Necrológicas
  • Clorinda “Tita” Cárdenas vda. de Ojeda
  • Gladys del Carmen Cortez Nola
  • Walter Segundo Emmott Ronfeltd
  • Ana Delia Unquén Levín
  • Eduardo Canales Verdejo
  • Gladys Jara Ovando

Las “soluciones parche” a los diversos problemas estructurales que aseguran enfrentar asignatarios de viviendas sociales

Por La Prensa Austral jueves 9 de agosto del 2018

Compartir esta noticia
552
Visitas

Hace poco y producto del fuerte viento registrado en la ciudad (rachas de hasta 90 kilómetros por hora), se desprendió la techumbre de una torre de departamentos.

En los tres años que Enelba Reyes lleva habitando su casa propia, por lo menos ésta ha tenido cinco inconvenientes estructurales. Y, cuando se ducha, seis veces se le apaga el piloto del calefont.

Estos son sólo algunos de los problemas que arrastra hasta la fecha. La delegada del block C del condominio Altavista I (sector sur de Punta Arenas), simplemente, perdió la cuenta del número de correos electrónicos enviados por reclamos.

“El principal problema es la filtración de ventanas; la sala de basura del primer piso ha sido reparada tres veces a raíz de esto. Sólo una vecina de mi torre no tiene problema con su calefont. Hasta hoy nunca me ha funcionado el extractor de aire de la cocina”.

Esta vecina -quien desembolsó más de un millón de pesos para el subsidio del departamento- desea una solución concreta para todos los calefonts de su block. El condominio, según dice, fue una especie de experimento habitacional.

“Creo que algunos materiales usados no fueron los idóneos. Uno trabaja y se esfuerza para vivir bien, y claramente estos problemas me limitan en mi calidad de vida. Es harto el cansancio que he tenido que soportar”, asegura Enelba.

Quien también está cansada es Karina Tecay, del block A. Cuenta que todo se ha hecho a la rápida y que sólo han obtenido “soluciones parche” a los diversos problemas estructurales.

“En las charlas previas a habitar los departamentos se nos dijo que tendríamos ventanas de termopanel, y la realidad jamás fue esa. Durante el primer invierno que pasamos acá éstas parecían cascadas. Las mismas filtraciones han sido tapadas por lo menos cuatro veces. En todos estos años no hemos podido estar completamente tranquilos”.

De acuerdo a las respuestas recibidas tanto del Servicio de Vivienda y Urbanización como de la constructora Salfa, los problemas suscitados serían atribuidos a la mantención de los departamentos.

Karina, quien pagó $1.450.000 por su departamento, asegura que bajo su piso flotante hay una grieta de alrededor de tres metros.

Los problemas del condominio Altavista I también son corroborados por Karina Leuquén. Por ejemplo, sus ventanas se curvan hacia adentro con el viento.

Hace poco y producto del fuerte viento registrado en la ciudad (rachas de hasta 90 kilómetros por hora), se desprendió la techumbre de la torre de Karina. Hasta ese día no se había percatado de una ínfima grieta que apareció en una de las paredes de su living-comedor. Va desde el techo hasta la mitad del muro y permite la visión de luz de la habitación contigua.

Ambas etapas del proyecto de viviendas sociales tuvieron una inversión que superó los 4.800 millones de pesos.