Necrológicas
  • José Ramón Ampuero Guzmán

“La región está viviendo un proceso de transformación, con un multicolorido racial”

Por Analía Vázquez domingo 18 de octubre del 2015

Compartir esta noticia
144
Visitas

En el taller, organizado en conjunto por la gobernación provincial de Magallanes, la Universidad de Magallanes, y la Universidad Central, se dieron a conocer los resultados de la Primera Consulta Migrante realizada en la región, así como también un estudio cuantitativo realizado a nivel nacional sobre la percepción que tienen los chilenos de las nuevas oleadas migratorias. En ese contexto El Magallanes conversó con el decano Dr. Osvaldo Torres, especialista en Derechos Humanos y Migración.

– ¿Cuáles son los principales resultados de la encuesta sobre la percepción de los chilenos respecto a la inclusión social de los migrantes latinoamericanos en el país?
– “Hay una alta aceptación respecto a la opinión de inclusión en el sistema de salud y educación gratuita para los migrantes por parte de los chilenos. A mí me llamó la atención porque en los años noventa estaba más instalado el discurso del sentido común que decía que los extranjeros vienen a quitar el trabajo y además usan los servicios sociales. Yo creo que hay una relación directa entre ciertos mejoramientos en los servicios de salud primaria y por otra parte, como ha disminuido la población escolar chilena en los colegios públicos, la mantención de la demanda en esos colegios viene a ser llenada por los extranjeros”.
“Pero si tú te vas a la misma encuesta de la universidad respecto si la política de puertas abiertas es positiva o no para el país te encuentras con una resistencia mayor. Y también si se deben o no expulsar del país a los migrantes ilegales. Es un tema bien importante respecto de cual es la actual ley de migración, es una ley bastante antigua del año 1975, con una fuerte carga en la doctrina de seguridad nacional. Que se impuso con una idea de que los extranjeros eran una suerte de peligro para la sociedad chilena, porque podían ser potenciales extremistas. Esa ley no da cuenta de la inserción de Chile en la economía global y en las redes que han ido creando en los mercados laborales y la necesidad de Chile de tener una mano de obra más calificada que no se encuentra en el país. Se ha producido una modificación en la demografía y la economía que tiene absolutamente desfasados los criterios de la ley de 1975”.

– En ese contexto, ¿el principal objetivo de este seminario es apoyar los criterios para la modificación de la Ley de Migraciones?
– “Este seminario es una iniciativa de la gobernación producto de este nuevo flujo migratorio, que está centrado en países de origen latinoamericano, entonces como ha habido episodios de conflictividad y se han instalado una serie de prejuicios sobre la población de raza negra y cuyas actividades económicas para muchos son vistas con bastante prejuicio, la gobernación nos pidió instalar este catastro. Y evaluar qué tan ciertas son estas percepciones que tienen los patagones de este nuevo flujo de inmigrantes”.

– Al relacionar las percepciones de los ciudadanos magallánicos con la realidad que viven los migrantes en materia laboral, habitacional, ¿cuáles son las brechas que se generan a partir de esos prejuicios?
– “El flujo migratorio sigue siendo fundamentalmente argentino, y pareciera que no forma parte del debate. Los prejuicios más bien están orientados a la raza negra, debido a sus costumbres y tradiciones que son diferentes a las de los chilenos”.
– “Por otro lado está en juego también esta mirada de alguna manera racista que tenemos los chilenos en general de pensar, a la población sudamericana de color negro como una especie de inferioridad de pueblos respecto de nosotros mismos. Esa mentalidad que viene desde épocas de la colonia todavía persiste. Sin embargo hay datos que se expresan a nivel nacional y también regional, dan cuenta por ejemplo que la población que llega a Punta Arenas de países como Colombia, República Dominicana y Perú, tienen un nivel de escolaridad más alto que los chilenos.
“Otro punto interesante es que el trabajo de una cantidad importante de colombianos y de dominicanas se da en torno a las nuevas inversiones del gas y del carbón, toda esa fuerza del trabajo formalizada según arrojan las cifras, tributa a su propio sistema de salud, ya sea de Fonasa o Isapre, tienen una capacidad de compra por lo tanto ayuda a la economía de la región. Y son temas poco valorados respecto a la mentalidad prejuiciosa”.

– La Región de Magallanes está viviendo sin dudas un gran proceso de cambio, la ciudad crece, hay, respecto a hace diez años atrás por ejemplo, un gran crecimiento demográfico, así como económico. ¿Cómo se percibe este proceso de transformación al que se incorporan estas nuevas oleadas migratorias?
– “A nosotros nos parece importante que la región se piense de alguna manera como una sociedad en proceso de transformación, con un multicolorido racial. Con mayor heterogeneidad, respecto al migrante europeo que le dio el carácter de la zona. Porque esta transformación cultural sin dudas puede potenciar mucho más la identidad regional”.
– “A nivel regional los grados de aceptación en Chile van en aumento, en el tramo de los jóvenes 18 a 35 años. Mientras que la población vieja es más resistente y conservadora. Creo que hay una falta de comprensión de la magnitud acerca del proceso de envejecimiento de la sociedad chilena. Así como en los últimos 20 años en Chile se duplicó la cantidad de adultos mayores en 20 años más, Chile se va a ubicar como el primer país de América latina con población más envejecida por sobre  Uruguay y Cuba”.

– En relación a los niños migrantes, ¿cómo es su inserción en el ámbito de escolaridad, teniendo en cuenta que cada vez hay más denuncias por bullying en los colegios?
– “Respecto de los derechos de los niños en el catastro que se hizo, hay una preocupación, porque hay un incremento de la población escolar de niños migrantes latinoamericanos. Pero el grado de aceptación en los colegios, todavía es bajo. Entonces no hay una integración cultural que permita extraer las riquezas de conocimientos que los niños traen con sus familias. Ahí hay una preocupación de la gobernación en cómo instalar el proceso de convivencia, en las escuelas para evitar el bullying o las discriminaciones que entre los mismos pares se genera”.

¿Respecto a la vivienda, cómo se percibe el acceso a planes sociales o a arriendos con un marco legal que respalde a los migrantes?
– “En la encuesta nacional que hicimos en la universidad hay una buena noticia que los chilenos estamos más proclives a aceptar por ejemplo el acceso a los servicios de vivienda si cumplen con los ahorros y las condiciones. Lo que habla de que los migrantes no tienen que deslomarse trabajando para exclusivamente enviar algo de dinero a su país, sino que también pueden tener una posibilidad de inserción y residencia en el país”.
– “Otro tema es el problema de los arriendos, se están generando los diálogos con las autoridades del Servicio de Vivienda y Urbanización (Serviu), para ver de qué manera los migrantes puedan acceder a subsidios de vivienda. Particularmente los dominicanos o colombianos, y los ecuatorianos, son los que más demandan arriendos por las condiciones de mayor precariedad laboral que tienen, entonces en ese lapso hay un cierto abuso por parte de los arrendatarios. Ya sea porque hay cobros indebidos en el arrendamiento, o por las condiciones de las viviendas también”.