Necrológicas
  • Iris Sonia Astorga Mancilla
  • Leonor del Carmen Campana Barría

Los Guineo y una Hermandad que nació mirando las carreras en Cameron

Por La Prensa Austral domingo 12 de agosto del 2018

Compartir esta noticia
481
Visitas

Julio y Jorge van por el título este año

Casi 10 años llevan participando activamente en el automovilismo regional, con numerosos trofeos y reconocimientos, y ahora se encuentran preparando su Lada Samara para una nuevo Gran Premio, que se correrá el 18 y 19 de agosto

Quedan menos de dos semanas para que se dispute una nueva edición del Gran Premio de La Hermandad, la carrera que une a través del automovilismo a Chile y Argentina a través de Tierra del Fuego. Es por ello que en los talleres de la región, los participantes se encuentran trabajando día y noche en sus autos para cumplir una gran actuación y ojalá, ganar esta tradicional competencia. Entre ellos, los hermanos Guineo.

Jorge Alejandro Guineo Macías, nacido el 14 de septiembre de 1970, y Julio Nibaldo Guineo Macías, del 25 de marzo de 1974, son los protagonistas de esta historia. Como navegante y piloto han participado en las últimas ediciones de esta carrera, sin dejar de lado otras competiciones automovilísticas de la Patagonia. Pero es el GP de La Hermandad el gran objetivo, que buscarán conquistar con su Lada Samara rotulado con el número 202, en la categoría B.

Un sueño que partió cuando ambos eran niños en Cameron. “Crecimos en la comuna de Timaukel, mis papás estuvieron allá más de 50 años trabajando, y desde niños, desde que se inició La Hermandad era un evento de ir todos los años de ir a verlo. Nos crecimos, estudiamos en Cameron y por ahí nació el entusiasmo de, algún día, correrla”, partió explicando Julio, que comenzó a correr en 2010. De hecho, indica que “igual había un referente familiar que corría en esa época, Joaquín Aguilar, que corría con ‘Churrasco’ Paredes, eran medios primos. Posteriormente, mi otro primo que comenzó por el 2003, corría con mi hermano y ahí partió como navegante, Nibaldo partió primero solo y después con Jorge. Después empezó a correr conmigo en 2011 y así hasta la fecha”.

Julio recuerda que “empecé a correr en 2010 y partí en el campeonato regional del PRC que se inició acá, entre 2009 y 2010, hicimos los cinco campeonatos mientras estuvo la categoría, que estamos hablando un promedio de 5-6 fechas por campeonato y de ahí dejamos de correr el PRC el 2014, porque la categoría no siguió, pero fuimos los últimos campeones. Después, hicimos campeonatos de rally en Natales hace dos años, en el que salimos campeones”.

“Posteriormente participamos en el campeonato en Porvenir, cuando en 2015-2016 fuimos campeones. También hemos ganado dos veces el campeonato Karukinka y al tercer año que se gana, se lleva la Copa Challenger, que se custodia por un año y ahora vamos a pelearla por la tercera, que ahí quedaría definitiva para nosotros, es una copa emblemática porque implica mucho sacrificio y cuesta mucho ganarla. También tenemos la Copa Challenger que se realiza en Timaukel, que este año hay que ganarla dos veces consecutivas para quedársela, y que es muy difícil y lejos, sobre todo llegando a Pampa Guanaco, Lago Blanco”.

La Hermandad

Pero sin duda, el GP de La Hermandad es el gran objetivo. “hemos logrado hacer varios terceros, segundos lugares, hemos estado a las puertas de ganar La Hermandad, que es muy complicada, 820 kilómetros, las condiciones climáticas son adversas, piso bueno y después, nieve; es complicado hacer un podio, algo soñado para cualquier deportista. En ese sentido estamos contentos por lo que hemos hecho durante estos años, por el equipo, la gente que nos ayuda, auspiciadores”, resumió Julio Guineo, a lo que su hermano añade que “uno disfruta la carrera, pero detrás hay un montón de gente que ayuda en los talleres, mecánica, logística, auspiciadores, que ayudan a solventar los altos costos de la carrera. Entonces es un conjunto de personas que hacen que uno pueda tener triunfos y participaciones, el otro 50%”.

Ahí Julio recuerda a otro hermano, Marcos, quien “también hizo algunas presentaciones hace un par de años, pero poco, por temas laborales. Ya sea en el taller o apoyo para los días en que uno falta. El GP absorbe muchos días, el trabajo en taller, mucho trasnoche, porque se trabaja después de las horas laborales, igual que los chicos que te ayudan”.

De hecho, el sacrificio es tanto que “nosotros los próximos días nos vamos a ‘hacer hoja’, el 9 nos vamos a Porvenir a hacer toda la ruta, se repasa, nos vamos a Río Grande a hacer el sector argentino. Después la semana siguiente tenemos programado irnos a la carrera. Y son 4-5 días que uno no está y ahí se refleja el apoyo de la familia”, indicó Jorge.

Una ventaja, entre comillas, que tienen es que ambos trabajan de forma independiente en la compra y venta de vehículos, los que les permite planificar bien la preparación. “Pensamos que éste es el año, porque sería el último en la categoría, donde creemos que cumplimos un ciclo y queremos cambiarnos a una categoría Inyección. En octubre será las últimas en Karukinka y de ahí pretendemos vender el auto, y pasar a una categoría la N2 con otras características, un auto de 16 válvulas, con 120 HP a ver si lo sacamos el próximo año”.

Para ambos, el hecho de correr juntos es una ventaja con respecto a otros participantes. “ir con una persona que conoces de toda la vida, hay confianza, de repente alguna discusión pero nunca pasará más allá de una diferencia de opinión en la hoja de ruta, pero menores. Correr con tu hermano es bonito, es lo ideal y te afiatas mucho más”, comentó Julio.

Pero los hermanos Guineo saben que estos éxitos que han conseguido se deben a un equipo que han sabido conformar, y en el que confían para esta nueva edición de La Hermandad: “Nibaldo Andrade, Joaquín Aguilar, Arturo Delgado, Alexis Andrade, Marcos Guineo, Aquiles Palma, Víctor Riquelme, el mecánico Franklin Mell; otro grupo que igual se junta a correr: Sandro Goich, Marcelo Guerrero, Julio Hernández, Enrique Gallardo. Auspiciadores, alcalde de Timaukel Marcos Martic, oficina de contabilidad de Hugo Avendaño, Gomec de Sandro Goich, Cabañas María que es un negocio familiar nuestro; Díaz Hermanos Motores, que apostó por nosotros desde que empezamos. Tabsa, a través de Alejandro Kusanovic que nos ha ayudado con el cruce de los autos. En Río Grande el tío Adrián y la tía Ina, Porvenir nos apoya el consejero Andrés Néstor López”, finalizaron los hermanos Guineo.