Necrológicas
  • Arsenio José Campos Soto
  • Emilia Sánchez Saldivia
  • Carlos Chandía Vargas
  • Adriana Henseleit de Martínez

“Hay un 70% de la flota de pesca operando en dicho lugar y no están los espacios en los aviones para nuestra gente”

Por La Prensa Austral domingo 16 de septiembre del 2018

Compartir esta noticia
1.458
Visitas

– Lo descrito es parte de un petitorio que versa, entre otros puntos, sobre la reconversión del sector y la forma de acelerar proyectos de infraestructura en muelles y caletas.

La reconversión del sector y la posibilidad de explorar nuevas rutas de desarrollo, entre ellas la de prestación de servicios a la acuicultura, plantearon representantes de la pesca artesanal a la intendenta María Teresa Castañón.

El miércoles de la semana pasada la Asociación Gremial  Zona Austral A.G de Pescadores Artesanales y Transportistas de Magallanes, encabezada por Rosa Oyarzún Mansilla, se reunió con la intendenta, a quien dieron a conocer las principales materias de interés para el sector y que ya se elevaron a distintas autoridades regionales y nacionales en abril de 2018.

Una de ellas dice relación con la necesidad de buscar nuevas alternativas para el desarrollo del rubro. “El aumento de embarcaciones en el sector no se ha detenido, entonces vemos posibilidades de incorporarnos en prestaciones de servicios para la acuicultura. A razón de aquello, nos preocupa la lentitud que se ha ido generando al momento de definir los cambios propuestos, hecho provocado posterior a la tramitación legal e instalación de centros de cultivo en lugares asignados”, se indicó.

Un segundo aspecto expuesto a Castañón tiene que ver con que se incremente el transporte aéreo permanente a Puerto Williams. “Hay un 70% de la flota pesquera artesanal operando en dicho lugar y no están los espacios en los aviones para el traslado de nuestra gente. Se requiere avanzar con la apertura de las rutas Puerto Toro-Puerto Williams, Vicuña–Yendegaia y en Punta Arenas la tuta hasta Cabo Froward, de manera de llegar a las caletas bahía Escondida y bahía el Aguila”.

Reconversión

Entre otras preocupaciones del sector, citaron la denominada ‘Reconversión Pesca Artesanal’, toda vez que en esta actividad las variantes climáticas inciden en la disminución de los volúmenes de extracción de los recursos de interés comercial y, por consiguiente sumando el factor de lejanía, genera mayores gastos en sus operaciones.

“En noviembre de 2015 se logró llegar a un acuerdo general de aprobar relocalizaciones de 14 lugares propuestos. Trece de ellos fueron resueltos en un trabajo realizado entre la industria salmonera, la pesca artesanal y el sector turismo. El sentido del mismo fue lograr la regionalización de los servicios y las reconversiones para aquellos armadores y pescadores que así lo deseen, siempre buscando descongestionar el sector artesanal”, dijeron junto con valorar, en este sentido, el apoyo de la salmonera Nova Austral S.A. “Existe la voluntad de la empresa de ofrecer la puesta en marcha de un ‘plan piloto’ dirigido a todos los pescadores y armadores que tengan la solvencia necesaria dentro del sector, ya que la inversión por cada embarcación supera los 250 millones de pesos. Al concretarse este proyecto, se genera mano de obra, una cadena de servicios regional y permite crecer social y económicamente a nuestra región”, afirmaron.

Además de lo expuesto, los pescadores plantearon otros puntos como la importancia de contar con motores de mayor capacidad -pasar desde 55 a 400 HP-, para no sólo lograr mejoras productivas, sino también de seguridad.

Por otro lado, plantean que se inicie un diálogo franco de parte de la autoridad con las comunidades kawésqar, dado que -según sostienen los artesanales- una gran cantidad de trabajadores del sector y de acuicultura son originarios de este pueblo ancestral.

Los artesanales sostuvieron además la importancia de mantener los espacios marinos de la región alejados de la contaminación que se podría generar con el tráfico de naves que surcan nuestros mares y provenientes de otras regiones; que se aceleren los proyectos de infraestructura en muelles y caletas de pescadores, para acceder con holgura a las cargas y descargas de sus productos. Así también reflotaron la idea de instaurar un sello regional de la centolla, de manera que, al momento de su exportación, tanto su calidad como el origen sean reconocidas en el mercado internacional como un producto de Magallanes.

Finalmente, señalaron a la intendenta que, en administraciones anteriores, la mayoría de las propuestas expuestas por el sector para propiciar el crecimiento social y económico de sus familias y la región no obtuvieron respuestas, por lo que esta vez esperan ser tomados en cuenta.