Necrológicas
  • Juan Manuel Morales Vargas
  • Rolando Teofilo Torres Cárdenas
  • Olga Oyarzún Pérez
  • Carlos Moisés Bustos Baeza

Juez dejó en libertad a cinco imputados por abigeato de alrededor de tres mil lanares

Por Alejandro Perkic martes 7 de mayo del 2019
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
4.104
Visitas

Magistrado denegó la petición del abogado defensor Juan Carlos Rebolledo, de devolver la majada incautada a la familia Gallardo Poll, dejándola en custodia de la policía uniformada

Recién a las 22,05 horas de anoche finalizó la extensa audiencia (comenzó a las 9,30 horas) de formulación de cargos contra los cinco detenidos por el delito de abigeato en Porvenir, con la determinación del juez Franco Reyes, de rechazar la prisión preventiva pedida por el fiscal Felipe Aguirre. El magistrado tampoco accedió a revertir la libertad por el ilícito de tenencia de arma de fuego (robada) y munición sin autorización para Vladimiro Gallardo Poll.

Tan sólo dispuso el arraigo regional del quinteto acusado de sustraer alrededor de tres mil cabezas de ganado ovino, y la firma mensual en Carabineros. Asimismo, a la solicitud del persecutor para un año de investigación, el juez concedió sólo 180 días de plazo, por lo que el fiscal dedicado y ante el peligro de fuga, elevó solicitud de apelación verbal a la Corte de Punta Arenas, ingresada en sala.

Para concluir, denegó la petición del abogado defensor Juan Carlos Rebolledo, de devolver la majada incautada a la familia Gallardo Poll, dejándola en custodia de la policía uniformada y sí accedió a la solicitud del fiscal de incautar los teléfonos celulares de los imputados para revisión de peritaje. La audiencia se cerró con la inmediata puesta en libertad de los cinco detenidos.

Mega abigeato

Al inicio de la audiencia de ayer, el fiscal especializado en el ilícito, Felipe Aguirre, identificó a los presuntos autores del masivo abigeato desbaratado por Carabineros el viernes de la semana recién pasada en Porvenir, como los residentes fueguinos -y también ganaderos- hermanos Vladimiro Moisés Gallardo Poll, de 60 años; Andrés Jorge Gallardo Poll, de 67; Miguel Mauricio Gallardo Poll, de 55; Jorge Luis Gallardo Guerrero, de 24 (hijo de Andrés) y Jonathan Alexis Cayupel Leviñanco, de 24 años, quienes durante la semana pasada trasladaban un arreo lanar a caballo y con dos camionetas.

Fueron detectados ingresando unos tres mil ovinos, al predio Lote Nº83, arrendado por los hermanos Rigoberto y Heraldo Oyarzún. El acto se sumó a una serie de denuncias que desde enero venían acumulándose de parte de distintos ganaderos isleños, que declaraban haber sido víctimas del robo de variables cifras de cabezas lanares.

De inmediato el fiscal (s) de Porvenir, Sebastián Marín, comunica los hechos al fiscal dedicado, Felipe Aguirre, y éste dispone la concurrencia de Carabineros, que envía a sus funcionarios de la Sección de Investigación Policial (Sip), solicitando la cooperación técnica de personal del Servicio Agrícola y Ganadero (Sag) al mencionado lote, a quienes se unen los propietarios y la pareja de Rigoberto Oyarzún, Teresa Muñoz, para ver de qué se trataba la irrupción de tantos animales en terrenos que en esta época mantienen desocupados.

Violenta reacción

Siempre según el relato del fiscal Felipe Aguirre, descrito en la audiencia de formalización de cargos a los imputados celebrada ayer en el Juzgado de Letras y Garantía de Tierra del Fuego, al ver el arribo de las fuerzas policiales, del Sag y de los dueños en ejercicio del predio, la reacción del grupo de arreo es violenta y arremeten con fuerza contra los miembros de la Sip. Al punto que Vladimiro Gallardo ordena a sus acompañantes abrir los portones del potrero donde mantenían el piño recién encerrado, librando al campo los miles de animales, que se dispersan por doquier.

Luego, Vladimiro Gallardo ingresa a su camioneta para huir del lugar, a donde no obstante, regresa poco después, siempre alegando la -según él- irrupción ilegal de los carabineros. Entonces es detenido y al resto del grupo se le hace controles de identidad, aunque dadas las circunstancias que se fueron clarificando, poco después también son detenidos, en tanto entre todos los concurrentes se logra reunir nuevamente el piño lanar en el mismo potrero.

Es cuando comienza la labor de corroboración de marcas y señas por parte del Sag y vía telefónica se solicita la asistencia de miembros de la Asociación de Ganaderos de Tierra del Fuego y de los denunciantes de robo de lanares, que llegan de a poco a constatar si en la majada existen animales suyos. Por ejemplo, el estanciero Rodrigo Filipic (con denuncias en enero y febrero) constata que hay 264 animales con 87 marcas distintas, otros tienen adulterada la marca original.

En dos días de revisión, Filipic reconoce 321 ovinos suyos, que suman un costo de 16 millones de pesos. Luego, John Robertson admite suyos 2 animales de raza fina avaluados en $100 mil cada uno; Pablo Sapunar constata de su propiedad 29 animales por un millón 604 mil pesos; Eugenio Covacevic reconoce 4 por $200 mil. Asimismo, otros afectados en forma preliminar verifican ovinos como propios.

 

Abigeato por $18 millones

 

El fiscal Aguirre señala que los imputados no demuestran ninguna documentación que acredite las propiedades y según el informe del Sag, se observan una serie de contramarcas (esto es, marcas recientes sobre originales más antiguas).

Por todo lo expuesto ayer, el fiscal Aguirre asegura al juez fueguino, Franco Reyes Pozo, que en los 5 imputados existe conducta de abigeato, después de determinar que todos los afectados fueron terminantes en asegurar que nunca vendieron ovinos a los acusados, ni a sus familiares. El persecutor cifró el monto total del abigeato en 18 millones de pesos, ilícito al que se debe adicionar un cúmulo de cueros sin orejas (por tanto, sin señas).

Aguirre detalló que en la acción se incautaron las 2 camionetas, en una de las cuales Andrés Gallardo mantenía 2 cuchillos y una chaira para faenar animales y en la otra, su hermano Vladimiro portaba un rifle calibre 22 y 10 cartuchos, sin autorización de tenencia ni porte y que debido a sus antecedentes ya antes se le había notificado que entregue toda arma de fuego que poseía.

El relato del persecutor indica que Andrés Gallardo trató de justificar su ingreso al predio referido, presentando un contrato falso en que constaría que lo arrendaba a la Congregación Salesiana (incluso con timbre notarial y su sola firma), institución que aseguró que jamás efectuó trato alguno con él. En cambio, en abril de 2019 los hermanos Oyarzún documentaron su arriendo a la Corporación Salesiana.

 

Imputación por seis delitos graves

 

Finalmente, el fiscal especializado estimó que en el quinteto de inculpados se configuran los delitos de abigeato reiterado, en calidad de autores; usurpación de inmueble, como autores consumados; oponerse a la acción de la autoridad en ejercicio de deberes, imputado sólo a Andrés Gallardo; porte y tenencia ilegal de arma fuego, incoado a Vladimiro Gallardo, detallando que ésta fue robada a José Beatie Ainol en Punta Arenas, el que denunció su sustracción en la subcomisaría de Río Seco.

Sumó la agravante al quinteto de formar una agrupación delictiva, por ello pidió prisión preventiva para todos los imputados, “porque su libertad constituye un peligro para la seguridad de la sociedad”. Agregó un incremento de penalidad por la reiteración de los ilícitos, que aumenta la pena de crimen en un grado.

 

Vehemente defensa

 

Por su parte, el defensor Juan Carlos Rebolledo solicitó que se establezca cuántos ovinos estaban contramarcados y que los ganaderos denunciantes definan cuántas marcas y contramarcas y de cuándo o si son recientes. Reclamó que el fiscal Aguirre omitió documentos de traslado de animales que tenían sus representados y por la calificación jurídica. ¿Cuándo, cómo y dónde participan los otros imputados, que son Andrés y Vladimiro Gallardo Poll?, preguntó.

Dijo que tampoco hay claridad para establecer los hechos y que en cuanto a la presunta agrupación delictiva no se dieron razones o hechos de lo que hizo cada acusado. “Hace 20 años sé que una formalización es una comunicación de hechos y por cuál delito se formaliza a cada imputado, pero acá nunca se detalló como se provocó la usurpación”, fue uno de los cuestionamientos que argumentó la defensa.