Necrológicas
  • Aroldo Andrade Andrade
  • María Lucinda Levill Levill

Joven logró en el Tai-Chi fortalecer su físico y mejorar su concentración y rendimiento

Por Cristian Saralegui viernes 8 de enero del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
1.164
Visitas

La búsqueda de la serenidad en el movimiento y la posibilidad de fortalecer la salud del cuerpo y la mente son parte del viaje que ha realizado Nicolás Francisco Díaz Loaiza, de 14 años, quién a través de la práctica del Tai-Chi ha logrado mejorar su desplazamiento y su concentración.

Esta es una disciplina que conoció en la Caza Azul del Arte hace más de cuatro años, cuando comenzó a internarse en este arte milenario para mejorar su condición física. Nicolás explicó que comenzó a practicar cuando cursaba sexto básico en la Escuela Villa Las Nieves, pero reconoció que, cuando inició el taller, era una disciplina desconocida para él y poco difundida en Punta Arenas. “En ese tiempo, era ‘medio debilucho’ en las piernas y necesitaba realizar alguna actividad extraescolar, así que con mi mamá Mónica Loaiza comenzamos a hacer las averiguaciones a través del colegio (Escuela Villa Las Nieves) y así llegamos a saber sobre este taller, que estaba enfocado a alumnos con problemas de aprendizaje y déficit atencional y era para alumnos de séptimo básico”, recordó Nicolás.

Su mamá Mónica Loaiza Maldonado explica que fue a través del propio colegio que contactaron a Mauricio Ojeda, profesor a cargo del taller, quien autorizó el ingreso por la debilidad que tenía en las piernas.

El alumno recalca que esta actividad lo ha apoyado de manera que es evidente el fortalecimiento de su musculatura y, a la vez, en su capacidad de elongación.

“Antes debía tomar medicamentos para las alergias y me enfermaba mucho, ahora no tomo nada y no me enfermo tanto. Si tengo alguna molestia, ésta no dura más de un día”, comentó Nicolás, quien ha comenzado a apoyar a otros estudiantes en el aprendizaje de esta disciplina. Poco a poco, el joven se ha sentido más compenetrado con esta técnica y hoy se siente en su mundo con esta disciplina.

“Estoy conviviendo con gente que es de mi onda y el ambiente al interior del taller es muy bueno porque al final todos se integran”, dijo Nicolás, quien aseguró que se continuará aprendiendo y mejorando sus movimientos y respiración.

La practica del Tai- Chi no sólo le ha llevado a tener mayor constancia, sino que, además, ha elevado su concentración, lo que se ha traducido en una mejora de su rendimiento en el Liceo Experimental donde ingresó a estudiar el primero medio, con un promedio de notas que lo posicionó entre los mejores alumnos de su clase pasando a segundo medio.

El Tai-Chi es un sistema de combate que exige que los movimientos se efectúen con un mínimo de fuerza y mucho control, se ejercita en forma lenta, para poder aplicar las técnicas de manera correcta.

El Centro Cultural y Artístico de China-Chile explica que esta disciplina exige que el cuerpo debe estar relajado, eso significa que solo aquellos músculos que realmente se necesitan para un determinado movimiento o postura se activan, la respiración debe ser profunda, relajada y fluir de manera natural, abdominal, llegando a un equilibrio entre el movimiento y la respiración. Los movimientos son conscientes de manera que el practicante tenga una percepción de ellos y de su entorno.

Asimismo, recomiendan esta práctica a personas con tensión producto del estrés, personas sedentarias, ya que puede reemplazar al ejercicio de aeróbico, como ejercicio de terapia o parte de un programa de rehabilitación y personas de riesgo cardiovascular.

El profesor Mauricio Ojeda es el encargado de este taller que se imparte en la Casa Azul del Arte, donde jóvenes de distintos sectores de la comuna pueden conocer esta disciplina. Se trata de un curso que se imparte de marzo a diciembre. Las matrículas se abrirán en marzo próximo.

La edad mínima para iniciarse en esta práctica es de 8 años y el ingreso es previa evaluación y las clases son los miércoles de 18 a 21 horas para los alumnos nuevos. Mientras que los lunes, de 18 a 21 horas, se desarrollan las actividades para quienes han practicado hace varios años.

En 2015, la Casa Azul del Arte impartió alrededor de 46 talleres para niños, niñas, jóvenes y personas adultas la Escuela Municipal de Artes Casa Azul. La fotografía, cerámica, pintura, grabado, escultura reciclada y mosaico. En Artes Escénicas: se impartieron maquillaje teatral, vestuario, entrenamiento actoral, teatro para niños y marionetas. En danza los cursos fueron: pre-ballet, ballet, danza contemporánea, coreografía, folclórica chilena, folclórica latinoamericana, pascuense, expresión corporal infantil, Tai-Chi Chuan.

 

Foto José Villarroel