Necrológicas
  • Ximena Paz Alvarez Ruiz
  • Clara Díaz Guenchor
  • Teodoro José Arroyo Gómez
  • Julio Sebastián Calderón Maclean
  • Francisca Gallegos Rubio
  • Melissa Alexandra Vera Torres
  • Luis Ortega Barría

Jefe de División de Desarrollo Regional, según resultados de primera etapa del estudio: “Construir una dársena en bahía Catalina sería factible”

Por La Prensa Austral lunes 19 de diciembre del 2016

Compartir esta noticia
226
Visitas

Ricardo Foretich y el gerente general de la consultora a cargo de los análisis, PRDW expresaron su conformidad en cuanto a los avances en este proceso y abordaron los siguientes pasos del proyecto.

El viernes último el gobierno regional y representantes de la empresa consultora PRDW, se reunieron para revisar lo que constituye la entrega de la primera etapa de estudios relativos al proyecto de dársena portuaria que podría ser emplazada en el sector de bahía Catalina, de Punta Arenas, como una solución al atraque de nuevos navíos que arriben a la zona.

Al respecto, el gerente general de PRDW, Javier Vásquez Alvarez comentó los avances que hay en materia de los estudios para dicho proyecto. “Estamos presentando los resultados de la discusión con el equipo del gobierno regional. En esta etapa se completó todo lo que son los trabajos de terreno, recuperación de antecedentes de gabinete y estudios oceanográficos: batimetría, corrientes, vientos, oleajes, calidad del agua y de sedimentos, junto a un reconocimiento del subsuelo marino y estudios de los componenetes ambientales de la situación base. Por tanto, contamos con todos los antecedentes necesarios para desarrollar la segunda etapa donde ya entremos derechamente a abordar el proyecto a nivel de ingeniería básica de las obras marítimas”, consignó.

Los trabajos comenzaron el 20 de septiembre de este año, con un plazo de 80 días. A partir de esta nueva fase, comienzan a correr los plazos de revisión. “Debiéramos contar con la primera etapa aprobada a fines de diciembre, para comenzar la segunda etapa que tiene una duración de 110 días, por lo que a mediados de mayo tendremos la entrega final de la Consultoría”, agregó.

El contrato de consultoria es por 200 millones de pesos y esta primera etapa significa un 60% del costo total, siendo esta la primera vez que se hace una campaña completa y extensiva de trabajos y de mediciones en terreno, en este sector. “La gracia de eso es que son datos duros que permiten confirmar todas las teorías y modelos. Están ratificadas las referidas a la relevancia de los vientos, las características del oleaje y las corrientes marinas y cómo se comportan los sedimentos. La parte sedimentológica es compleja, porque son aportes que vienen del río de las Minas y del estero Llau llau, entonces hay que entender toda esa morfología”, formuló Vásquez.

En tal sentido, el gerente general de esta empresa de ingeniería de puertos y costas, destacó los resultados, que calificó de “muy buenos”, por cuanto confirman los análisis preliminares. De esta manera, el estudio complementa el contrato que se desarrolla en paralelo y que se refiere a los estudios topográficos, geotécnicos y de análisis de riesgo sísmico, los que terminaron en su etapa de terreno. A saber, de momento la consultora no ha considerado eliminar elementos del análisis, sino confirmar los datos en terreno para llegar así a una ingeniería un poco más detallada, como también confirmar la factibilidad técnica de la misma y en ese contexto, afinar los costos del proyecto. “En esta parte también se definirá la ‘flota de diseño’. Es decir, para qué tipo de naves se diseñará la dársena, donde se consideran naves de turismo, científicas, pesqueros y portacontenedores, las que definirán los requerimientos de calado y diseño estructural de los frentes de atraque”.

Potencialmente factible

En complemento, el jefe de División de Desarrollo Regional, Ricardo Foretich, expuso que lo relevante en esta materia es señalar que en esta primera etapa del estudio, la empresa consultora ha hecho un trabajo que está a la altura del prestigio que ha demostrado en todos sus años de experiencia. “Principalmente en esta etapa se levantaron los estudios oceanográficos: medición de corrientes, de vientos y oleajes.

Se adelantó parte de lo que tendría que ser el estudio de impacto ambiental, pero sobre todo lo que a nosotros nos interesaba es que en esta etapa se levantarán todos los datos que son necesarios para poder proyectar la obra de ingeniería que comienzan a trabajar una vez que se apruebe esta etapa. Desde el punto de vista de la ingeniería se deberá definir el tipo de estructura propuesta, la orientación, dimensiones y calados, junto con una propuesta general de layout del nuevo recinto portuario”, refirió.

Estas acciones requerirán que los consultores confronten la información de las condiciones de diseño con la flota que se requiere atender. “Esta es una reunión para revisar los resultados de esta etapa y ahora viene la parte de modelación numérica de todas las variables que ellos midieron, para poder de esta manera en un modelo matemático predecir cuál va a ser el comportamiento de las aguas al interior de la poza de abrigo y cuáles son las condiciones de diseño que hay que considerar, la tasa de acumulación de sedimentos y de las obras que sean necesarias para mitigar la acumulación de sedimentos, de forma tal que los dragados se puede extender en un periodo bastante más largo”, dijo.

Los resultados indican que las condiciones para emplazar una obra de este tipo en bahía Catalina son adecuadas desde el punto de vista oceanográfico, en tanto la costa cae abruptamente hacia el norte, el oleaje es muy bajo y generado principalmente por los vientos, por lo que se puede orientar la dársena de forma tal de que los barcos atraquen con la proa hacia el oeste, desde donde vienen los vientos predominantes. Ello, en palabras de Foretich, asegura las condiciones de aguas tranquilas en la poza de abrigo.

Consultado respecto de si, según resultados de la primera etapa de estudios es posible confirmar la factibilidad de construir una dársena en bahía Catalina, el jefe de la División de Desarrollo Regional, expresó que “desde el punto de vista oceanográfico, es absolutamente factible. Ahora nosotros en paralelo estamos desarrollando estudios geotécnicos, cuyos sondajes y calicatas ya terminaron esta semana, muestras que se encuentran en análisis y ensayos de laboratorio. Se confirma también que hay bastante homogeneidad en el suelo, muy arenoso y a una importante profundidad. Recién a los 65 metros se encontró un estrato más duro lo que por un lado significa que es muy bueno para dragar, pero tiene sus complicaciones para los sistemas de anclaje de las estructuras de contención al ser arenas con bajo nivel de compactación”.

Consideraciones

Por lo anteriormente descrito, Foretich consignó que la ingeniería básica de la dársena tendrá que contemplar cuáles son los mejores sistemas de anclaje en función de la pobre calidad del suelo para la construcción, “pero por otra parte, es favorable porque el costo del dragado sería menor. La ingeniería tiene solución para todo, es cuestión de costos. Lo importante es que al final de esta segunda etapa vamos a tener una ingeniería básica, es decir una forma y un tipo de solución constructiva de dimensiones y de calado de lo que va ser la dársena y teniendo eso ya es posible ir adelantando obras en terreno. Hacia fines de abril vamos a tener la figura de lo que va a ser la nueva infraestructura portuaria de Punta Arenas”.