Necrológicas
  • Javier Muñoz Pérez

Intoxicaciones por monóxido de carbono han cobrado 27 vidas a nivel regional en las últimas tres décadas

Por La Prensa Austral jueves 17 de mayo del 2018

Compartir esta noticia
57
Visitas

Este miércoles, diversas autoridades y directores de servicio de Magallanes se dieron cita en la intersección de calle Bories con Avenida Colón, para entregar material informativo a peatones y conductores, respecto de cómo prevenir las intoxicaciones por monóxido de carbono (CO), una de las emergencias más delicadas de abordar especialmente en los hogares y que en general, deriva del estado defectuoso de los artefactos a gas.

La difusión de la campaña se dio en el marco del Plan de Invierno Regional, oportunidad en que el intendente Christian Matheson recalcó la importancia de que la ciudadanía mantenga en buen estado los artefactos de gas y se interiorice de cuáles son las medidas a adoptar a fin de evitar una emergencia, más aún en los casos de aquellos edificios que se encuentran con sus sellos vencidos. “En los últimos 10 ó 15 años se han producido en Magallanes una cantidad importante de accidentes, por emanación de monóxido de carbono desde los artefactos a gas y queremos evitar estas situaciones”, observó.

Por su parte el gobernador de Magallanes, Nicolás Cogler puntualizó que en los últimos 30 años han fallecido en la región 27 personas a causa de emanaciones de este gas que si bien es inodoro e incoloro, es muy peligroso. “Eso no nos puede volver a ocurrir. Revisar las instalaciones y no secar ropa al interior de sus casas, son medidas concretas, realizables y tienen que ver con el autocuidado. No queremos más muertos a causa del monóxido de carbono, es un enemigo silencioso que vive con nosotros todos los inviernos”.

Por lo anterior y reforzando el llamado a la precaución, el director regional de la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (Sec), Juan Barticevic hizo una ya conocida pero necesaria observación a considerar. “La llama de los quemadores tiene que ser azul. Si es amarilla, está generando monóxido de carbono. Si hay chimenea, eso se está yendo hacia afuera de alguna manera, pero si son calentadores que no tienen salida -el CO- se está quedando en sus casas y ahí empiezan los problemas: somnolencia, dolor de cabeza, mareos y finalmente no se dan ni cuenta cuando desgraciadamente tienen un accidente que puede ser fatal”.

Peligro en carreteras

En añadidura, el director regional de la Sec recalcó que el llamado a la prevención no es exclusivo para la calefacción en hogares, sino que aplica también a los vehículos. “Por favor conductores, mucho cuidado. Si alguien en un momento dado se queda con el auto funcionando y las ventanillas cerradas en un lugar cerrado, también puede ser víctima de un accidente por monóxido de carbono”.