Necrológicas
  • Juan Enrique Ruiz Mayorga
  • Eva Florentina Pérez Muñoz
  • Eliana Vicenta Jercic Giner
  • Alisson Hutt Fontt

Ganador de Pasapalabra pasó por Punta Arenas recordando sus raíces

Por La Prensa Austral domingo 13 de octubre del 2019

Compartir esta noticia
33.088
Visitas

– “Me acuerdo que cuando salió al aire el programa, porque se graba un poco antes, estuve una semana sin salir a la calle y al día siguiente toda la gente me reconocía, me gritaban y saludaban. Fue impresionante”.

Edmundo Rosinelli

erosinelli@laprensaaustral.cl

Hace casi un año su rostro fue tremendamente popular. Daniel Araya permaneció en las pantallas de Chilevisión por largos capítulos hasta que el martes 13 de noviembre logró llevarse el rosco del programa Pasapalabra, con una recompensa de nada menos que 176 millones de pesos.

Hasta ese momento era el premio más grande entregado por la televisión chilena. Posteriormente vino Nicolás Gavilán, que se llevó un pozo de 396 millones de pesos.

Pero en el caso de Daniel el vínculo era más cercano con Punta Arenas, porque el padre, el periodista Rodrigo Araya, vivió en la capital regional. A fines de los 80 fue ex jefe de prensa de Radio Presidente Ibáñez y ex asesor comunicacional del Obispado de Punta Arenas.

De ahí el vínculo del joven millonario ganador con Magallanes, cuyo nacimiento se gestó en esta austral ciudad, pero que por complicaciones del embarazo de la madre finalmente Daniel nació en Santiago, el 2 de diciembre de 1987.

El Pasapalabra rompió la intimidad de esta familia, y esto Daniel Araya muy bien lo sabe, porque después del triunfo fue rostro de los matinales de televisión.

De paseo

Por ahora no está urgido económicamente, ya que, si bien aún no encuentra trabajo como “estadístico”, tiene el respaldo de lo que ganó en el programa que lo llevó a la fama.

Está aprovechando de darse algunos gustitos, como el viaje que hizo a Francia con su hermana.

Ahora viajó a Puerto Natales, primero, y Punta Arenas después. Ayer regresó a la capital.

Tenía los deseos de volver a la ciudad donde vivieron sus padres, ya que él tenía apenas un año cuando se fue de acá.

“Ando conociendo, y acompañando a un a migo que es músico y que vino invitado a tocar a Puerto Natales”, dice Daniel.

Nada recordaba de la capital de Magallanes, “sólo las cosas que me han contado mis padres”. Confiesa que “ha sido muy lindo volver a esta ciudad”, y quería conocer la casa donde vivieron ellos.

Pasapalabra

Definitivamente el programa Pasapalabra estableció un antes y un después en la vida de este joven profesional. Pero más que nada de cómo lo ve la gente, que lo sigue reconociendo en la calle. Le pasó incluso ahora, en este viaje. Hasta en Puerto Natales donde una señora lo reconoció y le pidió sacarse una foto. De tanto en tanto le pasa esto cuando anda por la calle.

“Es increíble lo fuerte que es la televisión. Nunca tuve conciencia de la capacidad de penetración que tiene la tele, hasta que estuve. Me acuerdo que cuando salió al aire el programa, porque se graba un poco antes, estuve una semana sin salir a la calle, y al día siguiente toda la gente me reconocía, me gritaban y saludaban. Fue impresionante”.

Los programas posteriores del concurso los vio hasta junio que viajó a Francia, al regreso retomó algunos capítulos, pero en general dice que le gusta el formato de Pasapalabra.