Necrológicas
  • Alan Esteban Goyack Cerpa
  • Rita Groves Lye vda. de Lovretic
  • María Angélica Cárcamo Cárcamo
  • Alisson Hutt Fontt
  • Eva Florentina Pérez Muñoz

Las historias de mujeres extranjeras que llegan a buscar nuevas oportunidades

Por La Prensa Austral lunes 12 de noviembre del 2018

Compartir esta noticia
494
Visitas

Por Edmundo Rosinelli

Chile está experimentando un nuevo proceso de inmigración, proveniente ésta mayoritariamente de naciones  latinoamericanas y caribeñas.

Se trata de un fenómeno que posee una serie de complicaciones y que tiene a las mujeres como actores principales. Es, por ello, que La Prensa Austral iniciará una serie de reportajes que busca dar cuenta de estas experiencias y que el lector comprenda mejor las vicisitudes de la vida de extranjeras que, por diversas razones, abandonaron sus países.

La serie “Mujeres Migrantes” es financiada por el Fondo de Medios de Comunicación Social 2018, dependiente del Ministerio secretaría general de Gobierno, y cuenta con recursos aprobados por el Consejo Regional.

La realidad magallánica

En Magallanes, más de tres mil extranjeros residentes registró el año pasado el Departamento de Extranjería de la Policía de Investigaciones, según cifras que nos proporcionó este organismo, ya que con la gobernación provincial fue imposible obtener dichos antecedentes.

En el desglose, por nacionalidad, son los ciudadanos colombianos los que encabezan el listado, con 1.303 personas en Magallanes.

Le siguen los venezolanos, con 377; argentinos, 300; paraguayos, 278; dominicanos, 196; haitianos, 105; peruanos 76; bolivianos 65; mexicanos 62.

En el ítem, “otras nacionalidades”, figuran 385.

Cada persona viene con un objetivo similar: mejores expectativas económicas, salvo los menos, que embarcados en una aventura personal salieron a conocer y terminaron quedándose.

Con este reportaje, queremos aportar al conocimiento de estas historias a través del relato de seis mujeres extranjeras que nos contaron sus experiencias de vida y por qué un día decidieron abandonar la Patria que las vio nacer.

Hay cientos más. A muchos les fue mal. El viaje no cumplió sus expectativas y tuvieron que regresar. Algo así como sucedió con más de un centenar de ciudadanos extranjeros, que acogidos al Plan Retorno a Haití, no les quedó más que volver a su país de origen, porque las cosas no se dieron en Chile como ellos pensaron.

En el caso de las mujeres extranjeras con las que conversó La Prensa Austral, prácticamente todas están conformes con el trato recibido y por las expectativas económicas cumplidas.

Lo que también nos quedó claro es que el magallánico es clasista, porque al verse enfrentado a una mujer extranjera, de piel blanca, prácticamente no hace discriminaciones. Y más aún si es profesional.

Pero no así con mujeres de piel de color oscuro, como queda al descubierto con el relato de la mujer que trabaja en los estacionamientos del Unimarc y que, por su condición vulnerable, ha sido muchas veces maltratada verbalmente.

La convivencia diaria en Magallanes con ciudadanos de otras nacionalidades es una realidad que llegó para quedarse. De nosotros depende acogerlos y aprender a vivir con sus costumbres y estilos de vida, aunque hay sectores poblacionales en que esto les cuesta, por ser recurrentes las denuncias por ruidos molestos, ya que acostumbran a escuchar música a un volumen muy alto, sobre todo los fines de semana. Pero no son todos, ya que la mayoría sabe respetar el bajo perfil del magallánico.