Necrológicas
  • Ramón Vargas García
  • José Yáñez Barrientos
  • Armando Vidal Cubate

Jueza denegó solicitud de la Fiscalía de enviar a prisión a sujeto que mantenía plantación de Cannabis

Por La Prensa Austral viernes 28 de junio del 2019

Compartir esta noticia
1.478
Visitas

Una plantación de Cannabis sativa fue desbaratada pasado el mediodía del miércoles por detectives del equipo Microtráfico Cero (MT-0) de la Brigada Antinarcóticos, luego de una denuncia anónima y un trabajo de investigación que se extendió por más de tres semanas en conjunto con la Fiscalía de Punta Arenas.

Hasta un domicilio de calle José Miguel Infante, en el barrio 18 de Septiembre, llegaron los efectivos policiales con una orden judicial de ingreso y registro, pudiendo percatarse que la mitad de la vivienda estaba refaccionada para el cultivo y cosecha de este tipo de droga, descubriendo que los muros se encontraban recubiertos con aluminio, sistema estructurado para que no existiese ningún tipo de aroma que pudiese alertar a los vecinos.

En el interior se encontraron 24 plantas de Cannabis sativa, las cuales medían aproximadamente entre 55 centímetros a dos metros, además de 788 gramos de marihuana a granel, todo lo cual equivalente a 985 dosis y cuyo valor estimado en el comercio ilícito asciende a los 10 millones de pesos. Asimismo se hallaron 11,7 gramos de clorhidrato de cocaína, sustancia valorizada en cerca de 250 mil pesos.

A la vez se encontraron balanzas, termómetros, temporizadores, extractores de aire, iluminación artificial, todo lo que formaba parte de un cultivo indoor con los elementos propios para distribuir la droga y así concretar su posterior venta.

Debido a ello, fue detenido Guillermo Fredy Martínez Jara, de 54 años, quien arrendaba la propiedad y mantenía los medidores de luz, agua y gas adulterados para no causar sospecha. Dicho sujeto operaba solo y su modus operandi era comercializar el producto de manera diaria únicamente a personas conocidas.

El autor fue arrestado y pasadas las 15 horas de ayer fue formalizado en el Juzgado de Garantía de Punta Arenas, donde el fiscal Manuel Soto solicitó el encarcelamiento del imputado considerando que su libertad constituye un peligro para la seguridad de la sociedad. A dicha petición se opuso el defensor José Miguel Navarrete, quien argumentó que su representado no efectuaba transacciones de grandes cantidades de droga, por lo cual configuraría un delito de microtráfico e ir a la cárcel no se justificaría, ya que no constituiría una efectiva peligrosidad.

Considerando aquello, la jueza Paula Stange decretó como medida subsidiaria el arresto domiciliario nocturno. No conforme con esto, el persecutor determinó presentar un recurso de apelación verbal respecto a la decisión de la jueza, con el fin de que este caso fuese revisado por los ministros de la Corte de Apelaciones de Punta Arenas, quedando Martínez Jara bajo custodia de Gendarmería.