Necrológicas
  • Ana Oyarzún Peñaloza
  • Soledad Gutiérrez Ruiz
  • Rodrigo Pacheco Obregón
  • Fresia Gallardo Gallardo
  • María Hermelinda Cárdenas Ojeda
  • Vanessa Ruiz Contreras

Padre de joven Gonzalo Muñoz: “Hay responsabilidades que aún no se han asumido y eso me duele”

Por La Prensa Austral jueves 15 de febrero del 2018

Compartir esta noticia
2.782
Visitas

Tras la violenta golpiza que sufrió por funcionarios de Carabineros de franco y un guardia de seguridad, Gonzalo Muñoz del Campo tiene poca respuesta cerebral al medio externo y está en un estado neurovegetativo persistente.

Ha pasado poco más de siete meses de la brutal agresión que sufrió el joven Gonzalo Muñoz del Campo, de 22 años, por parte de carabineros de franco y personal de seguridad, pero el joven continúa luchando por su vida, en un proceso en que cada nuevo gesto da esperanza a sus padres, Alejandro Muñoz y Andrea del Campo, a que su hijo pueda volver a comunicarse.

Movidos por la fe en Dios, los papás hacen vigilia en la sala de espera de la Unidad de Paciente Crítico del Hospital Clínico de Magallanes para luego ir a ver a Gonzalo, en dicho servicio ya los conocen por su cercanía y amabilidad. El joven lleva poco más de siete meses internado. “Gonzalo está estable y ha superado todos los pronósticos”, explica el papá Alejandro Muñoz, quien le ha confiado a Dios la recuperación de su único hijo y agradece a las personas que se han sumado a las cadenas de oración por Gonzalo.

Alejandro Muñoz explicó que Gonzalo está neurovegetativo. “Sigue durmiendo, pero ha tenido algunos signos que nos hacen pensar que en algún momento puede revertirse su estado, no espero que vuelva a correr o caminar pero sí que se pueda comunicar otra vez. El tiene sus ojos abiertos, pero no sabemos si nos ve, en ocasiones puede seguir la voz y reconocer a las personas”, explicó el papá.

A Gonzalo le sacaron la traqueotomía, de manera que puede respirar y maneja sus salivas, eso significa que es posible que pueda comer en un futuro, pero ese es un sueño para más adelante, por ahora el está con un botón gástrico. “Ahora lo están sentando, aunque se necesitan tres personas, pero es un ejercicio para que en un futuro pueda tener una silla neurológica, cosa que en algún momento podamos acercarlo a la ventana o sacarlo a tomar aire”, comentó el papá.

Tras siete meses internado en el Hospital Clínico de Magallanes, Gonzalo se encuentra estable, ha superado las descompensaciones y los estados febriles. Pero, tiene poca respuesta cerebral al medio externo y está en un estado neurovegetativo persistente.

En teoría el estado neurovegetativo se puede mantener en el tiempo, pero esa es una situación que depende de la condición de cada paciente, si hay otras lesiones y del tiempo que lleva internado.

La posibilidad de
dejar el hospital

Para esta familia, que debió dejar su hogar en Puerto Natales, la posibilidad de que Gonzalo deje el hospital está en que puedan vivir en una casa que tenga las instalaciones necesarias, incluyendo un dormitorio que permita la instalación de los soportes médicos con que cuenta en la Unidad de Paciente Crítico. Es en este contexto, que el gobierno regional se comprometió a entregar a la familia una vivienda para establecerse y dar a Gonzalo la mejor calidad de vida posible.

Ante la consulta, el papá de Gonzalo explicó que el compromiso de entregar una vivienda está avanzando y se espera que la empresa Salfa realice las adecuaciones necesarias a una vivienda que ya fue entregada. Una vez finalizados los trabajos, el joven podría abandonar el hospital, aunque permanecería con atención médica domiciliaria.

“Hay una atención que es domiciliaria y que al menos es por un tiempo y luego pasa a un Centro de Salud Familiar y vamos a hacer los contactos con el Centro de Rehabilitación. Tenemos esperanza en que las cosas se van a dar para que Gonzalo tenga una vida digna y que no le falte nada, que no le falte el médico, el kinesiólogo, y vamos a luchar por eso”, dijo el papá, quien agrega: “Gonzalo nos ha demostrado que se puede, que es posible, él ha superado todo, las neumonías, las fiebres y convulsiones y lo fue salvando todo y ahora está estable con buenos signos y de irse de alta se iría sin traqueotomía ”

Proceso judicial

Para el papá no hay nada que justifique la agresión, ni a Gonzalo, ni a sus amigos. “Gonzalo era muy respetuoso, el respetaba a las personas y lo exigía para sí mismo, mi hijo decía que su mejor arma eran las palabras”, explica, asegurando que es por eso que lo que sucedió les duele tanto.

Explicó que como padres están confiados en el fiscal Eugenio Campos, quien está a cargo del caso, Al respecto, señalan que el persecutor “es una persona muy rigurosa, que hace su trabajo, además fue a ver a Gonzalo al hospital. Pensamos que es la persona adecuada en el momento preciso, que se hizo cargo de esto”, dijo, agregando que ya se está terminando la etapa investigativa, por lo que pronto comenzarán los juicios, primero la preparación y luego el juicio mismo.

Responsabilidades
no asumidas

En medio de este proceso, Alejandro recordó que el día de la agresión, un mayor de Carabineros le bajó el perfil al bestial ataque, señalando que (los policías) iban de franco y que no eran responsables (la institución) por lo que hacían cuando estaban de franco. “Si bien las responsabilidades son personales, también hay responsabilidades institucionales. Quienes estaban a cargo de la institución, siguen al mando, pero ellos debieron notar que había personas con antecedentes judiciales en las filas. Hay responsabilidades que aún no se han asumido y eso me duele, no es que me moleste sino que me duele. El problemas es que no se asumen las responsabilidades. Por eso es que la gente no confía”.