Necrológicas
  • Alejandro Carlos Mijalic Neracher
  • Olga Nelly Yánez Yáñez
  • Alicia Correa de Peña y Lillo
  • José Guillermo Arancibia A.

Los 125 años del cementerio Sara Braun de Punta Arenas

Por La Prensa Austral viernes 3 de mayo del 2019

Compartir esta noticia
295
Visitas

La necrópolis cautela, preserva y resguarda en un perímetro de poco más de cuatro hectáreas, los restos de familiares, ciudadanos, figuras de la más variada estirpe, que corporizaron diversas épocas del acontecer histórico de la región y representan buena parte de la memoria de la Patagonia

Por Víctor Hernández

Pasó desapercibido. Como tantos acontecimientos de importancia en Magallanes, casi nadie reparó en el cumpleaños Nº125 de uno de los mayores tesoros patrimoniales y arquitectónicos de la región: El Cementerio Municipal Sara Braun de Punta Arenas, necrópolis que cautela, preserva, y resguarda en un perímetro de poco más de cuatro hectáreas, los restos de familiares, ciudadanos, figuras de la más variada estirpe, que corporizaron diversas épocas del acontecer histórico de la región y representan buena parte de la memoria de la Patagonia.

Este sitio fue elegido, el año 2010, por votación popular, en el concurso “15 clásicos de Chile”, como el ícono más representativo de la Región de Magallanes y Antártica Chilena. El año 2012 fue declarado Monumento Nacional en la categoría Monumento Histórico. La cadena de televisión CNN en español lo clasificó en un estudio efectuado el 2013 como el “sexto Cementerio más hermoso del mundo” y en 2015, el diario La Opinión, de Murcia, España, lo catalogó como el “más bonito del mundo”.

Nuestra literatura señaló a través de una de sus más importantes y preclaras voces-el poeta Christian Formoso- el acervo simbólico histórico y cultural que representa el cementerio Sara Braun para comprender el devenir de la humanidad. El libro “El cementerio más hermoso de Chile” de 2008 (que lleva ya tres ediciones) recupera a través del discurso poético, una visión antropológica desde el imaginario de la Patagonia para hacer un llamado a la humanidad, a modo de grito, en que la vida se perpetúa en este cementerio. Al momento de ser distinguido como miembro de la Academia Chilena de la Lengua en agosto de 2017 en su discurso titulado “Mi barco es el poema, sus velas siguen extendidas y, por naturaleza, dispuestas al naufragio”, Formoso alude a su propio libro,- considerado como texto renovador de la poesía chilena – y dice: (…) “En el cementerio más hermoso de Chile, exploré una genealogía de ese antagonismo y de ese sueño que menciona Adorno, a partir de esta idea: Si Punta Arenas se enorgullece de tener el cementerio más hermoso del país, es porque el Magallanes urbano nos hace parte diferente de Chile, precisamente a partir de la presencia y las trazas particulares de la muerte en el territorio. Ese libro se hizo siguiendo muchos mapas, hasta llegar a armar un mapa de lecturas personal, plural y diacrónico, y urdir un coro polifónico de voces y de mapas que relataran sus múltiples viajes”. (El Magallanes, agosto 20 de 2017)

Incidencia del gobernador Manuel Señoret

La designación de Manuel Señoret Astaburuaga como nuevo Gobernador del Territorio de Magallanes, el 13 de agosto de 1892, coincidió con el auge que significó la ley de Puerto Libre, la apertura a capitales extranjeros, la inmigración europea, y el desarrollo de la ganadería, principal fuente de riqueza de la zona. Su administración estuvo marcada por el crecimiento de las obras públicas, extender el concepto de soberanía nacional y por su ferviente deseo de establecer y acrecentar los poderes del Estado en el austro. De esta manera, funda durante su mandato las localidades de Puerto Toro y Porvenir; impulsa la creación de la Junta de Alcaldes y del Juzgado de Letras; inaugura junto a Juan Bautista Contardi y Lautaro Navarro Avaria la primera imprenta y el diario El Magallanes y facilita la concesión de tierras a nuevos ganaderos, estimulando el inicio del proceso colonizador de Ultima Esperanza. A ello deben sumarse todas las obras de adelanto que experimentó la ciudad de Punta Arenas en el último decenio del siglo XIX: la creación del Cuerpo de Bomberos, la fundación del Club Hípico, la construcción de la Iglesia Catedral y del Edificio de la Gobernación; la erección del Teatro Colón y del primer Banco; la implementación de agua potable y de luz eléctrica. A ello debe incorporarse la consolidación del conglomerado económico más grande de la Patagonia conocido como Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego y el nacimiento de las diversas Sociedades Mutualistas de Socorros Mutuos. Se incubaba entonces, la idea de crear un nuevo cementerio, como lo explicó el propio Señoret en su Memoria de Gobernador publicada por El Magallanes en enero de 1896: “El antiguo cementerio de Punta Arenas, por sus reducidas dimensiones (mide escasamente una hectárea) y por la gran cantidad de cadáveres acumulados en él, desde hace más de treinta años, había llegado a ser un serio peligro para la salud pública, tanto más temible cuanto que por el aumento constante de su población, la ciudad fue extendiéndose paulatinamente hacia el sur hasta rodear con uno de sus barrios más poblados aquella necrópolis”. “Penetrado la urgencia de abrir un nuevo cementerio convenientemente distante de la población y de las dimensiones requeridas por el aumento de ésta, acudí una vez más al vecindario en demanda de los fondos necesarios para la realización de la obra, nombrando al efecto una comisión de señoras encargadas de recoger las erogaciones”(…).

En este marco general, Señoret dictó el decreto Nº37 el 24 de enero de 1894 en donde nombra a una comisión de señoras “para que proceda a arbitrar, en la forma que estime conveniente, los fondos necesarios para la terminación del nuevo cementerio” la que se organizó el 5 de febrero bajo la tutela de María Behety de Menéndez, quien, cinco días más tarde envió a Señoret la siguiente carta:

Punta Arenas, febrero 10

Sr Gobernador:

“En desempeño de la comisión con que VS nos invistió para recoger fondos al objeto de atender los trabajos que demande la formación de un nuevo cementerio, se ha corrido la suscripción cuya lista de donantes se acompaña, la cual tiene producido hasta ahora la cantidad de $2.134,75 valor que queda en poder de la tesorera Sra. Cristina O. de Aguirre.(…) Desearíamos hacer públicas las listas que se acompañan, como una mutua satisfacción; y a la vez expresar nuestro agradecimiento hacia los donantes por las amables atenciones con que fuimos favorecidas en el desempeño de esta misión, como así mismo, a aquellas personas que nos prestaron su valiosa cooperación y ayuda”. Firmado: María B. de Menéndez. Josefina Menéndez.

La respuesta de Señoret no se hizo esperar. Dos días después, entrega una sentida misiva a las damas puntarenenses, que en lo medular señalaba: (…) “Estas listas de suscripciones que Ud. me adjunta serán publicadas conforme a sus deseos y podrá notarse que en ella se confunden en patriótica amalgama los apellidos de la familia opulenta y del pobre trabajador. Son preciosos documentos para el porvenir y aumentarán el ya voluminoso legajo de otros similares que son la historia manuscrita de muchas obras públicas realizadas exclusivamente por iniciativa y con fondos suministrados por este vecindario”.

En definitiva, el nuevo cementerio fue fundado el 9 de abril de 1894 e inaugurado nueve días más tarde con el traslado de algunos restos desde la sección católica de la vieja necrópolis, que se ubicaba en la antigua plaza Lautaro, en el Barrio Sur de nuestra ciudad.

“Donde descansa la historia”

El periodista Pablo Cruz sitúa su creación literaria en la línea de la investigación y la recuperación histórica.

Así se titula el último trabajo del reconocido periodista Pablo Cruz Noceti. Enmarcado en la línea de la investigación y la recuperación histórica, el autor nos confidencia su personal vínculo con este Monumento Nacional. Desde el contrato suscrito con el actual administrador del cementerio, Claudio Carrera Doolan, con el propósito de proyectar a este Monumento Histórico hacia la comunidad. Como preámbulo, el 2015, los diversos medios de comunicación regionales, difundieron un amplio programa de actividades atribuido al cementerio, como celebraciones en el Día de la Mujer, de la Madre, del Padre y del Niño; el del Patrimonio Regional y Nacional; se organizó un seminario denominado “Rol de los cementerios patrimoniales en la comunidad”, que contó con la participación de la académica e historiadora de Valparaíso, Ana María Ojeda, de la administradora cultural de la Universidad Católica de Chile Paula Parada y de los académicos de la Universidad de Magallanes Sergio Lausic y Alfredo Prieto.

Ese año también, cinco alumnas en práctica de la especialidad de Turismo del Instituto Sagrada Familia, Camila Escobedo, Javiera González, Catalina Guenchur y Camila y Fernanda Ampuero, revelaron tres posibles sitios o rutas turísticas al interior de la Necrópolis: la de poetas y escritores, la de los navegantes y la ruta del amor, o de personajes cuya historia sentimental trascendió a la muerte. En este contexto, se recreó en un video la historia amorosa de Giovanni Peruzovic y Juana Depolo que fue embalsamada por su marido, quien acudía todas las semanas a peinarla. Se contó con la interpretación de Omar Lavín, director de la carrera de Turismo de Inacap y de la actriz Nitzamé Mayorga en los roles protagónicos.

El libro de Cruz Noceti se inicia haciendo una breve y ajustada síntesis del mítico cementerio antiguo ubicado en la Plaza Santos Mardones ex Lautaro, en la manzana 187ª, comprendida entre las calles Aconcagua, Paraguaya, 21 de Mayo y Bellavista. La sección norte fue destinada para los católicos y la sur para los disidentes, como se denominaba antaño a los protestantes. Aquí fueron enterrados alrededor de mil trescientos cadáveres desde su apertura en 1855 hasta su cierre definitivo, un 20 de septiembre de 1894.

Cruz Noceti reconstruye el pasado de la región hurgando en la vida de conspicuos personajes, desentraña episodios cotidianos del Punta Arenas del ayer, crímenes pasionales, aventuras y anécdotas de múltiples seres que dejaron su impronta en Magallanes. Elogio aparte amerita el apéndice construido para resaltar Mausoleos y Sepulturas, a modo de hoja de ruta, para dialogar con la historia de la Patagonia y proyectar su legado al futuro.

Este nuevo libro, “Donde descansa la historia”, reportaje al cementerio Sara Braun de Punta Arenas consta de 231 páginas y es otro esfuerzo de la Editorial Ateli. El texto será presentado a la comunidad el próximo jueves 9 de mayo, a las 18,30 horas en dependencias del Museo Regional, en calle Magallanes 949. Desde ya, la invitación está cursada.