Necrológicas
  • Alejandro Carlos Mijalic Neracher
  • Olga Nelly Yánez Yáñez
  • Alicia Correa de Peña y Lillo
  • José Guillermo Arancibia A.

La historia del emocionante reencuentro de dos hermanos separados por más de medio siglo

Por R Martinez sábado 23 de marzo del 2019
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
1.681
Visitas

Por 51 años tuvo que esperar un emocionante y conmovedor abrazo entre dos hermanos que fueron separados en su infancia, y que minutos antes de las 10,30 horas de ayer se reencontraron en el frontis de la Primera Comisaría de Carabineros, luego que uno de ellos iniciara hace algunos años la incansable búsqueda para intentar ubicar a su familiar.

“Toda mi vida tuve este sentimiento en mi corazón”, manifestó con la voz entrecortada y con lágrimas de alegría René Hugo Oyarzún Torres, de 59 años, quien desde la ciudad de Castro se trasladó hasta Punta Arenas para dar con el paradero de la señora María Eugenia Silva Torres.

“Lo último que supe era que mi papá estaba enfermo en esos años y que falleció y yo más o menos tenía 7 años. Tampoco supe de la existencia de mi mamá, hasta los días de hoy tampoco tengo idea si está viva. Ahora que vine a pasear a Punta Arenas, después de 28 años, empecé a buscar pistas preguntando con mi mamá postiza que siempre me decía: ‘tú tienes una hermana’. Yo era de acá pero en 1993 me fui con mi señora a Chiloé. Formé una familia, pero mi deseo era conocer a mi hermana antes de que Dios nos separe otra vez”, expresó el gestor del encuentro.

Don René, relató que sin acordarse del nombre o de cómo era físicamente su hermana comenzó a realizar múltiples diligencias por sus propios medios en la ciudad chilota para tratar de obtener algún indicio o pista que lo condujeran a encontrar a la señora María, sin tener éxito en su propósito. “Por eso tuve que acudir a Carabineros de Punta Arenas, y ellos me ayudaron y gracias a Dios la vine a encontrar”, prosiguió.

Carabineros golpeó
a su puerta

Desconcertada se mostró en un principio la señora María, cuando el personal policial golpeó la mañana de ayer la puerta de su casa para darle cuenta de esta sorpresa. Poco a poco, la vecina puntarenense comenzó a evocar en el área más recóndita de su memoria aquellas reminiscencias de su niñez, hasta el momento en que, de sopetón, supo de qué se trataba, y lo que aquello implicaba.

A las 10 horas llegó a la unidad policial don René, y media hora más tarde una patrulla se estacionó frente al cuartel. A paso lento, y acompañada en todo momento por su marido, la mujer cruzó la Avenida Guillermo Pérez de Arce hasta llegar frente a la puerta del recinto de Carabineros, donde una decena de personas fueron testigos de la desbordante emoción que selló el reencuentro de dos hermanos.

“La verdad es que me sorprendieron mucho, cuando llegaron a mi casa no sabía qué pensar. Yo no me acordaba que se llamaba René, porque le decíamos Hugo, y cuando el carabinero me dijo yo quedé para adentro y le dije que no tenía un hermano con ese nombre, pero cuando me empezaron a hablar rápidamente mi memoria empezó a recordar todo y le dije que sí, que yo lo conocía. Ahí me contaron que me estaba buscando, que me quería conocer, y acá estoy”, precisó.

Doña María afirmó que no le gustaría que el tiempo vuelva a separarlos, por lo que le dejó extendida la invitación a su hermano para que éste visite su casa y se congregue por primera vez toda la familia, se conozcan los primos, sobrinos y otros seres queridos.

“Yo sabía de la existencia de él, cuando éramos niños yo lo perdí y nunca me nació la idea de buscarlo. El estuvo internado y ahí lo perdí. Muchas veces lo fui a ver, después yo me enojé porque pensé que él no quería verme y por eso dejé de verlo y de buscarlo, y después no supe nada de él, pero yo sabía que tenía un hermano”, finalizó la conmovida vecina.

Finalmente, el capitán Marcelo Ruiz explicó que el resultado de este encuentro fue posible gracias a la labor que efectúa el personal de la oficina de Integración Comunitaria de la Primera Comisaría de Carabineros, siendo esta reunión la primera de 2018.