Necrológicas
  • Filomena Barría Mancilla
  • Peter Eladio Frías Gómez
  • Rudecindo Segundo Alvarado Mansilla
  • María Patricia Vargas Fuentes

Hospital entregó primera bomba de insulina por la Ley “Ricarte Soto”

Por La Prensa Austral lunes 10 de septiembre del 2018

Compartir esta noticia
92
Visitas

Un importante hito marcó la vida de Janet Mc Lean Ojeda, natalina de 51 años diagnosticada con diabetes tipo 1 el año 1981. Ella fue la primera magallánica en recibir en el Hospital Clínico la bomba de insulina que garantiza la Ley 20.850, conocida popularmente como “Ricarte Soto”.

De acuerdo a lo informado desde el centro asistencial, Janet Mc Lean ha podido sobrellevar esta patología con optimismo y disciplina, aunque recalca que en un comienzo fue muy difícil, la muerte de un hijo por coma diabético fue lo que gatilló en el cambio de su comportamiento y sobre todo, entender que tenía una enfermedad que la iba acompañar el resto de su vida. “Me costó mucho afrontar la enfermedad porque era una niña pero después con los mismos consejos de los doctores fui tomando conciencia y entendí que si no me cuidaba iba a quedar ciega o simplemente morir”, comentó.

Es que su disciplina y rigurosidad en el cuidado de su enfermedad fue uno de los factores que permitieron la entrega de este dispositivo. “Las condiciones para poder presentar los casos de diabetes tipo 1 a la Ley ‘Ricarte Soto’ son pacientes que tengan una adecuada adherencia al tratamiento y que realicen un conteo o pesaje de carbohidratos”, señaló el doctor Cristián Fernández, endocrinólogo de la Unidad de Endocrinología, Diabetes y Nutrición del Hospital Clínico.

La bomba de insulina es un dispositivo de última generación que posee un reservorio que se conecta a un catéter con un teflón subcutáneo. A través de ese catéter se aplica la insulina. El aparato permite ser usado todo el día y tiene un sensor que predice cuando se acerca un estado de hipoglicemia y programa de manera gradual las dosis que requiere el paciente.

El 85% de los diabéticos poseen diabetes tipo 2 y sólo el 10% la diabetes tipo 1.  “Esta bomba de insulina es sólo para pacientes diabéticos tipo 1, que es la diabetes que se produce porque las células del páncreas que producen insulina se destruyen más o menos rápidamente por unas defensas que se equivocan y destruyen esas células; entonces son estos pacientes los que necesitan la insulina para vivir”, destacó el especialista.