Necrológicas
  • Sergio Aurelio Valenzuela Alarcón
  • Mónica Cayul Dodman
  • Patricia Ivonne Aravena Aviles
  • Ida Muñoz Oyarzún
  • Juan Ramón Cárdenas Navarro

Fundación Emilia: “Magallanes es una de las regiones más conflictivas en accidentes de tránsito, consumo de alcohol y drogas y exceso de velocidad”

Por R Martinez domingo 13 de octubre del 2019

Compartir esta noticia
131
Visitas

Un seminario de seguridad pública vial y su impacto en la salud mental organizó el pasado viernes la Fundación Emilia en el auditorio Ernesto Livacic de la Universidad de Magallanes (Umag), en el cual se abordaron –entre otros tópicos- los procesos de revictimización que afectan a las víctimas de accidentes de tránsito o a sus familiares debido a distintos factores como el sentir que prevalece la impunidad, o por el desconocimiento de cómo funciona el proceso penal, entre otros factores.

Al respecto, Carolina Figueroa, presidenta de la referida fundación, conversó con El Magallanes abordando la especial situación de la región más austral del país, manifestando su preocupación ante el alto índice de graves accidentes vehiculares que existe en la zona, y cómo las políticas públicas no han podido generar un cambio y revertir esta problemática.

– En varias ocasiones usted ha manifestado su preocupación por la situación de Magallanes. ¿Ha variado su opinión al respecto?

– “Magallanes es una de las regiones más conflictivas del país en términos de siniestralidad vial, consumo de alcohol, consumo de drogas y exceso de velocidad. De la cantidad de alcotest que se realizaron en esta región durante el año pasado, 21 por ciento salieron positivos, mientras que el promedio nacional es 0,3 por ciento. Es una cifra enorme y significa que uno de cada cuatro conductores salió positivo en consumo de alcohol, y esto son solamente los exámenes respiratorios que se realizaron, no tenemos claridad del espectro en general”.

-¿Cree que las cientos de campañas que se hacen al año no están causando la efectividad que se requiere?

– “Creo que las campañas nacionales no tienen impacto regional. Tampoco las fiscalizaciones son lo suficientemente eficiente como queremos. Todo el mundo sabe que en la Costanera los vehículos co-rren a gran velocidad. Yo necesito que las campañas preventivas sean anuales, que la fiscalización sea eficiente y efectiva, y que también tenga una periodicidad que no sea de media hora, sino que sea cualquier día y no sólo los fines de semana y que nos permita generar la sensación de que aquí el que rompe la norma va a tener una sanción, y esa sensación creo que aquí no existe”.

– La ley sólo abarca con una mayor sanción a los conductores en estado de ebriedad ¿qué pasa con aquellos que manejan bajo la influencia del alcohol o sin licencia?

– La Ley Emilia ha sido efectiva en el país porque ha bajado un 57 por ciento la cantidad de fallecidos asociados a conductores en estado de ebriedad, que es una cifra que en Latinoamérica y en el mundo es bastante exitosa. Creo que más que modificar la ley hay que empezar a cambiar aquellos anexos que contribuyen a que la ley funcione o no. Hay una modificación que tiene que ver con igualar la agravación y que no tengamos esta odiosa división entre aquellos que fallecen por conductores bajo la influencia del alcohol y los que van ebrios. Eso es súper injusto porque se mantiene la impunidad de quienes conducen hasta con 0,7 gramos de alcohol y que generan fallecimientos o lesiones graves gravísimas. El segundo punto es aumentar las sanciones e incluir el no portar licencia. En 2017 se contabilizó un 70% de los imputados por Ley Emilia que no tenía licencia, porque no hay una penalidad en Chile sobre eso. Como no hay sanción penal para evitar la conducta, al conductor no le interesa sacar la licencia. Por eso no es que se reforme la Ley Emilia, sino que se reformen las leyes que articulan el delito”.

– ¿Se refiere a una modificación al Código Procesal Penal?

– “Es necesario, porque seguimos con la impunidad para aquellos conductores que lo hacen a exceso de velocidad”.

Narcotest

– ¿Cuál el su visión respecto a la implementación del narcotest?

– “La política del narcotest es algo que se viene implementando desde el 2012 pidiéndose recursos, logrando comprar 17 a nivel nacional, uno por cada región, y 6500 lengüetas. El problema de esto es que son solamente acciones preventivas, porque para que lo puedan hacer operativo en la región necesitan sacar la ambulancia del Senda con una patrulla de Carabineros y detener a una cantidad x de conductores, y eso no da abasto, porque en el caso de que se produzca un siniestro y no se tenga el instrumento, se mantiene la impunidad y de alguna forma se viola el derecho de acceso a la justicia de la víctima. Ha sido una batalla súper larga de primero transparentar cuáles han sido los resultados de los narcotest, porque tampoco se hacen de forma aleatoria sino que el carabinero tiene que ver que el conductor cumpla algunas condiciones básicas para recién aplicarlo. Hay que avanzar en la compra de instrumentos que permitan una fiscalización eficiente y que resguarden los derechos de las víctimas a tener justicia reparatoria”.

-¿Esto pasa por la centralización de los recursos en la adquisición de estos instrumentos?

– “Hay que presionar para que la Ley de Presupuestos lo incorpore en partidas regionales, no nacionales que se dividan por región, sino que en Magallanes que se sabe que hay un consumo problemático, deben destinar mayores instrumentos. Sin inversión no hay un retroceso en la cantidad de fallecidos. Hay regiones que son complejas, sabemos los diagnósticos y cifras, lo que no se entiende es por qué no compran más instrumentos para esas zonas”.