Necrológicas
  • Marta Irma Muñoz Cárdenas
  • Emelina Ayala Gajardo
  • José Arturo Sotomayor García

“Hemos tenido que dar 1.800 soluciones en menos de dos años; eso para mí es algo explosivo”

Por La Prensa Austral lunes 25 de julio del 2016

Compartir esta noticia
362
Visitas

Roberto Martínez Arriaza
rmartinez@laprensaaustral.cl

Un año no exento de complicaciones le ha tocado enfrentar al secretario regional ministerial de Vivienda y Urbanismo, Fernando Haro Meneses, quien ha tenido que lidiar con algunas situaciones como el estancamiento en Contraloría del plano regulador, el resurgimiento de la protesta por el acceso a la vivienda de la toma Puño en Alto, los falsos operarios que han estafado a cientos de personas, entre otros escenarios que -según aclara- “han sido bien abordados”.
No obstante, el seremi se muestra optimista, amparado bajo la gestión que ha comandado por casi dos años y sacando cuentas alegres con los resultados que ha logrado obtener, lo que ha favorecido el hecho de poder superar la meta estipulada llegando a entregar el triple de proyectos habitacionales que estaba establecido como objetivo para la fecha.
“Al asumir la administración nos encontramos con una caída en la construcción de viviendas que había sido importante. Se había llegado a una media de 300 viviendas por año, lo que es muy bajo para la región, entonces hubo una primera etapa en la que se ordenó este delta que había, que obviamente era insuficiente. Lo primero que se hizo como acción fue que desde el Ministerio a nivel nacional se indicó que no se entregarían más subsidios que no estuvieran asociados a un terreno y a un proyecto, que es algo que la gente generalmente desconoce. A nivel regional, fue la propuesta de levantar el convenio de programación, que fue muy rápido y que nos permitió establecernos un piso de doblar esta cifra de las 300 viviendas y llegar a una media de retomar el histórico de 600 viviendas anuales lo que en el global del convenio nos arroja 3.600 viviendas en el sexenio hasta 2020. Nos propusimos estas 600 y hasta el día de hoy estamos en 1.018 , por lo tanto hemos cuadruplicado en ese sentido la entrega de viviendas a familias”, consignó, agregando que “si uno mira las cifras, está prácticamente todo concentrado en Punta Arenas, pero en el caso de Porvenir ya está listo más del doble de viviendas que se hicieron al día de hoy en cuatro años de una administración anterior, con Lomas de Baquedano que son 120 viviendas y 120 más en el caso de John Williams. Ha sido difícil y han acudido muchas competencias, como lo es el caso del Plan de Zonas Extremas que es otra medida esencial para la adquisición de terrenos, el trabajar intersectorialmente con el Sag para hacer cambios de destino, como lo fue el caso del conjunto Kajeko en Puerto Natales, que eran proyectos que estuvieron postergados durante muchos años”.
De la misma forma, el titular regional del Minvu hace un análisis personal que atañe al cambio de cultura en los magallánicos, aspecto que ha vislumbrado en la forma que tiene cada persona de habitar los territorios.
“Acá hay algo que pareciera que no encajara, porque la tasa de natalidad en Magallanes no es tan explosiva frente a la cantidad de viviendas que pareciera que se requiriera y esto ha significado que más o menos manteniendo la población que tienen las distintas comunas de la ciudad se van expandiendo, y sin embargo, la cantidad de habitantes sigue estando. Creo que ha habido algunos aciertos y cambios culturales en esto y en el hecho en que las familias grandes, que antes residían en una sola casa, característica que era muy propia de la Patagonia, ahora han emigrado desde ese núcleo familiar a la segunda vivienda en el propio sitio, y estamos en el peak de donde esto está siendo más evidente, lo cual lo podemos advertir en gente muy joven que está obteniendo los subsidios”, argumenta.
Asimismo, Haro desestima que haya una explosiva demanda para acceder al sueño de la casa propia, enfatizando en que “hemos tenido que dar 1.800 soluciones en menos de dos años, eso para mí es algo explosivo. Lo otro creo que no está en la escala”.
“Nosotros obviamente tenemos que ceñirnos a un proceso que tiene que ser ordenado respecto a la solución de estos requerimientos habitacionales de las familias. Tengo el análisis de que acá se nos invocó a ejecutar más pero también mejor, y nadie duda de la calidad de las viviendas que se entregan en Punta Arenas hoy en día y están absolutamente lejos de ser una vivienda básica (…) Podemos decir con orgullo que las viviendas sociales que se entregan en Magallanes son las mejores de Chile, que tienen otros estándares de mediciones técnicas, de aislación, etc. Pasamos de la ventana de madera y llegamos a la de PVC, en algunos casos con termopanel, las casas son alfombradas, a los baños no hay que hacerles absolutamente nada. Estamos llegando a un nivel que nos tiene bastante conformes respecto a la calidad de las viviendas”, certificó con absoluta convicción.
Ante las innumerables críticas de distintos sectores sociales, las que apuntan a la tipología que presentan actualmente las viviendas que se entregan en la región, que no corresponderían a la realidad de cada grupo familiar, el secretario regional ministerial argumentó que “resulta un poco ineficiente e inoperante que uno le estuviese entregando la misma solución habitacional a una familia de ocho personas que a una monoparental, por ejemplo. Entonces, creemos ahí que hace falta el incorporar otras tipologías a las ya existente. Se ha avanzado porque ya está el modelo de los proyectos de barrios integrados que apuntan hacia esa dirección, que ya están en ejecución y no hacen distinción socioeconómica sino que es básicamente la misma vivienda pero con más o poco menos de metros cuadrados, pero el estándar es el mismo”.
– ¿Está de acuerdo que el Estado debería garantizar el derecho a la vivienda?
– “Por la experiencia que conozco, tanto la nacional y también por la que he visto en otros lados, efectivamente creo que es así. Ahora, el cómo tú organizas esa demanda para nosotros es un proceso que este Ministerio tiene 50 años ya de experiencia y creo que esa experiencia no es gratuita. En ese sentido, un riesgo que podríamos correr y que a veces nos planteamos es que debido a la calidad de las viviendas que estamos entregando esto se vaya a convertir en un bien de consumo, porque algunas son efectivamente muy buenas, y por lo tanto se nos abre un camino respecto al trabajo legislativo que hay que hacer respecto al tema de la vivienda, el cual debe estar ordenado y mínimamente regulado. La discusión que se arma en torno al derecho constitucional, por ejemplo, me parece que el escenario de hoy día es el óptimo para esto, pero también por buena que sea la vivienda tampoco se puede convertir en un bien de consumo y por lo tanto los procesos de selección por lo mismo tienen que ser muy ordenados y muy acotados”.
Toma Puño en Alto
El pasado viernes 27 de mayo, dos de los parlamentarios que representan a Magallanes en el Congreso se comprometieron a terciar con los miembros del gobierno regional para reemprender las conversaciones y conformar una mesa de trabajo que otorgue soluciones a las pretensiones de los pobladores que integran la toma Puño en Alto, las cuales apuntaban a reunir dinero para comprar un terreno ofrecido por un menor precio por el reconocido ganadero Jaime Gutiérrez Varillas, situación que según asevera el seremi del Minvu, nunca le fue comunicada y que “se enteró por la prensa” de estas determinaciones ya pactadas. En ese sentido, reiteró las palabras que ha pronunciado desde que estas exigencias emergieron por vez primera.
“Si quieren hacer demandas tienen que ser ordenadas porque finalmente esto perjudica a las familias que venían con un proceso ya ordenado donde nosotros tenemos terrenos que vamos adquiriendo y nos vamos programando para la organización. Además, hay que ver el crecimiento de la ciudad también, tenemos la intención ahora de crecer hacia el lado norte, por lo tanto tratamos de llevar un proceso que sea ordenado. Ellos nos han pedido mucha información pero sin embargo a la inversa no ha sido igual. A lo que se les ha convocado en definitiva es que lo antes posible se incorporen al proceso normal de esto. Hay que recalcar que la gente hasta el día de hoy que permanece ahí está en un terreno que es privado a cuyo propietario, por parte de nosotros, se le ha hecho saber de esta situación”, reafirmó.
No obstante, y consultado por la solicitud de los pobladores para que el Servicio de Vivienda y Urbanización (Serviu) complemente la eventual compra del terreno con un proceso de urbanismo, en el cual ellos pudieran elegir el diseño de su entorno y hasta el nombre de los pasajes de las calles, Fernando Haro fue tajante en aclarar que la antedicha petición es inviable y que no está dentro de lo que la ley faculta.
“Ellos se tienen que organizar como cualquier grupo porque la experiencia es buena. Si yo estoy dando estos números es porque uno lo que espera es que estén dentro. Lo que yo no puedo hacer obviamente es ir a organizar un terreno que es particular y generar las condiciones para que se levante de la noche a la mañana algo por el costado. Esto no es viable, y no de voluntades sino que no es viable legalmente. ¿Cómo yo obtengo un permiso de edificación de un loteo de un terreno que es particular?. Esto es lo que me lo impide”, dijo mostrando la Ley y Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones.
Falsos operadores
Luego de que a inicios de este año aparecieran supuestos operadores que solicitaban dineros para ubicar a las personas que integraban agrupaciones para la vivienda en distintos proyectos habitacionales emplazados en ciertos sectores de Punta Arenas, los cuales no serían viables o no dispondrían de cupos para acceder a ellos, estafándolos por millonarias sumas de dinero, el secretario regional desestimó la idea de que el Minvu dispusiera de un catastro que advirtiera a la gente de quienes son los que han cometido estos delitos utilizando la imagen del Serviu, como lo es el reciente caso de Patricia Mireya Ojeda Ojeda, quien ha sido procesada en reiteradas ocasiones por la misma causa.
En ese sentido, Haro señala que “se ha judicializado este tema. Hemos concurrido con las familias a tribunales y las hemos acompañado aún cuando muchas veces en la mayoría de estos casos hay que entender que son hechos entre terceros”.
A su vez reconoció que se han visto sobrepasados por la creación de estas agrupaciones mediante las redes sociales, indicando que “hay que diferenciar cuándo son formales y cuándo no, o sea, una agrupación no se puede formar de verdad al alero de una página de Facebook, que es algo que hemos visto mucho y que le hemos hecho ver a la gente hasta el cansancio. Las personas solamente tienen que concentrar sus ahorros en su vivienda, nadie les puede pedir plata por incorporación y el listado de las entidades patrocinantes está disponible en nuestras oficinas. Lo hemos dicho hasta el cansancio”, puntualizó.