Necrológicas
  • María Bernilda Díaz Oyarzo

Los dramas que dejó la seguidilla de incendios en la noche del jueves

Por La Prensa Austral sábado 20 de junio del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Ema Cruz, Karen Castro y Graciela Cáceres, no se conocen. Tal vez nunca se han visto, pero a las tres las une una historia en común. El jueves lo perdieron todo en sendos incendios que afectaron sus viviendas.

Entre las seis de la tarde y las nueve de la noche, el Cuerpo de Bomberos fue convocado a tres siniestros, coincidiendo con lo señalado la semana pasada por el comandante de la institución, René Mancilla, quien estadísticas en mano dio cuenta de un incremento de 63 emergencias en lo que va corrido del presente año.

Madre de dos hijos

El primer incendio del jueves fue a las seis de la tarde y destruyó la vivienda de Ema Cruz Ruiz, en calle Eladio Agüero Nº2837, villa Nelda Panicucci, la que compartía con sus dos hijos: uno de 7 (Elio) y otro de 18 años de edad (Ian).

“Sufrimos pérdidas totales. No quedó nada, ni ropa sacamos. Tenemos que empezar de cero”, admitió afligida. La casa es de su propiedad, de hace 13 años que vive en este sector, y con mucho sacrificio el año pasado lograron construir un segundo piso.

“Fue el caño de la combustión lenta que se recalentó y tomó entre los dos pisos”, señaló sobre el origen del fuego.

Materiales de construcción es lo que más necesita en estos momentos, porque alimentos y ropa le fueron a dejar.

Por ahora está en casa de un familiar y en los próximos días espera arrendar.

Si alguien está interesado en tender una mano a esta mujer, trabajadora de la Estación Copec, de Diagonal Don Bosco, puede contactarla al número 9-66644542.

Tienen seguros

Media hora después vino una segunda alarma de incendio. Esta vez, un siniestro afectó una casa interior ubicada en calle Mariano Egaña 0272, barrio 18 de Septiembre, la que ocupaban un matrimonio y sus dos hijas, todas personas adultas.

Karen Castro, una de las hijas, agradeció el apoyo incondicional de la gente, algunas sin conocerlas, que acudió a dejarles comida.

Dijo que todo apuntaría a una falla eléctrica como inicio del siniestro. “Lo importante es que gracias a Dios nos encontramos todos bien y tenemos donde estar”.

La casa de ellos construida en el interior se quemó completamente, pero tienen seguros. En la vivienda principal viven los abuelos y ahí permanecerán mientras tanto.

“Estamos súper agradecidos, pero por suerte tenemos una gran red de apoyo, así que preferimos que cualquier ayuda vaya para los otros afectados por incendios”, manifestó Karen.

“Con lo puesto”

El tercer incendio del jueves estalló alrededor de las 21 horas y destruyó una vivienda en calle Ignacio Carrera Pinto 55, arrendada por la ciudadana paraguaya, nacionalizada chilena, Graciela Cáceres, quien lleva 17 años viviendo en nuestro país. Ahí vivía con su marido, dos hijos, uno de 2 y el otro de 18 años de edad; y una sobrina.

“Tal cual como lo ve quedamos sin nada, se quemaron todas las cosas que teníamos”, añadió Graciela, mientras un grupo de gente conocida ayudaba ayer al mediodía a retirar y dejar en la calle los enseres dañados por el agua y el fuego.

“Estamos tratando de recuperar algo, pero quedamos con lo puesto”, así que si alguien los puede ayudar quedarán muy agradecidos.

El número de celular de Graciela es 9- 83126642. “Todo será bienvenido”, remarcó.