Necrológicas
  • Maritza Saldivia Alvarado
  • Rodolfo Ernesto Regueira Ferrari
  • Luis Ernesto Cofré
  • Juan Ariel Cavero Guinado

Hermanos Rogel, campeones del fútbol magallánico

Por La Prensa Austral sábado 13 de enero del 2018

Compartir esta noticia
394
Visitas

Hablar de Rodolfo y de Sergio Rogel Ruiz es evocar una de las épocas más gloriosas del fútbol magallánico. Ambos formaron parte de ese recordado plantel que ganó el Nacional Amateur de 1980, en una apasionante definición a penales contra Temuco, final jugada en el estadio Fiscal de Punta Arenas. Y fue “Checho” el encargado del lanzamiento que le dio la copa a Magallanes.

“Terminamos de jugar y en el estadio había once mil personas. Nos quedamos con el ‘Negro’ Henríquez, a lo que terminó el partido y nos perdimos del resto de los jugadores, que se fueron en bus al centro de la ciudad. Y nos quedamos solos. Así que nos fuimos trotando del estadio a la plaza, acompañados de cómo 500 personas”, es la anécdota que recuerda “Fito” Rogel, de ese inolvidable campeonato.

Ambos son oriundos de Castro, Chiloé, hijos del matrimonio entre José Emiliano Rogel Rogel y Dorila del Rosario Ruiz Cárdenas. Sin embargo, pese a que tienen ocho hermanos, fueron los únicos que se dedicaron al deporte, más por su entorno que por influencia familiar. “Nadie nos instó, más que nada el sector donde crecimos, todos jugábamos fútbol, era la base de la selección de Castro, en la avenida Pedro Montt, y nos gustó jugar de chiquititos. Yo jugué en la selección adulta a los 15 años, fui puntero derecho de esa selección, en una época en que el fútbol movía mucha gente”, recordó “Fito” Rogel en su negocio de repuestos y artículos para vehículos “El Balón”.

Rogel llegó en 1976 a la región con 18 años. Tenía familia acá, porque para nosotros los chilotes, Magallanes es como la ‘Tierra prometida’ hasta no hace mucho. No hay chilote que no tenga un pariente. Me vine solo, después vino Sergio, yo soy de 1965 y él del 70”, apuntó Rogel, que antes había jugado profesionalmente en Iberia de Los Angeles, cuya situación económica llevó a que buscara mejores perspectivas laborales.

“Mi idea era venir, cumplir y después regresar, pero acá gané mucha plata, trabajé de administrativo, en el frigorífico, primero en Tres Puentes y después vino la Empresa Automotriz del Norte, que traía estos vehículos Pony. Me enseñaron y me metieron al departamento de Contabilidad. Empecé a jugar al año siguiente, por Sokol, después fui a Prat, Español y Scout. Después tuve un paso en Libertad, de la 18. Tres años estuve, gente muy cariñosa, no querían que me retirara”, contó Rodolfo Rogel.

Ese vínculo incipiente con la región se intensificó con su campaña en ese plantel del año ’80, que consiguió el título nacional amateur. De ahí siguió destacando con cada camiseta que defendió: “Siempre jugué de central, último hombre y de volante central. Después me fui al Prat, pasé a Scout, Dima, siempre me moví por amistades, que me convencían, porque ya estaba convencido que no iba a volver al fútbol profesional. Mi último club fue Libertad, en la 18. Mi hermano jugaba de defensa igual, en Scout coincidimos. Su primer equipo fue independencia, en la 18 y en Scout nos encontramos y de ahí no nos separamos más, jugamos fútbol, baby, futsal, seniors. Siempre de central, muchos años fuimos dupla”, rememora.

Rodolfo Rogel actuó hasta pasada la barrera de los cuarenta años, y al ser el último hombre y capitán, era lógico que iba a continuar en el camino de la dirección técnica. “Hace como unos 15 años me retiré. Fui director técnico y jugaba. No tuve problemas con los jugadores, pasé a ser las dos funciones y al año siguiente dejé definitivamente. Soy muy amistoso pero no me tiembla la mano para tomar decisiones, porque este deporte es un hobbie, pero con mucha responsabilidad”, enseñó.

Pero mientras desarrollaba su carrera como entrenador, no abandonó la práctica deportiva, ya que juega baby fútbol y futsal. En esta última disciplina, “fuimos a Buenos Aires a un campeonato, ‘Checho’ era el goleador. El después jugó de centrodelantero, cuando se vino de Independencia a Scout vino como centrodelantero, incluso con la selección de la 18 fue a un Nacional en Arica y en los senior siempre fue goleador”.

Durante dos años fue el DT de Libertad, y de ahí asumió en la selección de la 18, para después dirigir a Cosal, “donde ganamos todo, un equipo muy poderoso. El 2007-2008 en Cosal, estaba Mario Galindo en la selección, la dejó y me llamó. Y he sido técnico ininterrumpidamente hasta hoy”, añadió. Aquí, Rogel marca otro hito, al ser el técnico que llevó a la región a ser nuevamente campeón nacional amateur, ahora de visita, en Vallenar.

“El equipo lo clasificó Mario Galindo y después lo tomé yo. Me gustan los equipos que jueguen bien, pero no los jugadores cómodos. Por mucho que seamos amateur, hay que tener dinámica, no se trata sólo de correr, pero la idea es tener técnica en velocidad. Después fuimos a El Quisco fuimos a defender el título pero solamente se nos permitió llevar solamente 16 jugadores. Pero por los lesionados, llegamos casi con 12. No teníamos cambios y no nos fue bien”, indica Rogel.

El vínculo con ese equipo no se ha cortado pese a los años, y como este año se cumplen 10 de aquel campeonato logrado en Vallenar, el plantel se comunica por WhatsApp a la espera de poder concretar un partido de homenaje. Mientras tanto, “Fito” Rogel continúa desarrollándose como técnico de la selección de Punta Arenas, a la que quiere llevar como ayudante a su hermano Sergio, para prolongar la tradición de los Rogel en el fútbol magallánico.