Necrológicas
  • Julio Sebastián Calderón Maclean

“Lo más urgente es solucionar las goteras de Ingeniería y la falta de salas de clases”

Por Carolina Ruiz martes 10 de mayo del 2016

Compartir esta noticia
245
Visitas

Vencer la apatía, reunir a los estudiantes en torno a las necesidades de su universidad y que se abran espacios de debate y participación es la base del trabajo que desde el viernes, comenzó a asumir oficialmente la nueva Mesa Ejecutiva de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Magallanes. Con el slogan “Umagnízate, construyendo identidad”, el grupo es liderado por su presidenta, Pamela Contreras González, alumna de Trabajo Social, quien abordó los principales desafíos que tendrán como federación, tras dos años y medio en que los estudiantes no tuvieron directiva.
Acompañada del vicepresidente, el alumno de Ingeniería Civil Eléctrica, Pablo Yáñez Alí, la flamante representante de los estudiantes de la Umag asumió oficialmente el viernes, en una ceremonia a la que asistió el rector Juan Oyarzo Pérez, quien posteriormente invitó a los jóvenes a una reunión con el equipo directivo de la casa de estudios regional, donde establecieron las primeras pautas de una relación de trabajo que, esperan, siempre sea de puertas abiertas y diálogo.
– ¿Cuáles serán las primeras actividades que irán organizando en estos primeros meses?
– “El sábado tuvimos nuestra primera actividad, un centro de acopio para la gente de Chiloé, que fue algo que no estaba previsto, pero ya desde la próxima semana, cuando nos aprueben el presupuesto, podremos ver a qué le daremos más énfasis, acorde también a las necesidades de la universidad. Tenemos que sentarnos a dialogar con la Vicerrectoría de Finanzas, y después ir trabajando con los centros de estudiantes para ver el tema de los congresos, seminarios, olimpiadas; temas muy concretos como infraestructura que también queremos poder solventar o al menos gestionar. Lo primero es fomentar la participación que necesitamos y que se perdió durante este tiempo y que necesitamos para poder concretar cosas más grandes dentro de nuestra universidad”.
– ¿Cómo irán organizando esta participación después de tanto tiempo en que no hubo federación, con todo lo que eso implicó en cuanto a la participación de cada carrera?
– “Desde esta semana convocaremos a reuniones del consejo, donde participan los presidentes de los centros de estudiantes. Las carreras que no tengan, la idea es motivarlas para que al menos tengan vocería para tener el vínculo. Vincularnos también con la Etec (Escuela Tecnológica), los planes especiales, que estudian en horario extensivo; y de ahí retomar la organización, una tarea sumamente difícil, porque es motivar a organizarse nuevamente, instalar la necesidad de esa organización y de ahí empezar a crecer”.
– ¿Cómo enfocarán el manejo financiero, que fue algo que influyó en el conflicto que se provocó en la última federación que hubo, con la consiguiente desconfianza entre los estudiantes?
– “Armamos un esquema, que debe ser aprobado por la Vicerrectoría de Finanzas, pero elaboramos un esquema con los ítems que creemos deben reforzarse más, como el desarrollo de la cultura, del deporte, medio ambiente. Temas muy concretos los fuimos sectorizando y veremos a cuáles darles más énfasis y a cuáles no, y desde ahí armar un presupuesto que tenemos que esperar que lo aprueben. Sabemos que es complicado ese tema, porque al ser universidad estatal se trabaja con licitaciones, de repente el flujo de dineros es lento, pero para esto también está la autogestión, de poder hacer eventos, cosas para que nosotros mismos tengamos algo de nosotros y poder desarrollarlo para beneficio de la universidad”.
– ¿De qué manera van a trabajar en este concepto de la triestamentalidad?
– “El rector se mostró muy abierto a alcanzar esta triestamentalidad y para nosotros es algo fundamental. Si están dispuestos a dialogarlo y concretarlo también es un gran paso. Apunta precisamente a que los tres estamentos tengan incidencia: rectoría, funcionarios y estudiantes; que todos podamos decidir lo que ocurra en nuestra universidad, en conjunto, a través del diálogo”.
– ¿Cómo van a retomar el tema de las demandas estudiantiles, las movilizaciones, después de tanto tiempo sin federación?
– “La universidad, al no tener federación, ha caído en la desinformación y el desinterés también, de querer ser partícipe de lo que ocurra en nuestra educación. Partamos de la base de que necesitamos abrir los espacios de debate, de reflexión y tomar posturas como universidad, frente a ciertas temáticas, como la reforma. Una vez tomadas esas posturas, comenzar a participar de lo que es la Confech, donde se reúnen todas las universidades e ir a plantear esta postura. Poder transmitirla, abrirnos a la discusión con otras universidades, entender que el conflicto estudiantil es algo que afecta a todo el país y que es nuestro deber como estudiantes hacernos cargo de la educación y es nuestro deber informarnos y ser partícipes de esta discusión. Bajo esa lógica, comenzar a incidir en el debate a nivel nacional para nosotros es fundamental si queremos una reforma que se ajuste a lo que nosotros esperamos, que la educación sea un derecho para todos por igual, entonces es importante ya comenzar a incidir en eso. Ya nos invitaron para una Confech, yo me he contactado con otros presidentes de federación también, me dejaron invitada para la reunión de la Confech, el 22 de mayo en Valparaíso y también tenemos la idea de hacer una Confech en Punta Arenas, pero para el segundo semestre porque se necesita más tiempo para organizarlo. Sería fundamental para nosotros aprovechar la instancia y que también los compañeros vengan y conozcan nuestra universidad, nuestra realidad, que es muy distinta a las de otras universidades”.
Reforma educacional
– ¿Qué análisis han hecho de la manera en que se ha desarrollado la reforma educacional?
– “Al menos a nivel universitario mucho no se ha hablado. Creo que eso ha pasado justamente por la desinformación, el desinterés, no hemos tenido con quién hacer el nexo. Pero insisto en la necesidad de hacernos cargo de nuestra educación. Dependiendo lo que pase con la reforma nos va a afectar a todos, queramos o no. Así que el primer llamado es ése, comenzar a discutir cómo se está dando la reforma y una vez que el documento salga, leerlo entre todos, analizarnos y ver cómo nos va a afectar”.
– ¿Por el contacto que han tenido con los estudiantes, cuáles han sido los puntos que les han mencionado en que deben enfocarse y que son más urgentes?
– “Creo que la infraestructura fue lo que más nos mencionaron: las goteras de Ingeniería, la falta de salas, es lo más constante. Cuando estábamos en precampaña, hicimos un programa participativo, donde por facultad, recogimos las opiniones, percepciones, demandas y necesidades de compañeros y que quisieran plasmarlo. Bajo esa lógica construimos el programa. Y lo que más salía era el tema de las salas. Infraestructura acá en Humanidades, por ejemplo, faltan enchufes, cosas pequeñas que pudieron haberse arreglado hace mucho rato pero nadie se ha organizado para poder hacer algo”.
– En términos más políticos, ¿qué visión tienen y qué los motivó? Ustedes formaron una organización que se llamó Creando, ¿cómo se gestó?
– “Somos un grupo de estudiantes que se dio cuenta que pocos hacen énfasis en este punto: nosotros vemos a la política como ‘el’ medio de transformación, como un medio de expresión, como una herramienta de poder construir, dejando de lado esa política de intereses personales. De ahí nace el Creando, que está compuesto por independientes y autonomistas, y eso es una mera señal de cómo el trabajo colectivo, la política colectiva es la que es capaz de transformar, contribuir y construir. Es una plataforma que le dio vida a esta mesa ejecutiva y sabe distinguir esa política necesaria y linda, alejada de esa política sucia que en realidad es un sesgo que está dado por casos puntuales de corrupción de políticos. No podemos desconocer a la política, que no se ha movido en el último tiempo y justamente su ausencia fue la que hizo que no hubiera federación durante dos años y medio”.
– ¿El nombre de la lista ‘Umagnízate’ a qué hace referencia?
– “Todavía lo seguimos usando. Es simplemente, hacerte cargo de tu universidad, de nuestro espacio de educación, donde muchas veces estamos más que en nuestra propia casa. Es empatizar con el compañero, construir algo de lo que te sientas parte. Formar identidad, sentirte parte y hacerte cargo de ella. Falta identidad con la universidad y es algo que necesitamos trabajar. Esa apatía que hay es la que ha desencadenado el individualismo”.
– Con respecto a la gratuidad, en la Umag son 1.300 estudiantes. ¿creen que es una cifra adecuada a la realidad?
– “Creo que una familia que se entera que su hijo tiene gratuidad es digno de sentirse bien y uno se alegra, pero entendamos que la gratuidad no debiese estar segmentada, segregada. Aún continúa segregando a la sociedad, entonces si la gratuidad fuese para todos, todo sería diferente, pero uno también entiende a esa familia que está muy contenta por tener esa gratuidad. No es suficiente, la educación si fuese vista como un derecho debiera salir del mercado y velar para que todos tengamos posibilidades de acceso, y en lo posible, que no tuviésemos que pagar nada para poder estudiar, entendiendo que muchos, me incluyo, que estudió con crédito, tenemos que estudiar y al salir, pagar 10-15 años, una carrera que duró cinco”.