Necrológicas
  • Isabel Barrientos Barría
  • Danilo Heriberto Passeron Callahan
  • Elsa Marzan Díaz
  • Francisco Javier Cadín Díaz
  • Juan Hilario Ruiz Muñoz
  • Enrique Ulloa Velásquez
  • Víctor José Delgado Flores
  • Olegario Pérez Oyarzo
  • Irma Krautz Ruiz
  • Jorge González Reyes

Juez envió a prisión a cabo de Ejército que dejó en riesgo vital a soldado de tropa profesional

Por La Prensa Austral jueves 21 de julio del 2016

Compartir esta noticia
475
Visitas

“La libertad del imputado constituye un peligro para la seguridad de la sociedad, y la medida de prisión preventiva parece la adecuada e indispensable para asegurar los fines del procedimiento”, fueron las palabras con las que el juez Juan Santiago Villa acogió ayer la medida cautelar que la Fiscalía solicitó imponer al cabo de Ejercito que fue formalizado por conducción bajo la influencia de alcohol, provocando lesiones graves gravísimas, las cuales mantienen en estado grave al soldado de tropa Javier Donoso Cano, uno de los cuatro ocupantes que viajaban en el vehículo siniestrado el fin de semana, que permanece internado en el Hospital Clínico.

Autoría en un delito de conducción bajo la influencia del alcohol provocando lesiones gravísimas, graves y leves, le imputó ayer la fiscal Rina Blanco al cabo de la IV Brigada Acorazada Chorrillos, Franco Naduris Castañeda, luego de cumplirse los dos días de ampliación que había pedido el Ministerio Público para ver la evolución de las graves lesiones que sufrió uno de los ocupantes del automovil Mazda que conducía el imputado.

“Lo que se me informó esta mañana (por ayer) es que el paciente sigue en una condición crítica y con riesgo vital (…) consideramos nosotros que dado las lesiones que presenta, hemorragia craneal y compromiso pulmonar, podría quedar con secuelas neurológicas permanentes”, argumentó la fiscal durante la formalización de cargos, pidiendo el encierro preventivo de Naduris.

Blanco precisó que el delito que le fue imputado al cabo de Ejército, sumado a la agravante de no tener licencia de conducir, hace que enfrente un escenario en el que podría arriesgar penas que van entre los 5 y 10 años de presidio. Añadiendo al proceso el resultado de la alcoholemia del imputado, la cual arrojó un índice de 0,53 gramos de alcohol por litro de sangre, dándose a su juicio todos los elementos que se establecen en la Ley Emilia.

Por la contraparte obró el defensor Guillermo Ibacache, quien subrayó la falta de elementos para que lo sucedido se enmarque en lo establecido en la endurecida norma, subrayando que su representado no intentó huir, prestó auxilio a la víctima y que no manejaba en estado de ebriedad, por lo que otra cautelar de menor rigurosidad podría asegurar el desarrolló del proceso.

Finalmente, y tras valorar los elementos hasta ahora reunidos, el juez Villa acogió la solicitud, ordenando que el imputado, en su calidad de uniformado, quedara detenido en una unidad militar, fijando un plazo de 90 días para la investigación, por lo que Narudis Castañeda fue entregado a la custodia de personal del Ejército quienes lo trasladaron al Regimiento Pudeto.

Hasta el cierre de esta edición el estado de salud de Javier Donoso Cano seguía siendo muy delicado, manteniéndose el herido en la Unidad de Pacientes Críticos del Hospital Clínico, sedado y con ventilación mecánica, con riesgo vital.