Necrológicas
  • Silvia Violeta Alvarado Yáñez
  • Silvia Violeta Alvarado Yáñez
  • Elba de Lordes Mansilla Zúñiga
  • Abel Garay Bórquez
  • María Ester Martinich Harambour
  • Pedro Antonio Vargas Ojeda
  • Elba del Carmen Gallardo Barría
  • José Luis Oyarzo Remolcoy
  • Adolfo Soto Carrillo

Trabajador de empresa Areas Verde:“Hace más de un año que no voy a buscar mis medicamentos porque el tiempo que emplee en ello la empresa me lo descuenta”

Por La Prensa Austral jueves 22 de febrero del 2018

Compartir esta noticia
Visitas

Ante el Concejo Municipal, el concejal Arturo Díaz manifestó que muchas de estas personas de la tercera edad preferían no pedir permiso para realizar sus trámites médicos, dada su situación precaria.

En la última sesión del Concejo Municipal de Punta Arenas se dio a conocer una dura realidad que afecta a un grupo importante de adultos mayores, que trabajan en la empresa Areas Verdes, firma a cargo de la recolección de residuos domiciliarios, limpieza de espacios públicos, mantención de áreas verdes, etc., en Punta Arenas.

Según dijo el concejal Arturo Díaz, muchos de ellos presentan diversas patologías crónicas como hipertensión arterial, diabetes mellitus, entre otras y han dejado de hacerse sus exámenes y tomar sus medicamentos debido a que cada vez que solicitan permiso para hacerlo, la empresa a cargo les descuenta el tiempo que emplean en ello.

El edil agregó que gracias a una reunión que sostuvo con trabajadores de Areas Verdes puede conocer la problemática que los afecta. “Hay varios de ellos que son de la tercera edad y presentan patologías crónicas y que cuando solicitan permiso para acudir a sus controles mensuales de salud o bien para retirar sus medicamentos, se les descuentan las horas no trabajadas, siendo éste un lujo que no pueden darse debido a su situación de precariedad, por lo que simplemente varios de ellos han optado por abandonarlos. Pienso que ésta es una situación gravísima que debe ser solucionada a la brevedad”, señaló Díaz.

Propuesta

El edil añadió que el municipio en conjunto con la empresa debieran ser capaces de abordar este tema y para tal efecto propuso lo siguiente: “Se debiera acordar que los trabajadores que sean pacientes crónicos, tengan derecho una vez al mes a ausentarse de su trabajo durante media jornada para poder concurrir a los Cesfam a realizarse sus controles o bien para retirar sus medicamentos y este tiempo no trabajado no debiera ser descontado. Para optar a lo anterior, el médico tratante podría emitir un certificado en el cual se acredite la pertinencia de asistir a los controles antes descritos. Además, al momento de acudir a éstos los trabajadores podrían tener una atención prioritaria por encontrarse dentro de su jornada laboral y así podrían retornar prontamente a su trabajo”, precisó.

Sistema inicuo

Díaz fue crítico al indicar que esta situación obedecía a un problema mucho más profundo a las jubilaciones miserables que recibe gran parte de los trabajadores en Chile por parte del Estado gracias a un sistema de pensiones hecho hace más de 30 años donde las expectativas de vida de las personas no superaban los 70 años. “Las personas ha esta edad no deberían estar trabajando, si no fuera por el sistema nefasto de pensiones que tenemos en Chile. Esto demuestra que las leyes laborales no consideran algunas cosas que debieran ser elementales. Pienso que hay cambios que deben impulsarse para que éstas personas tengan más dignidad en su trabajo, en algo tan básico como el derecho a la salud. Espero que el municipio llegue a algún acuerdo con la empresa y si no que éste absorba el costo de las horas no trabajadas que fue la propuesta que le hice al alcalde, porque haciendo el cálculo esto no superaría el millón, millón y medio de pesos al año, lo que representa una cantidad ínfima del presupuesto”, puntualizó.

Testimonio revelador

En su caminar por las calles de Punta Arenas, con su chaleco reflectante, casco y guantes, La Prensa Austral pudo hablar con uno de los trabajadores afectados, el cual no quiso identificarse para resguardar su fuente laboral. Sin embargo señaló: “Tengo 68 años, soy hipertenso y hace más de un año que no voy ni a mis controles de salud, ni a buscar mis medicamentos. No hay ninguna posibilidad de salir acá, o sea puedo ir, pero me descuentan el tiempo que ocupe en ello. A mí me pagan $380 mil bruto. Me descuentan como $30 mil para salud y me quedó con $340 mil. Soy jubilado, pero gano una miseria, ¿dígame usted qué hago con $140 mil?… No me queda otra que seguir trabajando. Pienso que como éste es un empleo municipal el alcalde debiera darnos algún tipo de solución, ya que somos al menos 30 personas con el mismo problema”, finalizó.