Necrológicas
  • Francisca Javiera Puchi Nahuelquín
  • Ana Delia del Carmen Paredes Aguila
  • Blanca Guillermina Chiguay Cheuquepil
  • Sergio “Monito” Cárdenas Barría
  • Germán Estay Silva

Joven apuñalado en plaza Esmeralda declaró en inicio del juicio: “Gracias a Dios tengo una nueva oportunidad para estar con mi familia”

Por La Prensa Austral jueves 23 de agosto del 2018

Compartir esta noticia
234
Visitas

Ayer comenzó el juicio en contra de Sebastián Ulloa Arteaga, acusado de arrebatarle el celular a Francisco González González la noche del 2 de noviembre de 2017, para luego apuñalarlo en reiteradas ocasiones, dejándolo al borde de la muerte.

Francisco González González nunca podrá olvidar la noche del jueves 2 de noviembre de 2017. En su mente lleva consigo los recuerdos de un brutal episodio que lo mantuvo en la delgada línea entre la vida y la muerte, mientras que en su cuerpo se reflejan las secuelas que lo marcarán para siempre.

En el Tribunal Oral en lo Penal de Punta Arenas, el joven debió rememorar ayer la agresión por la cual figura como víctima, luego que un antiguo ex compañero de liceo, Sebastián Alberto Ulloa Arteaga, le sustrajera su celular, infiriéndole heridas con un arma cortopunzante, dejándolo en riesgo vital en la vía pública.

Según la acusación del Ministerio Público, los hechos ocurrieron a eso de las 21,40 horas de la noche ya indicada, cuando el afectado había acordado juntarse con una amiga en la plaza Esmeralda, ubicada en pleno barrio Prat, instancia en la que sorpresivamente llegó la ex pareja de la joven (en este caso, el imputado), quien le arrebató el celular a la víctima, tomándolo por el cuello para propinarle una violenta estocada en dicha parte de su cuerpo, y posteriormente acometer con múltiples puñaladas, principalmente en sus extremidades superiores y una herida cortante de 7 centímetros al nivel del tórax, ocasionándole una evisceración (salida hacia el exterior de una parte de las vísceras abdominales).

Tras ser intervenido quirúrgicamente, Francisco despertó en el Hospital Clínico, sindicando a Ulloa Arteaga como su agresor, por lo cual fue detenido a eso de las 5 horas del día siguiente.

En la primera jornada de juicio, la víctima relató que aquel día se reunió con su amiga, con quien se puso a conversar, notando que ésta se encontraba nerviosa, presumiendo que el ataque pudo haberse motivado por celos.

“Yo me alejé de ella unos metros para llamar a mi mamá y preguntarle qué había para comer, y ahí sentí que me sustraen el celular y comienzan a apuñalarme en el cuello, en las orejas y en diferentes partes de mi cuerpo. El me había perforado un pulmón, se me salieron las vísceras y cuando desperté de mi cirugía en el hospital estaba con tres tubos en mi cuerpo”, narró ante los jueces.

Asimismo, agregó que “miedo no tengo de salir a la calle, pero si no es acompañado, no salgo. Cuando estoy en mi casa lo único que hago es dormir y estar con mi familia, disfrutarla más porque gracias a Dios tengo una nueva oportunidad para estar con ellos”.

Por otra parte, el imputado renunció a su derecho a guardar silencio en la audiencia, aseverando que no fue el autor de la agresión, tras explicar que él se encontraba en el sector de “las tomas”, ubicado en el área norponiente de la ciudad, lugar donde vivía supuestamente la mamá de su ex polola. Esta última le habría dicho que se iba a juntar con la víctima, por lo que él esperó en aquel lugar, y posteriormente habría llegado la joven, diciéndole ésta que dejó solo a Francisco porque “él se fue con unos amigos”.

Una elevada pena solicitó el fiscal Manuel Soto, la cual se establece en 16 años de prisión por el delito de robo con violencia calificado, invocando asimismo el agravante de haber sido condenado anteriormente por un delito de la misma especie. Ulloa Arteaga se encuentra en prisión.