Necrológicas
  • María Cristina Vicente Salles
  • Elizabeth María Petignani Tafra
  • Daniel Omar Reinuaba
  • Héctor Reinaldo Navarro Lizama
  • Víctor Jesús Díaz Muñiz
  • Juan Carlos Soto Velásquez
  • Julia Inés Catalán Fabres

Historias de jóvenes que mediante el trabajo superaron el estigma de haber infringido la ley

Por R Martinez lunes 30 de julio del 2018
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
Visitas

Jonathan Vargas Vargas y Dilan Sandoval Sánchez en algún momento de su vida cometieron un error, situación que para la mayoría de las personas con antecedentes delictuales suele ser compleja al momento de reinsertarse en la sociedad, y sobre todo al querer postular a un trabajo, ya que suele ser determinante en muchas ocasiones este factor a considerar por las empresas o empleadores.

Y aunque este escenario es un estigma para quien pretende reemprender el rumbo en su vida, ambos jóvenes tuvieron la oportunidad luego que infringieron la ley de ser parte de la Corporación Opción, siendo beneficiarios del Programa de Intermediación Laboral (Pil), el cual apunta a mejorar las condiciones de empleabilidad de los jóvenes que son derivados por los programas de sanción de parte del Servicio Nacional de Menores.

“La experiencia en el Programa de Intermediación Laboral (Pil) aquí en Punta Arenas ha sido muy satisfactoria, en cuanto a las funciones y todas las herramientas que el mismo entrega a los jóvenes, para que uno surja y pueda emprender en lo laboral, siempre estando coordinándose con uno y con las empresas a las cuales podemos integrarnos. Ha sido una experiencia agradable. Desde el momento en que ellos deciden integrarnos al programa, te dan las herramientas necesarias y el apoyo, que es lo que realmente a uno lo ayuda. No en todos lados quieren recibir a una persona que tiene antecedentes, entonces frente a la mano de ayuda que entrega el programa Pil todo eso se puede lograr”, explicó Jonathan, quien hace un mes y medio trabaja para el Doggis del mall Espacio Urbano Pionero.

Relató que sin saber nada, en el poco tiempo ha podido ir aprendiendo nuevas experiencias y hacer nuevos amigos, en un entorno que implica muchas veces combinar la inmediatez con la atención a público. Pero afirma que lo que más le gusta de esta segunda oportunidad, es que siempre quiso interiorizarse en el área gastronómica, y el haber sido contratado en el local de comida rápida lo ha motivado a seguir adelante en lo que en algún momento se había propuesto.

“Escogí el Doggis porque siempre me ha gustado lo que es la cocina, y además el trabajo tenía una vinculación con la gastronomía, que es algo que me gusta. Desde el primer momento decidí poner toda mi disposición, me costó harto de primera ambientarme a la rapidez de lo que es un local de comida rápida. Hay que tener todo al margen de la clientela, uno no puede retrasarse con los pedidos sino que hay que estar siempre fluyendo para satisfacer al cliente”, agregó.

Por otra parte, Dilan optó por el rubro de la construcción, siendo recibido por la empresa Recasur, donde le ofrecieron un empleo, posibilidad que muchas veces le puede cambiar la vida a una persona.

“Esto me ha ayudado bastante, para lo que necesite ellos siempre han estado ahí. Yo antes de esto trabajaba en la esquila, en el campo, pero después que tuve mi problema me derivaron a la Fundación Opción y cuando cumplí los 18 años me ofrecieron esta oportunidad de optar al programa Pil con el objetivo de buscar un trabajo. Me siento bien ahí en el poco tiempo que llevo ahora y me gustaría quedarme trabajando. A todos quienes fuimos beneficiados con este programa nos ayudó bastante a reinsertarnos en la sociedad, porque siempre cuesta conseguir algún trabajo cuando por algún motivo cometemos un error”, aseguró el joven.

Ambos jóvenes, junto a otros cuatro beneficiados fueron reconocidos por su esfuerzo y compromiso el pasado viernes, ya que en un mes y medio han mantenido una adecuada inserción laboral gracias al programa Pil, que realiza una alianza estratégica con empresas regionales y cadenas nacionales, como por ejemplo Recasur, Automotora Guic, Areas Verdes Ltda, las constructoras Bravo e Izquierdo, Salfa, Socrade y Vilicic, Café History, Nexxo, Funfood (con la representación de Doggis y Juan Maestro), las cuales garantizan cupos laborales con jefaturas comprometidas donde se facilita la inserción de los nuevos trabajadores.

El director (s) regional del Servicio Nacional de Menores (Sename), Mario Miranda, detalló que “el estigma siempre va a estar, es un prejuicio que cuesta erradicarlo, pero la experiencia nuestra es que las empresas cada vez más se abren a esta posibilidad, porque también está el respaldo del programa Pil, del equipo psicosocial, que valida y acompaña a los jóvenes cuando acceden a la oportunidad laboral”.

Actualmente, el 69 por ciento de los jóvenes ingresados durante el último año de ejecución ha presentado inserción laboral, mientras que el 34 por ciento de ellos han tenido al menos en dos oportunidades en alguna empresa con convenio vigente con el programa, en el cual se han atendido 27 jóvenes al día de hoy.