Necrológicas
  • José Arturo Olavarría Velásquez
  • Víctor Serón Nail

La lucha de las trabajadoras sexuales por tener derechos laborales

Por La Prensa Austral domingo 9 de junio del 2019

Compartir esta noticia
4.481
Visitas

El trabajo de años, de memoria colectiva, fue plasmado en el libro “Más allá del Margen, Memoria de Mujeres Trabajadoras Sexuales en Chile”, que será presentado mañana lunes en nuestra ciudad.

Una de las grandes revoluciones sociales comenzó a dar sus primeros pasos en Magallanes. La lucha de las trabajadoras sexuales por tener derechos laborales llegó a Punta Arenas, de la mano de la Fundación Margen y de sus dirigentas nacionales.

“Queremos que las mujeres puedan tener los beneficios que tiene cualquier trabajador, porque las trabajadoras sexuales no pueden optar a una casa, ni jubilar o tener acceso a la salud”, planteó Herminda González Inostroza, vocera de la Fundación Margen y secretaria organizacional de la Red Latinoamericana y del Caribe de Trabajadoras Sexuales.

La Fundación Margen encabezará en Punta Arenas el levantamiento de un mapeo de las mujeres que trabajan en el comercio sexual. Y, es que están ad portas de presentar una propuesta de ley que regularice el comercio sexual, de manera que puedan acceder a los beneficios que tiene cualquier trabajador.

Herminda González dijo que apuestan porque las mujeres sean respetadas, que tengan los beneficios que tiene cualquier trabajadora, poder optar a una jubilación, a tener mejores condiciones en los espacios de trabajo, que el sueldo sea equitativo entre el dueño del local y la trabajadora, que las compañeras puedan llegar a ser autónomas y que no sea necesario que haya un proxeneta y que quienes están en un lugar cerrado con un patrón tengan los beneficios que tiene cualquier otro trabajador como el pre y post natal y para quienes tienen hijos puedan tener una sala cuna.

Control de salud

Uno de los primeros logros conquistado por la organización, fue que el control de salud fuera voluntario para las trabajadoras sexuales, debido a que se enfrentaban a un proceso discriminatorio. “Se llamaba “carné sanitario y traía una ‘V’ de venérea y timbraban el carné igual que a los animales…Ese es un avance al igual que con los medios de comunicación, porque nos costó mucho hablar de trabajadoras sexuales porque nos llamaban prostituta o ramera, es decir siempre se nos discriminó y se nos marginó, pero hoy tenemos prensa que nos ha apoyado”, resaltó la dirigenta, quien añadió que están en Punta Arenas gracias a un proyecto de Paraguas Rojos, una agencia holandesa que apoyó este trabajo en Coyhaique, Punta Arenas, Antofagasta y Coquimbo.

Los primeros pasos en Magallanes

La vicepresidenta de la organización Nasaria Navarro, será la encargada de impulsar la organización en Magallanes y de apoyar a las trabajadoras sexuales, entregando información y también dando a conocer la importancia del control de salud voluntario, ante el aumento del VIH. “Queremos ser un aporte, que las mujeres lo vean como un tema de salud, pero no puede ser una exigencia, ni de salud, ni de las policías, porque todas las personas tienen que hacerse el examen del VIH”, apuntó Herminda.

En la región son alrededor de 500 las mujeres en control de salud voluntario por comercio sexual.

“Hay muchas trabajadoras sexuales que sólo trabajamos, no sabemos esta información y no podemos ir al hospital por el miedo a decir soy trabajadora sexual, por eso es importante que formemos una sede en Punta Arenas para comunicarnos entre nosotras. “Sé que cuando tienen que ir a la PDI o a Carabineros no van por el miedo, por el estigma y porque nos tratan como lo peor”, advierte Nasaria, quien reconoce que ella misma callaba su oficio. “Cuando me preguntaban decía que trabajaba en una casa y por eso es necesario que nos comuniquemos para que podamos andar con la frente en alto”.

Más allá del Margen

La presentación del libro “Más allá del margen: Memorias de mujeres trabajadoras sexuales en Chile” es parte de las actividades que tiene la Fundación Margen en Punta Arenas. La ceremonia se realizará este lunes 10 de junio, a las 15,30 horas, en la sede de la Unión Comunal de Punta Arenas, en calle Covadonga 061.

La publicación, de la autoría del periodista y activista Víctor Hugo Robles, es fruto de un trabajo colectivo. “Habla de cómo las trabajadoras sexuales le pusieron fin al abuso de poder de las autoridades y sobre todo a las policías, cómo nos organizamos, quien nos apoyó para poder organizarnos como trabajadoras sexuales”.

La lucha de las dirigentes

Otra de las dirigentas que visita Magallanes es Eliana Dentone, quien ha estado en esta revolución social desde sus inicios. En su paso por la región, indicó que “fuimos las que dimos la cara” y relató el proceso de exigir el respeto que como mujer y trabajadora merecían.

Recordó los orígenes de la organización, que cumplió 20 años. “Fue horrible. Me llevaban detenida sólo por ser dirigenta y nosotros los acusábamos con nombre y apellidos a quienes abusaban de nosotros. Me cargaban con droga y me acusaban falsamente, veníamos saliendo del golpe militar y en ese tiempo las trabajadoras sexuales que éramos “putas”, sólo queríamos respeto…La sociedad pensaba que andábamos con los senos al aire y los labios pintados, por el estigma social y nosotros tuvimos que ir derribando esos mitos, me costó mucho por mis hijos y mi familia, fue una lucha social muy grande, una revolución. Más encima me enfrentaban y yo respondía: ‘Sí me gusta el sexo’, entonces era muy transgresora. Trabajamos con la Iglesia y con las matronas en un sin fin de cosas, que nos permitieron llegar a esta instancia”.