Necrológicas
  • Jorge Antonio Yersic Soto
  • Francisca Gallegos Rubio
  • Julio Sebastián Calderón Maclean

Locatario José Barría: “La realidad actual es que la administración del Mercado Municipal está acéfala”

Por Andrea Coñuecar miércoles 14 de diciembre del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
155
Visitas

Andrea Coñuecar Ojeda
aconuecar@laprensaaustral.cl

“A través de un decreto, la Municipalidad de Punta Arenas envía a cada locatario un cobro mensual que corresponde al derecho a ocupar cada puesto del mercado y eso es pagado por cada dueño de los locales que ahí se ubican. Lo que no se ha cancelado, son los gastos comunes, pero no porque no se quieran pagar, sino porque no nos llegan los cobros”, afirmó José Barría Bonacic, dueño del Restaurante Vista al mar, local situado en el Mercado Municipal de Avenida Costanera del Estrecho, recinto que debió cerrar sus puertas el pasado domingo debido al colapso del sistema de aguas servidas.
En la previa, el alcalde Radonich señaló a La Prensa Austral que la administración de dicho recinto estaba siendo manejada de manera irregular, asegurando que desde septiembre del año pasado, “no hay pago de gastos comunes, ni de arrendamiento de los locales que se están ocupando”, expresó Radonich.
Dichas declaraciones, no fueron totalmente compartidas por José Barría Bonacic, quien además de ser uno de los locatarios del Mercado Municipal, formó parte de la concesionaria que tuvo a su cargo por más de tres años la administración de dicho recinto, hasta que en agosto de 2015 pasó a tuición de la repartición municipal.
“La realidad actual es que la administración del Mercado Municipal está acéfala. Uno no podría decir qué funcionario o qué dirección del municipio es la que está a cargo del mercado, como para que uno pueda concurrir a hablar con alguien. Desde que dicho recinto pasó a ser administrado por el municipio, ellos lo que hacen es cobrar por un derecho -creo que le llaman permiso precario- una especie de arriendo que asciende a 15 mil pesos y se cobra a partir de un decreto municipal. Y eso se entiende que es pagado por todos. Los gastos comunes es algo aparte y si no fue pagado, fue porque el propio municipio no cursó el cobro”, afirmó enfático el comerciante.
“No se volvió a licitar”
Cabe recordar que el dueño del Restaurante Vista al mar, Juan Barría Bonacic, resultó adjudicatario de la licitación que el año 2010, levantó el municipio de Punta Arenas, para la administración del Mercado Municipal.
Ello, según quedó consignado en la sesión Nº76 del Concejo Comunal efectuada el 25 de octubre de 2010.
“La administración del nuevo edificio del Mercado Municipal fue adjudicada a Administraciones Juan C. Novakovic y Otro, con una oferta económica (suma de todos los arriendos establecidos por cada local) de $4.879.500. Su propuesta se impuso sobre la de Sociedad Comercial Dromens Ltda. y Jorge Díaz Paredes”, consignaba el acuerdo adoptado por el Concejo Municipal, liderado por el alcalde Vladimiro Mimica.
“Esta concesionaria, se hacía cargo de la seguridad, del aseo, y el funcionamiento del edificio y eso lo lograba por medio de valores de arriendo que se cobraban a los locatarios -algo que también fue parte de la licitación- más los gastos que generaba el edificio y que facturábamos a los locatarios”, afirmó Barría Bonacic, agregando que cuando fue parte de la administración del Mercado Municipal, los cobros por concepto de arriendo de cada local, ascendían los 200 mil pesos o incluso más.
Consultado respecto al período de tiempo en el que operaron como concesionarios, Barría afirmó que en principio se establecieron 3 años, plazo que luego se prorrogó en dos oportunidades, bajo la administración del ex alcalde Boccazzi. “La última prórroga fue hasta el 31 de julio de 2015. El municipio señaló que prepararían bases de licitación, pero parece que no lograron un acuerdo dentro del Concejo Municipal, y finalmente no se volvió a licitar”, expresó.
José Barría además indicó que por iniciativa de los propios locatarios, se ha procedido a efectuar todos los esfuerzos para poder dar nueva marcha al Mercado, dado el cierre por el cual se han visto afectados, generará lógicas pérdidas.
“Los mismos locatarios se organizaron para poder echar a andar este tema, porque la municipalidad realmente no ha tomado cartas en el asunto”, concluyó.