Necrológicas
  • Rolinda Alvarez Ovalle
  • René Alarcón Burgos

Los desconocidos beneficios de la cámara hiperbárica del Hospital de las FF.AA.

Por La Prensa Austral domingo 14 de enero del 2018

Compartir esta noticia
978
Visitas

Emplazado en Avenida Bulnes, una de las arterias principales de Punta Arenas, el Hospital de las Fuerzas Armadas se creó como parte de una red asistencial dirigida hacia el personal de las ramas castrenses, Carabineros y Policía de Investigaciones. Pero su rol de servicio y ayuda se ha extendido con los años hacia toda la población de nuestra región gracias a la calidad de sus profesionales y una infraestructura de primer nivel en Magallanes.

Si bien el área más concurrida es la Urgencia, existe un servicio bastante desconocido dentro de sus instalaciones, nos referimos al área de Medicina Hiperbárica. La que cuenta con un tanque de acero que es capaz de aguantar mucha presión en su interior, por lo que fue incorporada a este centro de salud pensando en el entrenamiento de los buzos y posterior tratamiento de sus complicaciones, siendo una de las más comunes el síndrome de descompresión.

Pero esta gran estructura de acero esconde múltiples beneficios para diferentes enfermedades, debido a que su principal elemento es el oxígeno, elemento que muchos asocian sólo al proceso de respirar, pero pocos saben que es una espectacular medicina para nuestro organismo.

Rodrigo Márquez Marnich, director del Hospital de las FF.AA. Cirujano 1° Cornelio Guzmán, médico especialista en cirugía, nombra las cualidades de este auténtico fármaco, cuando nuestro cuerpo pasa de recibir un 20% de oxígeno, que es lo normal cuando respiramos, hasta un aumento del 200% de este elemento en el organismo, gracias a la presión que se ejerce dentro de esta cámara sellada: “El oxígeno es indispensable para el metabolismo celular, por lo que va en directa ayuda en varios procesos de recuperación en nuestro organismo, como la cicatrización normal de las heridas, mejorar el efecto y la metabolización de los medicamentos, eliminar las bacterias, disminuir los riesgos tras y post-operatorios; evitando las embolias, tromboflebitis e infartos”.

Eso sí, en nuestra región es normalmente utilizada para el tratamiento de intoxicaciones por monóxido de carbono, el que se produce a partir de la combustión incompleta de gas natural, las que ocurren usualmente en los incendios o la inhalación del humo de los tubos de escape de los automóviles, provocando náuseas, cefaleas, mareos y cólicos intestinales: “Lo que realiza el monóxido de carbono es reemplazar las moléculas de oxígeno en la sangre, debido a que ambas tienen una gran afinidad, entonces la cámara hiperbárica aumenta el nivel de oxígeno exponencialmente y de esta forma comienza a saturar el corriente sanguíneo y a desplazar las moléculas de monóxido de carbono, reconstituyendo el organismo al estado anterior a la intoxicación”.

El director del hospital señaló que son cerca de sesenta las atenciones que reciben de manera anual en el Servicio de Medicina Hiperbárica, siendo los visitantes más frecuentes los buzos dedicados a la pesca artesanal, quienes no cuentan con las medidas de seguridad mínimas para poder soportar la presión a varios metros bajo el mar.