Necrológicas
  • Luis José Rodolfo Mansilla Cárcamo
  • María Orfelina Almonacid Miranda
  • Enrique Guillermo Bacho Herrera

Impacta la “muerte súbita” de un alumno de cuarto medio del Liceo San José

Por La Prensa Austral jueves 25 de junio del 2015

Compartir esta noticia
764
Visitas

Un duelo inmediato, sumado a una jornada de reflexión, generó la nefasta noticia que desde muy temprano de ayer comenzó a circular en la ciudad, luego de que el joven de 17 años, Jaime Nicolás Andrade Quinchamán, alumno del Liceo Salesiano San José, fuera encontrado sin vida en su domicilio de la villa Cardenal Raúl Silva Henríquez. Su repentino fallecimiento resulta inexplicable para sus compañeros y docentes, ya que el malogrado estudiante gozaba de buena salud, era un deportista activo y un orgulloso bailarín de cueca.

El desenlace fatal quedó al descubierto cerca de las 7 horas cuando familiares lo fueron a despertar y éste no respondía. Personal del Samu sólo se limitó a certificar su fallecimiento, el cual había ocurrido varias horas antes.

Inciertas son las causas que provocaron el deceso de Jaime, aunque todo apuntaría a un factor médico, situación que no deja de ser inesperado para sus cercanos, ante la intensa actividad que sobrellevaba, con la práctica de fútbol y baile como principales pasatiempos.

Sus restos fueron trasladados al Servicio Médico Legal donde se le practicó la autopsia de rigor. Por ahora el caso estaría siendo catalogado como “muerte súbita”, lo que significa que la causa ha sido “indeterminada, en estudio”.

Destacado alumno

El alumno salesiano fue recordado como un compañero apreciado y de buen rendimiento académico, quien en la actualidad además de cursar cuarto año medio en el Aliberti, ejercía el cargo de tesorero del Centro de Alumnos del Liceo San José.

El presidente del Centro de Alumnos, Juan Pablo Molina, recordó a Jaime como un joven muy comprometido con sus compañeros y con gran empatía con la comunidad educativa.

“A mí me llamaba mucho la atención lo trabajador que era, tanto adentro como fuera del colegio, era muy querido por su curso, y lo conocían mucho porque era jugador de nuestra selección de futbol, pero más reconocido era por ser bailarín de cueca, eso lo motivaba mucho”, evocó Molina, quien aseguró que tras confirmarse su deceso, esto generó conmoción entre el alumnado, especialmente en los tres cuartos medios del liceo.

Intentarán acompañar tanto en el velorio como en el funeral a la familia de su compañero, por lo que ya organizaron algunos turnos de guardia de honor en torno al féretro.

Los sentimientos de pesar se extendieron también a los docentes de la comunidad, así lo confirmó el guía del fallecido, Nelson Vergara, quien junto con ratificar lo antes señalado por el dirigente estudiantil, rescató la energía que caracterizaba al extinto alumno.

Dijo que al conocerse el fallecimiento, se resolvió suspender las clases del día, enviando a los estudiantes a sus domicilios, mientras los docentes participaron de un responso.

“Es muy triste lo que nos ha ocurrido, es un golpe duro para nuestra comunidad, más si consideramos que era un muchacho muy querido y destacado, y lo más lamentable, es la situación en la que se va, en algo que nunca había dado señas de algún mal que lo llevara a una muerte repentina”, añadió Vergara.

Los funerales se realizarán este viernes en un horario a confirmar.