Necrológicas
  • Juan Fermín Purralef Montalva

Investigación arqueológica descubre dos cañones de 1581 en antigua ciudad Rey Don Felipe

Por La Prensa Austral martes 17 de diciembre del 2019

Compartir esta noticia
Visitas

El proyecto “Primeros asentamientos urbanos en el estrecho de Magallanes: evaluación arqueológica
y geofísica de Rey Don Felipe”, fue financiado por el Ministerio de las Culturas, a través del Fondart Regional 2019 y desarrollado por la Universidad Austral de Chile y el Centro de Estudios Históricos de la Universidad Bernardo O’Higgins.

La vastedad y extensión de la Región de Magallanes hacen que bajo tierra, aún permanezcan muchos vestigios de vidas y épocas pasadas. En algunos casos con un nivel de conservación realmente impactante. Es lo que se dio a conocer ayer, en la antigua ciudad Rey Don Felipe, a 56 kilómetros al sur de Punta Arenas, y conocido con el apelativo de Puerto del Hambre, desde que fue bautizada así por el corsario Tomás Cavendish en 1587.

Dos piezas de artillería ubicadas a sólo 40 centímetros de la superficie, fueron desenterradas por los encargados del proyecto “Primeros asentamientos urbanos en el estrecho de Magallanes: evaluación arqueológica y geofísica de Rey Don Felipe”, en el sector de los estacionamientos. Este trabajo contó con financiamiento del Ministerio de las Culturas, a través del Fondart Regional 2019 y desarrollado por la Universidad Austral de Chile y el Centro de Estudios Históricos de la Universidad Bernardo O’Higgins.

El rastreo del sector se inició en abril, pero las excavaciones para sacar a la luz los cañones finalizaron la semana pasada. Tras ser presentadas, serán sacadas y enviadas a centros que las analizarán, con la idea de que, a futuro, sean exhibidas.

La información sobre el hallazgo fue entregada por el director de la Escuela de Arqueología de la Universidad Austral de Chile, sede Puerto Montt, Simón Urbina, junto al gerente de Patagonia Histórica, que administra el Parque de Estrecho de Magallanes, Randy Twyman, y el equipo investigador. A esta presentación acudieron la seremi de las Culturas, Katherine Ibacache y el director regional del Servicio Nacional del Patrimonio, Pablo Quercia.

“Es un proyecto Fondart que inició los estudios geofísicos y arqueológicos, reinició los estudios en Rey Don Felipe, inspirados en el trabajo de Omar Ortiz Troncoso en los años ’70, hemos estudiado el área arqueológica completa, y hoy tenemos la alegría de haber encontrado dos piezas de artillería hispana, que dan cuenta de la historia de la ciudad, cómo fue abandonada, y también por el contexto y cómo se encuentran. Son dos piezas muy significativas, de valor incalculable en sentido patrimonial, que van a permitir hacer una reinterpretación del sitio, en el fondo, enfrentar futuras investigaciones con nuevas ideas y más apoyo quizás”, valoró inicialmente, Urbina.

Mucha de la información de base para el hallazgo la proporcionó un plano de la antigua ciudad que fue encontrado en una biblioteca en Francia, publicada por José Miguel Barros en los años 90 “y con eso pudimos orientarnos para hacer los estudios que hoy están permitiendo relevar información en el sitio. Se hicieron estudios con georradar, que son técnicas no invasivas, que permitieron, junto con otras técnicas, como excavaciones de barreno, estudiar el sector y saber cómo se comportaba bajo la superficie”, indicó Simón Urbina, que enfatiza que encontrar los cañones le agregó valor al estudio, pues no era el objetivo principal, y que se trató de un hecho excepcional.

Este proyecto finalizará entre marzo y abril, y los investigadores esperan ofrecer un libro de divulgación y “pensar con el Parque Estrecho de Magallanes futuras colaboraciones y un programa de investigación a largo plazo, que permita ofrecer una lectura patrimonial del sitio. No hay mucha información, los visitantes vienen, miran, pero no tienen una interpretación del lugar, eso es algo que se necesita”.

Más detalles
de las piezas

Soledad González Díaz, del Centro de Estudios Históricos de la Universidad Bernardo O’Higgins aportó más información sobre las piezas: “Son medios acres, ese es el nombre técnico, son piezas de artillería, fundamentales dentro de la logística que significa la defensa y fortificación de una ciudad, un barco, porque se podían poner en barco, en fortificaciones; son livianos, versátiles y en este caso particular son de bronce, tenemos algunos datos en la pieza misma, que nos han permitido corroborar cierta información que ya teníamos. Está la fecha de fabricación, 1581, que es el año en que la Armada zarpó desde Sanlúcar de Barrameda en la actual España y tenemos el nombre de la persona, de un vecino de Sevilla muy importante, que era parte de la administración de la casa de la contratación que estaba encargada de la logística de esta empresa, y su nombre era Francisco Duarte, que también está en la pieza. Todavía no las pesamos, pero sale inscrito un dato en quintales y en libras, aproximadamente pensamos que puede ser entre 450 y 500 kilos”.

Más valoración
del sector

A su vez, el gerente de Patagonia Histórica, administradora de Parque de Estrecho de Magallanes, Randy Twyman, destacó que el descubrimiento es muy importante, porque “se retoma la investigación en Rey Don Felipe después de principios de siglo. Es el primer trabajo en mucho tiempo y se repita mucho más seguido”. Respecto del futuro que podría haber, en torno a estos hallazgos, añadió que “sería bonito entre todos pensar dónde ubicar estos cañones. Museo de sitio, algún recorrido guiado. Hay que recordar que aquí hubo presencia humana también y cómo esta población española interactúa con las personas que ya estaban, pero en cuanto a infraestructura seguramente vamos a tener la posibilidad de tener un museo de sitio y que sea un destino final para estas piezas”. En ese sentido, Twyman enfatizó que “la mejor forma de recuperar objetos, es que lo hagan los especialistas, si alguien tiene la inquietud de venir, puede contactarse, pero el mensaje es que si vienen a pasear, no se lleven cosas  y que estén atentos a los medios sobre nuevos descubrimientos”.

También el director regional del Patrimonio, Pablo Quercia, aplaudió este descubrimiento: “Esto viene a acrecentar nuestro acervo patrimonial en todo sentido, que hace presente físicamente que uno puede palpar la presencia de Pedro Sarmiento de Gamboa y viene todo esto incluido en una atmósfera maravillosa, con muchas interrogantes. Creo que la evidencia que se ha encontrado con el equipo de Simón y con el equipo del parque, ha contribuido enormemente a nuestra identidad regional, porque esto es parte de nuestra historia, y la podemos ver y palpar. Es un buen golpe que recibimos para nuestro patrimonio, una muy buena noticia”.

El dibujante
de Mampato

Además de los investigadores que participaron en el proyecto, un invitado muy especial fue Luis Ruiz-Tagle, quien por años dibujó en la clásica revista infantil “Mampato”. En uno de sus números de la década del 70, ilustró la historia de Puerto del Hambre, las que posteriormente aparecieron en el diario El Mercurio. Ahora, con este hallazgo, no solamente se puede reescribir la historia, sino también, dibujarla.

“En los libros de Historia siempre hay capítulos bien marcados y Puerto del Hambre es uno de ellos. Estaba dentro de mis propósitos ilustrar una secuencia gráfica de la historia lo más cronológicamente posible. Una cosa es leerlo, imaginarlo, en esos tiempos en que dibujaba no existía Internet, Google, nada, entonces todo había que leerlo, investigarlo en las bibliotecas e imaginárselo, buscar información de paisajes, y plasmarlo en esto, dibujarlo en el papel y acercarse a una cosa como ésta y tocar el cañón, es realmente impactante. Así que pienso que todos estos elementos dan para rehacerlo, reeditarlo, mejorarlo. La intención es hacer una edición nueva, el cómic es transversal, si se logra hacer un buen producto, puede ser una manera de masificar esto de una manera increíble”, propuso finalmente, Ruiz-Tagle.