Necrológicas
  • Moisés González Diz
  • José Miguel Bahamonde Bahamonde

GeoPark anunció próximo inicio de operaciones en pozo Ache X-1 y apuesta por una reactivación sólida

Por La Prensa Austral jueves 20 de agosto del 2015

Compartir esta noticia
1.513
Visitas

Para el cuarto trimestre de 2015 y estimativamente para octubre próximo se estima el inicio de operaciones del pozo Ache de la empresa GeoPark, proyecto de gas localizado en el bloque Fell (operado 100% por GeoPark) distante 180 kilómetros desde Punta Arenas y donde actualmente se desarrolla la etapa de construcción de sus instalaciones, con un estado de avance superior al 60%. Lo anterior, según confirmó ayer el director de GeoPark Chile, Alberto Matamoros, constituyendo una excelente noticia para el rubro, que anuncia su reactivación general de operaciones en nuestra región antes de terminar el año.
Para el inicio de operaciones se requirió previamente levantar un proyecto de ampliación de locación del pozo Ache X-1, lo que implicó una inversión de 9 millones de dólares y que contempla precisamente extender la plataforma del pozo Ache X-1, para instalar equipos en superficie necesarios para acondicionar el gas a especificaciones de venta, ya que el año pasado las prospecciones evidenciaron la presencia de dióxido de carbono (CO2), lo que se requiere sea eliminado como una impureza del proceso.
Para ello se empleará un sistema de separación del gas en dos etapas mediante membranas permeables, en el área Ache. Es decir, se extraerán las impurezas presentes en el yacimiento mediante técnicas que buscan disminuir la concentración de dichos componentes. Esta son las químicas (empleando aminas y carbonato de potasio) y las físicas (utilizando membranas permeables), tras las cuales el gas será deshidratado y transportado a venta por medio de una línea de flujo aprobada en la Resolución de Calificación Ambiental RCA 165/2014. De tal forma este sistema servirá para separar el hidrocarburo gaseoso que llegue de otros sectores del Bloque Fell.
Instalaciones
La superficie de trabajo se desenvuelve en un área de 1,7 hectáreas y adhiere a las 1,6 hectáreas del pozo Ache, con una carga directa de trabajo de unas 50 personas (y unas 100 de manera indirecta) entre la planta y la construcción de gasoducto de 120 kilómetros que es totalmente nuevo. Este último es necesario para asegurar la entrega de gas a los sistemas de suministro que finalmente opera Enap.
El gerente de operaciones, Pablo Martínez indicó que las estructuras (torres y hervidores) son traídas desde Houston, Estados Unidos y arrendadas a la empresa norteamericana Spartan. “Estos son básicamente para procesar y absorber el gas carbónico que produce el pozo. Es una tecnología pionera en Chile y su nueva utilización va a depender del desarrollo. Aquí apuntamos a poder explorar estructuras cercanas que creemos puedan tener las mismas características y por lo tanto esto permite la ampliación de la capacidad de tratamiento y flexibilidad para cualquier éxito exploratorio que esperamos obtener pronto y poder así aumentar la capacidad de entrega al sistema”.
Endulzamiento
Desde las prospecciones realizadas en 2014, cuando se pudo constatar el potencial de producción de 300 mil m3 día estándar de gas en el pozo Ache, las expectativas de crecimiento de GeoPark aumentaron. Esto porque dicha cifra explica cerca de un 30% de la demanda de gas que tiene Magallanes en época invernal, bordeando el millón de m3 y que en verano sólo llega a unos 600 mil m3 día.
En tal circunstancia GeoPark decidió invertir en el actual proyecto de ampliación, siendo la primera vez que se aplicará este procedimiento en una cuenca de Magallanes, desde la aparición de gas con una producción que tiene adherido CO2 (que se debe quitar) y que está presente en una proporción cercana al 28%.
El proceso descrito se llama endulzamiento y precisa de la absorción y desorción con aminas -un derivado del amoniaco- donde se han reemplazado los hidrógenos por una solución orgánica capaz de tomar el CO2 y apartarlo de seno del gas. En este sentido, el ingeniero de Procesos, Claudio Miranda, recalcó este proyecto surge dado que en anteriores labores de extracción de gas, no se daba la presencia de estos índices de CO2 que ameritaran instalaciones de este tipo.
El endulzamiento es viable gracias a tres torres destinadas a la absorción del CO2 desde el seno del gas, con aminas. De esta forma, el gas se extrae en condición limpia, quedando el CO2 en las aminas mencionadas, para luego regenerar éstas en torres posteriores y hervidores de fondo en forma continua, evitando que se produzca pérdida alguna de los productos.
En cuanto a la calificación ambiental para concretar el proyecto de ampliación, la ingeniera en Medio Ambiente, Doroty Rojas indicó que todos los pasos del proyecto están en los tiempos y cumpliendo con los requerimientos del servicio, cuya calificación se logró en abril.
Gran potencial
La planta permite procesar hasta 350 mil m3 día de gas y su aumento en capacidad dependerá del aumento en la cantidad de módulos. En tanto, el gasoducto de transporte permite un máximo de 600 mil m3 día de gas, que es el límite que tiene hoy esta etapa del proyecto. De hecho, más del 40% de las reservas hidrocarburíficas que tiene GeoPark -como compañía global- están localizadas en el subsuelo magallánico y por lo mismo, la empresa ha dispuesto varias válvulas captadoras de flujos, en espera de iniciar pronto nuevas operaciones.
Con este potencial, Alberto Matamoros anunció que la próxima semana se incorporará un equipo para labores de acondicionamiento para la puesta en producción del pozo, trabajo que tomará unos 10 días, es decir antes la terminación de la planta que será el 25 de septiembre.”Este es solamente un pozo y el prospecto que estamos pensando para fin de este año es perforar uno o dos pozos más en este bloque para aumentar la producción a unos 500 mil m3 día de gas, de lo cual se debe restar la porción de dióxido de carbono. De marchar bien, esta planta se ampliaría para manejar ese volumen extra de anhídrido carbónico”, indicó.
Los dos nuevos pozos a perforar en la zona requerirán la implementación de una plataforma nueva y de momento se realizan las evaluaciones técnico económicas para elegir cuál es la mejor ubicación. Por ende, este final de 2015 e inicios de 2016 se perfilan promisorios para Matamoros. “La idea nuestra es reactivar la perforación y si todo marcha de acuerdo a las expectativas, será antes de fines de año y de acompañarnos el precio del crudo, va a haber más actividad”.
Con estas acciones GeoPark espera revertir el impacto ocasionado por la baja del precio internacional del crudo (que bordea hoy los US$50 el barril) y que dejó los avances en faenas de perforación supeditado a sus 6 proyectos vigentes en Chile. Tres de ellos donde tiene participación como operador del 100% (Fell, Tranquilo y Otway) y los bloques Isla Norte (60%), Campanario (50%) y Flamenco(50%), donde mantiene asociación con la estatal Enap.