Necrológicas
  • Juan Manuel Morales Vargas
  • Rolando Teofilo Torres Cárdenas
  • Olga Oyarzún Pérez
  • Carlos Moisés Bustos Baeza

Las expectativas de los que van a Europa y la experiencia de quienes vivieron en Magallanes

Por La Prensa Austral jueves 13 de junio del 2019

Compartir esta noticia
580
Visitas

A través de Youth for Understanding Chile

La estudiante francesa Juliette Minjon y el alemán Nico Squarra están próximos a regresar a sus respectivos países, después de un año en la región. Mientras tanto, Catalina Díaz, Maite González, Daniela Antiñirre y Elia Gallardo, viajarán en agosto al Viejo Mundo

Un nuevo proceso de intercambio estudiantil está por desarrollar la organización Youth fot Understanding Chile, que otorga posibilidades a estudiantes de la región para que continúen sus estudios en el extranjero, a la vez que permite que jóvenes de otros países, se incorporen al sistema educativo nacional. Pronto a abandonar Punta Arenas después de un año, están la estudiante francesa Juliette Minjon, proveniente de Lille, y que estudió en el Liceo Juan Bautista Contardi; y el alemán Nico Squarra, de Münich, que estudió en el Colegio Charles Darwin.

En tanto, en agosto iniciarán su experiencia europea cuatro jóvenes estudiantes: Catalina Díaz Sepúlveda, cuarto medio del Instituto Sagrada Familia, que seguirá sus estudios, por un año, en Alemania; Maite González Lagos, que cursa segundo medio en el Colegio Británico, y cuyo destino será Finlandia (durante 5 meses); Daniela Antiñirre, estudiante de tercero medio del Liceo Contardi, que permanecerá un año en Suecia; y Elia Gallardo Simeone, que viajará a Valderice, Italia.

Un año en Magallanes

Nico Squarra quedó muy agradecido de todas las experiencias que vivió en Punta Arenas, pese a las diferencias con su Alemania natal. “Conocí una nueva cultura. Fue un cambio para mí, pero sabía y vine abierto a la nueva cultura. El invierno sí me costó, antes en el colegio tuve un año de español, pero aprendí el idioma. El sistema educativo es bueno, y lo que más me gustó fue el ambiente en el colegio, más familiar. En Alemania es más formal. Acá me gusta más ir al colegio”, partió comentando el joven teutón.

El grupo de estudiantes compartió sus experiencias, en el caso de los extranjeros, mientras que las magallánicas que viajarán en agosto, proyectaron lo que vivirán en tierras europeas.

En cuanto a las diferencias, destacó que “en Alemania hay menos horas y el recreo grande es una hora, los estudiantes se quedan a comer y pasa mucho que los profesores faltan, cosa que acá no noté”.

Como buen joven, conoció el “carrete” y comentó lacónicamente, que le gustó. “Los carretes aquí comienzan muy tarde. En Alemania parten como a las 9”, indicó. Pero lo que sí le costó acostumbrarse fue a que “las personas siempre llegan tarde. Ahora siempre calculo”, reconoció el joven alemán, que quedó fascinado con el asado de cordero.

El caso de Juliette Minjon también es llamativo. Llegó casi sin hablar una palabra de español y ahora se va sabiendo muchas palabras, como cachai y otras que no se pueden publicar. Su familia anfitriona le dio a conocer algunas que incluso pueden ser ofensivas, para que supiera y no cayera en algunas bromas pesadas.

“Estuve un año en Punta Arenas, conocí a muchas personas, les tomé mucho cariño. Viajé por Santiago, Pucón, Puerto Varas, por un viaje organizado por YFU, Torres del Paine, Natales; igual conocí nuevas culturas, comidas”, partió comentando la estudiante, que incluso llegó a ser abanderada del Liceo Juan Bautista Contardi.

En cuanto al sistema educativo, a diferencia de Nico Squarra, Juliette no encontró mayores diferencias: “En teoría son parecidos, pero en Francia son más estrictos. No se puede usar celulares, no se puede comer en el colegio, hay más distancia con los profesores. En mi colegio de Francia no podía elegir mi asiento, y aquí no, me siento con mis amigas”, destacó la estudiante, que practicó voleibol y obviamente, también conoció el carrete. “Mi familia de acá me decía ‘no hasta muy tarde’, y yo preguntaba ‘a qué hora’ y me decían ‘3 de la mañana’. Si yo decía eso en Francia, me decían que hasta las 12 nomás”.

Perspectivas ante la nueva experiencia

En el caso de las estudiantes magallánicas, hay una expectativa que va creciendo conforme pasan los días. En agosto iniciarán su aventura europea, y ya la ansiedad es notoria en ellas.

Catalina Díaz comentó que se enteró de este programa de intercambio estudiantil porque “mi mamá leyó una nota de Juliette en La Prensa Austral y postulé. Presenté mis notas, cartas de mis papás, de un profesor y una mía, además de un video. Yo ponía tres opciones de países y Alemania siempre me llamó la atención”, indicó la estudiante, que viajará a la pequeña ciudad de Dachwig. “Creo que será todo diferente y me entusiasma eso”, recalcó la estudiante,, cuyo promedio del año pasado fue de 7.

Maite González tiene una mezcla de ansiedad y nervios, pues se trasladará por cinco meses a NurmÏ Jarvi, en Finlandia. “No sabía que había becas, supe de YFU por una amiga de Santiago que fue a Finlandia por esta agencia. Y yo desde chica estoy obsesionada con este país, porque siempre escuché de su educación, y quiero comprobarlo. Mi hermana se fue a Canadá el año pasado y no quería copiarla. Además, todas mis compañeras iban a Norteamérica y no quería copiarlas”, comentó. Lo único que le preocupa es el idioma, aunque con su promedio de 6,8 no debería tener problemas. “Tengo altas expectativas y quiero comprobar todo lo que se dice, siempre se habla mucho y quizás no es tan así”. La ciudad a la que va está a 30 kilómetros de Helsinki.

A su vez, Daniela Antiñirre, que en Punta Arenas ha destacado como seleccionada de básquetbol, también postuló a una beca, “porque supe por Camilo (Fuentes, un compañero), después llegó Juliette a mi curso, conocí la agencia, hicieron una charla y después de eso, investigué e hice los trámites rápido”. Eligió Suecia “porque es un país pequeño, pero muy desarrollado; su sistema es el que más me gusta, muy diferente al de Chile. Todo más ordenado, menos delincuencia. Espero continuar el básquetbol allá, pero si surge otro deporte, igual”, vislumbró la estudiante, cuyo promedio es de 6,6 y que se trasladará a la ciudad de Alvsbyn.

Finalmente, Elia Gallardo reconoció que en principio su opción era Suecia, “pero se habían acabado los cupos, entonces tenía que escoger otro país. Quería un intercambio especial de artes, entonces busqué países y como mi familia venía de Italia, me decidí. Empecé a postular cuando mi hermano mayor se fue, por la misma institución, a Alemania. En febrero me confirmaron que me iba. Lo bueno de Italia es que el idioma, escucharlo, me resulta fácil, he estado buscando clases en Youtube”, indicó Gallardo, que tiene promedio 6,3 y que aunque vivirá en Valderice, estudiará en Trapani.

Buscan más familias anfitrionas

Víctor Fuentes es el “padre” magallánico de Juliette Minjon y tiene a su hijo Camilo estudiando en Alemania, quedará de representante de YFU en Magallanes y en esa calidad, indicó que una de las necesidades para la institución es encontrar nuevas familias que puedan acoger a estudiantes extranjeros, por distintos períodos. Para ello, invita a que quienes estén interesados, visiten la página www.yfu.cl.

Fotos Rodrigo Maturana