Necrológicas
  • Gabriel Gonzalo Toledo Cárdenas
  • Adolfo Díaz Gloss
  • José Arturo Olavarría Velásquez
  • Víctor Serón Nail

Jóvenes lucharon por su recuperación y hoy son profesionales del Centro de Rehabilitación

Por La Prensa Austral viernes 16 de octubre del 2015

Compartir esta noticia
822
Visitas

Después de años de terapias y procesos de rehabilitación, hoy Guillermo Barría Uribe y Soledad Ulloa Peralta, nuevamente llegaron al Centro de Rehabilitación del Club de Leones Cruz del Sur aunque esta vez para desarrollar su práctica profesional, desempeño que fue destacado por quienes los vieron superarse.
Guillermo David Barría Uribe, de 23 años, es hijo de Oscar Barría y Ana Uribe. Nació con una parálisis cerebral derecha, que lo llevó a necesitar terapias que al momento de nacer debió desarrollar de manera particular, sin embargo, el Centro de Rehabilitación, que en ese momento daba sus primeros pasos, lo recibió a los 6 meses de vida.
“Yo comencé mis terapias en el primer Centro de Rehabilitación, que estaba ubicado en calle Maipú y tenía cuatro kinesiólogos, era el primero que se desarrollaba”, recordó Guillermo. Al nacer sufrió una parálisis cerebral, en el lado derecho, por lo que le costó caminar, escribir y hablar.
Para salir adelante debió pasar por distintas áreas de terapia, desde kinesiología, piscina, terapia ocupacional y fonoaudiología. “Con este trabajo debía fortalecerme y poder mejorar mi condición”, afirmó Guillermo, quien valoró el trabajo que hizo su mamá Ana, quien siempre lo llevó al Centro, le insistía en los horarios. “Ella siempre me alentó a venir y para ella la hora del tratamiento era sagrada”, apuntó.
Ahora Guillermo es alumno de Ingeniería Comercial en la Universidad de Magallanes, donde se adaptó con facilidad. Tiene un horario flexible lo que le ha permitido desarrollarse de mejor manera, ya que sus dificultades para escribir hacen que deba transcribir diariamente todas las clases a las que asiste. Fue este mismo proceso que desarrolló en la Escuela La Milagrosa y el Instituto Superior de Comercio.
Trabajó en el Area de Coordinación del Centro de Rehabilitación, donde se ve la asistencia de los pacientes, posteriormente, se de-sempeñó en el Area de Gestión, y en una última etapa pasó por el Area de Proyectos, donde apoyó el trabajo de los profesionales para armar el nuevo Centro en Puerto Williams.
“Huesos de cristal”
De la misma manera Bárbara Soledad Ulloa Peralta, que en la actualidad tiene 19 años, llegó a dicho establecimiento cuando tenía alrededor de seis meses para tratar una  osteogénesis imperfecta, conocida como “huesos de cristal”. Es este diagnóstico el que la mantiene en tratamiento de kinesiología y terapia de piscina. Esta patología se le desarrolló mientras estaba en proceso de gestación.
A sus 19 años, la joven ejerce su práctica profesional de técnico nivel medio de Secretariado. Este proceso, que se prolongará hasta diciembre, le permitirá obtener su título técnico profesional.
De esta manera, luego de finalizar sus estudios en el Instituto Superior de Comercio, la joven llegó al Centro para desempeñarse en áreas de atención de pacientes, ayudándolos a de-senvolverse en las nuevas instalaciones.
Bárbara, quien nació en Puerto Montt, explica su decisión para desempeñarse en dicho recinto. Asegura que siempre tuvo la intención de volver a trabajar profesionalmente. “Literalmente paso más tiempo acá, que en mi casa”, manifestó.
Finalmente, ambos jóvenes realizaron un llamado a la comunidad a sumarse a las distintas campañas solidarias y especialmente de las Jornadas por la Rehabilitación, que en su versión número 28 tiene una meta de $622 millones. En 2014, lo recaudado asciende a $505.945.893.