Necrológicas
  • José Arturo Sotomayor García

Gobernador marítimo: “Nada nos indicaba que esa embarcación estuviese en peligro”

Por La Prensa Austral miércoles 13 de julio del 2016

Compartir esta noticia
199
Visitas

 

Con 10 embarcaciones, seis de ellas de la Armada de Chile, y una aeronave naval, continúan las faenas de rebusca del patrón de la barcaza Valentina, embarcación que naufragó la noche del jueves de la semana recién pasada. Ayer se cumplió la cuarta jornada de rastreo para dar con señales de José Sánchez Cayún, el único de los cinco tripulantes que no ha sido encontrado tras la tragedia. Tampoco se ha dado con algún rastro de la barcaza.

Sin referirse a plazos para lograr resultados, ayer el gobernador marítimo, capitán de navío litoral Oscar Ortiz, se refirió a las labores que se ejecutaron, sin resultado, en las últimas horas para dar con la persona desaparecida.

El oficial explicó que las condiciones meteorológicas el día jueves 7, cuando la barcaza zarpó desde isla Capitán Aracena, no eran favorables, y que eso se había avisado previamente, indicó que “cuando tenemos un margen frontal como el de ese día, ese sector del paso Froward es bastante complicado, y eso el hombre de mar lo sabe, con factores que lo hacen sumamente difícil, y en este momento tenemos que lamentar este accidente”, señaló.

Consultado sobre una eventual responsabilidad de la Armada en la tragedia, Ortiz fue enfático en señalar que “cuando no se tiene la información en un momento determinado, este sistema de alarma que comprende la embarcación, el armador y la autoridad marítima, no se activa, y hasta el minuto de la información entregada por el armador, nada nos indicaba que esa embarcación estuviese en peligro”.

La autoridad marítima explicó en la oportunidad que la barcaza se mantenía en contacto radial con el armador, y no directamente con la Capitanía de Puerto, situación que dada las características de la nave siniestrado es bastante usual, considerando condiciones meteorológicas y geografías, aludiendo a zonas de silencio comunicacional que les impide el comunicar a diario la posición a las naves menores.

Además de indicar que la rebusca que se retomaría esta madrugada, el oficial precisó que tanto el Ministerio Público como la Fiscalía Marítima están realizando investigaciones paralelas para establecer responsabilidades en el hecho.

En ese sentido, trascendió que ya se habrían realizado entrevistas con trabajadores de la Sociedad de Transporte Marítimo Esparza Hernández y Cia Ltda, quienes habría hecho alusión a las malas condiciones que presentaba la barcaza siniestrada, la cual permanecía con extracción de agua constante con motobomba, ya que filtraba el casco, además de problemas en los sistemas de cierre de la compuerta, aludiendo a un seguro “hechizo” fabricado con una cadena, plancha que ante un frente de mal tiempo, pudo haber cedido, permitiendo el ingreso masivo de agua, desencadenando la tragedia en cuestión de segundos.

Con este último antecedente, existe especial interés en la Fiscalía Marítima por inspeccionar la barcaza afectada, embarcación de la cual no hay rastros, ni un punto específico donde buscar, por lo que la Armada dispuso que el patrullero de servicios hidrográficos Cabrales se trasladara a la zona del incidente, a fin de utilizar las herramientas con las que dispone dicha nave para rastrear anomalías en el fondo marino, siendo esta embarcación también en la que permanece a bordo José Sánchez Barría, hijo del desaparecido, quien pidió tomar rol activo en la búsqueda de su padre, solicitud que fue acogida por la autoridad naval.