llegó en primer trámite a la Cámara de Diputados. En ese sentido, le pasó algo parecido a la Reforma Tributaria, aunque ésta luego de aprobarse en primer trámite en poco tiempo llegó al Senado y allí hubo que analizarse de nuevo el fondo y la forma y después de aprobar por los senadores de gobierno y opositores que debieron firmar un Protocolo de Acuerdo en el segundo trámite y llegó al tercero a la Cámara donde los diputados debieron aprobar todo, lo que mejoró claramente.

En materia política propiamente tal hubo grandes desacuerdos y otros menores.

El gobierno podrá de decir que se avanzó, lo que es cierto, pero en muchos temas el avance fue inadvertido: situación de reformas que piden los jubilados, los cambios en el tema trabajo, etc.

Y quizás lo más atrasado es estudiar una nueva Constitución, que al parecer no se quiere utilizar lo que hizo el Presidente Ricardo Lagos cuando se aprobó la más profunda reforma al texto constitucional. Ahora, la gente no sabe como se hará porque no basta con designar personas importantes en otros menesteres, pero no en los cambios institucionales. Si avanzamos a la velocidad de otras reformas los cambios constitucionales se podrán analizar en el próximo gobierno.

 

Por Germán Gamonal