Necrológicas
  • Juan Enrique Ruiz Mayorga
  • Eva Florentina Pérez Muñoz
  • Eliana Vicenta Jercic Giner
  • Alisson Hutt Fontt

“La gratuidad es importante, pero si se quiere mejorar la educación no se puede partir por ser gratis”

Por La Prensa Austral martes 2 de enero del 2018

Compartir esta noticia
718
Visitas

Diego Fernández Alderete
diegofernandez@laprensaaustral.cl

Como todos los años, los egresados de cuarto medio pasan la Navidad en medio de grandes interrogantes: ¿Tendré el puntaje necesario para ingresar a la universidad y a la carrera que quiero? ¿Me becarán con el puntaje que pueda obtener? ¿Dónde me iré a estudiar? Son algunas de las típicas preguntas entre los estudiantes que rinden la Prueba de Selección Universitaria (PSU).
En la Región de Magalla-nes, el establecimiento educacional que todos los años se caracteriza por tener buenos puntajes es el Cruz del Sur, que se posicionó en el lugar Nº11 de los colegios que lograron el mejor puntaje: 677,5. En la misma línea, las notas de enseñanza media promedio ascendió a 692,6; en Matemáticas 700,7; Lenguaje 654,4; Ciencias 663,7 e Historia 646,2.
En conversación con La Prensa Austral, el director del Colegio Cruz del Sur, Nicky Radonich Morrison, manifestó que este logro tiene que ver con un conjunto de elementos, tales como la vinculación con los apoderados y el trabajo mancomunado entre alumnos y profesores. Igualmente, el directivo cuestionó los lineamientos de la Prueba de Selección Universitaria e hizo una feroz crítica a la Ley de Desmunicipalización que se promulgó hace algunas semanas atrás.
– ¿Qué le parece la PSU?
– “Yo diría que es una prueba de contenidos y faltaría una prueba de habilidades y competencias. Es difícil de hacerla, pero en todos los países desarrollados, tiene que haber una prueba para el ingreso a una entidad superior y el proceso educativo está enfocado para el ingreso y permanencia en la universidad. Lo ideal es que mida también habilidades y competencias para que no solamente tienen la oportunidad de estar en un colegio bueno y con buenos profesores, tengan la chance de entrar a la universidad; pero las reglas están así y hay que adecuarse a éstas que existen. Yo diría que se tendría que compartir las pruebas, es decir, las pruebas se dan en dos días y perfectamente se podría poner un día más. Hay que buscar una forma adecuada, en otras partes hay pruebas para cada una de las carreras, cosa que aquí no hay”.
– ¿Cuál ha sido la clave del éxito para que los chicos del Cruz del Sur obtengan buenos puntajes en la PSU?
– “Es un proceso. Yo creo que en la vida cuando uno toma las cosas en forma seria y trabaja en forma constante, los resultados se dan a la larga. Este era un colegio académico, tenía buenos resultados y nosotros fuimos incorporando algunas cosas. Primero nos preocupamos de una formación integral y eso significa no solamente en lo académico, sino que también incorporar las áreas de las artes, del deporte, ciencia y cuando un alumno se siente identifica y es feliz, rinde mucho más. Uno de los méritos es hacer que el colegio sea más íntegro y eso se traspasa.
“El otro es tener siempre altas expectativas, porque los alumnos se motivan y son capaces de rendir más de lo que ellos piensan. Eso significa tener todo un equipo trabajando en esto, desde el equipo de gestión hasta la última persona que trabaja asistiendo a los chicos, siempre pensando en que lo pueden hacer bien.
“Cada uno tiene que sacar lo mejor de sí. Si uno es capaz de rendir 550 puntos, pero que haga el esfuerzo está bien. Lo que pasa que aquí se piensa que en el Cruz del Sur están los alumnos más inteligentes o nerds, cosa que no es así. Yo sí diría que en nuestro colegio están los alumnos más perseverantes de Punta Arenas. A lo largo eso hace el triunfo en la vida. Nosotros estamos en el lugar Nº11 a nivel nacional, pero hay 300 colegios más que tienen una infraestructura mayor que tenemos nosotros. Entonces ahí hay un trabajo sobre todo enfocado en la riqueza de la persona; el recurso humano, porque ese es nuestro logro”.
– A nivel socioeconómico, porque estamos hablando de un colegio caro y que no todas las personas pueden acceder; sumado a esto, la mayoría de los alumnos tienen padres profesionales. ¿Esto marca la diferencia en la PSU a tu juicio?
– “Lo valórico viene de la casa. Nosotros podemos reafirmar lo que se hace, pero en ese estatus social lo valórico llega del hogar y afortunadamente es un plus, quizás nosotros tenemos el apoderado ideal: que son profesionales y entienden que la educación es lo más importante que le pueden dejar como herencia a sus hijos. Por lo tanto, los apoyan y son papás que no los dejan en el colegio y se van. Nosotros tenemos reuniones todos los meses, escuela para padres, jornada para padres, de retiro y más. Todas las acciones que hacemos son intencionadas para el logro de algo e indiscutiblemente los papás cuestionan mucho y nos parece muy importante. Lo que pasa al contrario con la educación municipal, donde muchas veces los papás por asuntos laborales no pueden estar con sus hijos, entonces es una ventaja”.
– ¿Qué opinión le da esta enorme brecha entre la educación pagada versus la municipal?
– “Yo lo lamento, porque todos quisieran que todos tuvieran las mismas oportunidades de tener una buena educación. Yo creo que tarde o temprano la educación pública tiene que mejorar y tiene que llegar al nivel que tenía antes. Los colegios con la municipalización se fueron separando, estas reformas que nadie puede estar en desacuerdo porque todos deben tener las mismas oportunidades, pero también hay que pensar en cómo se hacen las reformas, aquí se empezó al revés. Siempre estoy con el pensamiento de poner en el centro al alumno y una forma es el hecho de tener buenos profesores y capacitarlos. Aquí se empezó por la gratuidad, ese fue el concepto; no por el concepto de la calidad. Esto debiese ser al revés, la gratuidad es importante pero si se quiere mejorar la educación, no se puede partir por ser gratis. Soy un convencido de que un profesor bueno en el aula, es el 80% del éxito de un colegio y en todos los niveles.
“Yo entiendo que como está planeado todo el tema de la desmunicipalización con los colegios, aquí hay una crisis. Porque nadie tomó decisiones, tuve la experiencia de haber pasado por el Liceo Sara Braun un año y ahí vi que hay gente muy valiosa en los colegios municipales; pero otros no. Había que tomar decisiones que mucha gente no se atreve a tomar, como desvincular a profesores que no hacen bien la pega y que están de planta por 15 ó 20 años. Ese año que estuve, por presión del Colegio de Profesores no pude seguir y no pude porque estuve en contra de la huelga de los profesores hace 9 años; eso me costó no seguir en el liceo, porque yo ponía en el centro al alumno. Lamentable. Yo me acuerdo que los alumnos iban a las marchas, pero después volvían al colegio y eso el alcalde me lo dijo, hay presiones del Colegio de Profesores para que tú no sigas”.