Necrológicas
  • Adela del Carmen Ulloa Valdés
  • Miguelina Andrade Arrizaga
  • Jorge Petersen Andrade
  • María Leonor Paredes Maldonado

Instituciones y centros de investigación resaltaron importancia de los recursos aprobados para estudios sobre centolla y erizo

Por La Prensa Austral jueves 15 de junio del 2017

Compartir esta noticia
Visitas

La centolla y el erizo son dos recursos marinos de gran relevancia y trascendencia para la actividad de pesca artesanal de la Región de Magallanes, así como para el fomento productivo de la zona, puesto que ambos elementos son comercializados y exportados a distintas partes del mundo desde el sur del Chile.

Sin embargo, al día de hoy no existen mayores antecedentes respecto a sus parámetros reproductivos o al estado actual en cómo se distribuyen, el nivel de extracción que pueden alcanzar, entre otros factores que pueden condicionar la vida de estos seres en los mares más australes del país.

Para esto, el Consejo Regional aprobó el lunes más de 1.200 millones de pesos para la realización de estudios para recabar información y datos que permitan a futuro establecer regulaciones, políticas públicas, normativas y decisiones que resguarden estos recursos en Magallanes, con el propósito de que puedan ser aprovechados de la mejor manera.

En este aspecto, son distintas instituciones y centros de investigación de la región quienes manifestaron su interés en participar de este proceso, enfatizando en los puntos específicos en que pueden contribuir para la ejecución de la antedicha iniciativa.

“Carencia de información”

El Dr. Pablo Gallardo, director del centro de cultivos marinos Bahía Laredo, de la Universidad de Magallanes (Umag), afirmó que la noticia es positiva, debido a la carencia de información respecto a ambos recursos marinos, estimando que lo más probable es que se prepare una propuesta para postular.

“Nosotros hemos producido semillas de centollas y erizos, con proyectos Fic y Corfo, y son aspectos que nos interesan porque los modelos de desarrollo pueden ir por el lado de la siembra o el repoblamiento de estos recursos, con un tema de área de manejo protegida, donde se cuiden las semillas que se siembren y en un par de años se comiencen a cosechar de forma extensiva”, sostuvo.

A su vez, explicó que la importancia de estos estudios atañen fundamentalmente al ajuste de las medidas administrativas de la Subsecretaría de Pesca. “Hoy en día están basadas en informaciones técnicas que ya llevan mucho tiempo y que necesitan ser evaluadas, como la temporalidad de la época reproductiva de la centolla. En toda la región, desde Puerto Edén hasta Puerto Williams, la época reproductiva es la misma y no se sabe a ciencia cierta, por lo que se debe evaluar si este periodo en la zona norte de Magallanes es diferente a la zona sur, dando información para que se dicten normas específicas para ciertos sectores”, fundamentó.

“Visión social”

Por otra parte, el Dr. Humberto González, director del Centro de Investigación Dinámica de Ecosistemas Marinos de Altas Latitudes (Ideal), también ratificó que existe interés de participar en la investigación, particularmente en lo concerniente a la centolla, desde las perspectivas de su fisiología y el crecimiento, como también su importancia desde la visión social.

“La centolla, junto con otros recursos, mantienen una tremenda cantidad de personas y familias distribuidas en gran parte de los 132 mil kilómetros cuadrados de la región. Esto no solamente atañe a la industria y a la pesca artesanal, sino que también a los pueblos ribereños en varios fiordos y canales donde este crustáceo es su principal sustento. Es una contribución importante respecto al ciclo de vida, fisiología y crecimiento de este recurso, junto con una visión un poco más holística de los asentamientos humanos que están en esos lugares”, arguyó.

“Generar conocimiento”

Finalmente, la directora del Centro de Estudios del Cuaternario Fuego, Patagonia y Antártica (Cequa), confirmó que también postularán con el fin de seguir la línea de un estudio que concluyó en 2016, en el que se sentaron las bases genéticas fundamentales respecto a la centolla, analizando la salud genética del crustáceo en Magallanes, lo que considera que son conocimientos básicos para su conservación y potencial cultivo.

“La centolla y el erizo rojo son los principales productos pesqueros después de los salmones y el alga roja, con mayores ingresos de divisas al país. Por ende a la región es nuestra responsabilidad generar conocimiento y hacer lo posible porque la autoridad nacional incluya estos resultados en los planes de manejo de los recursos viendo siempre por su conservación y sustentabilidad de la pesquería bajo extracciones responsables”, sentenció.