Necrológicas
  • Silvia Violeta Alvarado Yáñez
  • Silvia Violeta Alvarado Yáñez
  • Elba de Lordes Mansilla Zúñiga
  • Abel Garay Bórquez
  • María Ester Martinich Harambour
  • Pedro Antonio Vargas Ojeda
  • Elba del Carmen Gallardo Barría
  • José Luis Oyarzo Remolcoy
  • Adolfo Soto Carrillo

Hasta calle Nogueira se extendió fila para efectuar trámites en BancoEstado

Por La Prensa Austral martes 15 de septiembre del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Otra jornada de puertas cerradas para las sucursales de la entidad.

Aunque los magallánicos ya parecen tener asumido las condiciones a la hora de intentar hacer un trámite en las oficinas del centro de Punta Arenas, ayer la situación en el BancoEstado de Plaza Muñoz Gamero estuvo marcada por una considerable afluencia de personas.

Lo anterior estuvo ligado a una serie de factores, más allá del “tradicional lunes” en materia bancaria. Las sucursales que mantiene la entidad, tanto en el barrio 18 de Septiembre como el ServiEstado de Magallanes con José Menéndez, no abrieron sus puertas como “coletazo” del ataque informático registrado hace algunos días. Además, aún la atención presencial es parcial y las herramientas online parecen insuficientes ante la alta demanda.

“Estoy desde antes de las 9 de la mañana y todavía no llegó ni a la puerta de la municipalidad. Falta que no haya sistema”, señalaba Juan Osorio, una de las ciento de personas que a las 11 de la mañana eran parte de la fila que llegaba a calle José Nogueira.

Mientras tanto, el joven colombiano Fernando Arrieta se sumaba a la fila con evidente malestar que expresaba a viva voz a través de su celular. “No pude encontrar una caja (vecina) que me permitiera depositar y esto es urgente. Imagine, debo hacer una fila que por lo menos me va a llevar dos horas. Ahora estaba llamando a mi familiar para que esperara por el depósito”, lamentó.

Por otro lado, este fin de semana se conoció de los primeros resultados de las pericias tras el ataque al sistema informático del banco. Y aunque puede sorprender a muchos, las diligencias preliminares apuntan a que los autores fueron hackers de Corea del Norte.